24.4 C
Pereira
sábado, julio 2, 2022

“Día Mundial Contra la Trata de Personas”

Es tendencia

El eje roto del alma

Todas las lágrimas

- Advertisement -

El Papa Francisco compartió un especial mensaje el pasado 30 de julio cuando se celebró el Día Mundial contra la Trata de Personas.

“Oremos para que el Señor libere a las víctimas de la trata, y para que nos ayude a responder activamente al grito de socorro de tantos hermanos y hermanas privados de su dignidad y libertad”, escribió el Santo Padre en su cuenta de Twitter.

No es la primera vez que el Papa se refiere a este problema. En abril de este año, pidió que la trata de seres humanos se considere “un crimen de lesa humanidad”, pues “constituye una violación injustificable de la libertad y la dignidad de las víctimas, dimensiones constitutivas del ser humano deseado y creado por Dios”.

El Santo Padre hizo estas declaraciones durante la clausura de la Conferencia Internacional sobre la trata de seres humanos, organizada por la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

En el año 2013 la Organización de Naciones Unidas (ONU) decretó el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata.

Alrededor de 40 millones de personas fueron víctimas de trata en todo el mundo en el año 2016, según la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

El 72% de las víctimas de este flagelo son mujeres y niñas, según datos del informe sobre trata de personas publicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El Papa Francisco pidió que la trata de seres humanos se considere “un crimen de lesa humanidad”, pues “constituye una violación injustificable de la libertad y la dignidad de las víctimas, dimensiones constitutivas del ser humano deseado y creado por Dios”.

Cristo “se hizo hombre para indicar a todos los seres humanos el camino de la realización de su humanidad, de conformidad con el carácter único e irrepetible de cada uno”. “Desafortunadamente”, lamentó, “el mundo actual se caracteriza tristemente por situaciones que dificultan el cumplimiento de esta misión”.

Esas situaciones se resumen en la “tendencia a la mercantilización del otro, que he denunciado repetidamente. La trata de seres humanos es una de las manifestaciones más dramáticas de esta mercantilización”.

Señaló que la trata, “en sus múltiples formas, constituye una llaga en el cuerpo de la humanidad contemporánea, una llaga profunda en la humanidad de quienes la padecen y de quienes la llevan a cabo”.

“La trata, en efecto, desfigura la humanidad de la víctima, ofendiendo su libertad y su dignidad. Pero, al mismo tiempo, deshumaniza a quienes la llevan a cabo, negándoles el acceso a la vida en abundancia. La trata, en fin, daña gravemente a la humanidad en su conjunto, destrozando a la familia humana y al Cuerpo de Cristo”.

Además de pedir que la trata de personas se considere un crimen de lesa humanidad, Francisco también reclamó que, por analogía, se atribuya la misma gravedad “a todos los vilipendios de la libertad y la dignidad de todo ser humano, ya sea un compatriota o un extranjero”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -