21.4 C
Pereira
sábado, junio 25, 2022

Día del Padre

Es tendencia

- Advertisement -

Padre Pacho

Hoy celebramos el día del Padre. Algunos quieren declarar la figura paterna como un fósil cultural de un modelo de familia en extinción y fácil de ser reemplazado; otros por haberlo tenido ausente, desconocen su papel preponderante para un equilibrio que les brinde confianza en sí mismos, elemento clave en el que se apoyara su autoestima.

La figura paterna es fundamental, es la que permite que el hijo adquiera seguridad, valor, y disposición a hacer sacrificios, en la búsqueda de lograr objetivos y superar dificultades. El orden y la disciplina son fundamentales.

Muchos tuvimos ese regalo de ese ser que tenía carrocería de acero, pero un corazón lleno de ternura y amor. Hoy nos reunimos para agradecerle a Dios por ese ser maravilloso llamado papa. Por ese ser que en el hogar fue un soberano único a quien venera el alma mía; su corona de cabello cano, la honra su ley y la virtud su guía.

Ese hombre que un día paso por mi vida, y siempre me dijo: “Haz el bien sin temer el sacrificio, el hombre ha de luchar sereno y fuerte, y halla quien odia la maldad y el vicio un tálamo de rosas en la muerte.
Si eres pobre, confórmate y sé bueno; si eres rico, protege al desgraciado, y lo mismo en tu hogar que en el ajeno guarda tu honor para vivir honrado.

Ama la libertad, libre es el hombre y su juez más severo es la conciencia; tanto como tu honor guarda tu nombre, pues mi nombre y mi honor forman tu herencia.
Me enseñaste con amor a dar mis primeros pasos, a defenderme en la vida, guiado por tus ejemplos; sembraste la cordialidad compartiendo gratos momentos con quienes me tuvieron cerca y con aquellos que se fueron.

Es admirable tu labor, como padre y como hermano, he visto con gran orgullo como venciste la adversidad, superando los fracasos con entereza y optimismo.
Me pintaste con palabras muchos bellos escenarios, me ayudaste a amar la tierra a labrarla con devoción, y dejar semillas dispersas de confianza y respeto.

Papá ahora que estoy lejos, del terruño que fue mi hogar, te llevo siempre conmigo, en las dulces evocaciones por las vivencias a tu lado, que acompañan mis pensamientos.
Me ayudaste a crear metáforas, al rescatar de las flores las fragancias exquisitas en las primaveras eternas, y de los blancos inviernos la nitidez de la escarcha como símbolo del amor.
Tus bendiciones son mi fortaleza tu enseñanza un estandarte, tu doctrina el decálogo que me impulsan en el camino; y donde quiera que vaya me cobijarán tus sentimientos abrigándome de las inclemencias al refugiarme en tu corazón…”

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -