20.4 C
Pereira
jueves, diciembre 1, 2022

Cumplieron el sueño de participar en una Feria del Libro

Carlos Andrés Arboleda

La Feria del Libro le abrió sus puertas no solo a reconocidos escritores del país, también fue el escenario perfecto para que muchos llegaran, incluso desde otras ciudades, cargados de ilusiones, alegría, expectativa y orgullo para mostrar sus primeros textos; novelas, poesías, cuentos…

Las Artes, en su recorrido por los diferentes stand, encontró a esos orgullosos escritores que por nada del mundo se quisieron perder la oportunidad de estar en este importante evento.

 

Ramón David Franco y El reencuetro

“Soy del Tolima, vengo a Pereira para exponer mi libro, algo que quería hacer desde mucho tiempo atrás. Gracias a Dios tuve la oportunidad de llegar a la ciudad donde se desarrolla gran parte de las historias que cuento en mi libro”.

El reencuentro, de Gráficas Buda, es ficción, es la historia del autor junto a una pereirana, es un sueño que tuvo con la protagonista después de mucho tiempo, es una relación de donde nace un hijo… “Yo la vi en un paraje donde ella me contaba que tuvo un hijo mío. Yo creo al hijo y luego la historia empieza a desarrollarse desde la búsqueda que hace el hijo de ese padre que quiere conocer, hasta encontrar a la familia acá en Pereira”.

Cuenta Ramón que el gusto por la escritura nació desde que estaba muy niño, cuando se empezó a interesar por autores como Gabriel García Márquez, su mayor inspiración. Ramón duró dos años escribiendo su libro, tiempo que ahora ve recompensado con la alegría que no solamente siente él, sino también su familia. Entre sonrisas responde ante la pregunta ¿qué otro libro piensa escribir? “muy pronto viene otra sorpresa”.

Tolimense de pura cepa, nacido en 1955 en la vereda Santa Bárbara de Anzoátegui, Tolima, se describe como un hombre luchador de la vida, perseverante. soñador y escritor aficionado.

En un estilo sencillo y ameno El reencuentro narra situaciones que seguramente fueron vivenciadas por muchos de los lectores de la Colombia de la segunda mitad del siglo XX.

“Se preguntarán por qué escribí esta historia mezcla de realidad y ficción, la que hace referencia a personajes con sus nombres de pila, que posiblemente algunos de ustedes bien conocen”.

 

Orlando Arbey Quiceno Magnolias y gavilanes 

“Magnolias y gavilanes (Gráficas Buda) es un compendio de poemas que fui escribiendo a través de la vida influenciado por el ambiente en que me crié; de poseías, de recitación, de los tíos, de mi mamá, de la familia y porque traje ese ingrediente en mi fórmula de vida”.

El libro que Orlando trajo para esta Feria es en honor a sus padres: Magnolia su mamá y ‘Gavilán’, como le decían a su papá.

En 2008 escribió un poema llamado Testimonio de fe, y en ese tiempo decidió además que ese sería el título del libro que hoy presenta. Llegó a Pereira y rápidamente se sintió como un hijo de esta tierra, territorio a donde su padre llegó con la migración antioqueña. Arbey regresó a la Perla del Otún en noviembre del 2019, inmediatamente se dio a la tarea de exponer, de editar su libro con los poemas.

“La poesía es una forma de vida, de expresión, es terapia, es una herramienta, es algo que nace de los más profundo del ser humano, es de las pocas cosas que es pura esencia. No es una compilación de cosas, sino de expresiones del alma, del sentir, de la naturaleza”.

Magnolias y gavilanes es un libro multitemático con 28 sonetos, con arte escrito en verso y verso libre; allí los lectores podrán leer poesía paisajista, cultural, deportiva, ingredientes sicológicos y filosóficos.

Orlando vive en Pereira, ciudad que lo llamó para que, como otros, la nutriera también con sus aportes y es donde espera estar como lo dice en una de sus canciones: “Mi querendona divina, trasnochadora y morena…”

 

Javier Hernando Sepúlveda-Cómo no ser exitoso

Entonces la vida se detuvo, el mundo como lo habíamos conocido cambió en un abrir y cerrar de ojos, y el Gobierno nacional decretó que Colombia, como casi todo el mundo, entrara en cuarentena. Así que mientras unos lloraron su desgracia, otros se reinventaron, y algunos como Javier Hernando Sepúlveda Albarán decidieron utilizar el tiempo para realizar el sueño de aportarle a la humanidad algo valioso.

“Cuando yo tenía 40 años, ahora tengo 51, me puse a investigar por qué yo no era rico, después de haber buscado el dinero en muchos trabajos. Eso me llevó a leer sobre superación personal, a hablar con personas ricas y a investigar sobre el tema”, dice Javier Hernando Sepúlveda, autor del libro Cómo no ser exitoso, de Gráficas Buda.

Javier aprovechó para escribir en el tiempo que por la pandemia tuvo que estar en casa, animado por su hija para plasmar en un libro el porqué en los seis negocios que ha tenido no ha logrado conseguir dinero. “Ella lo dijo en broma, pero yo me lo tomé en serio y me di a la tarea de escribir el libro en 38 días”.

La idea de Cómo no ser exitoso es conocerse así mismo para alcanzar el éxito. Todos los libros hablan de cómo ser exitoso. En el mío primero les digo a que aprendan lo que no se debe hacer para llegar a ser exitoso. No se trata solo de hacer, sino de saber hacer cosas para llegar al éxito”.

Este es su primer libro, pero Javier cuenta que está próximo a sacar otra obra titulada La luz y la oscuridad, ese Dios y ese demonio que cada uno tiene en su interior, en todo lo que tiene que vivir diariamente el ser humano.

“Empecé desde hace 11 años a leer bastante y eso me fue metiendo en la ‘película’ de querer ser escritor, de analizar… termina uno diciendo que es el tiempo y por qué no, de empezar a escribir”.

Javier, quien es tecnólogo en administración de empresas, ahora tiene otro motivo para celebrar, pues aparte de su primer libro publicado, aplaude el premio de música que recientemente ganó su esposa con la Universidad Nacional.

Artículo anterior“En camino sinodal”
Artículo siguienteTomando pista

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -