20.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

Cien ideas para un mundo mejor

Gonzalo Hugo Vallejo Arcila

Comprobar que toda enseñanza es inversamente proporcional a su aprendizaje.
Entender que todo lo bueno y lo malo, en su debido momento, también pasarán.
Aceptar que hay que desprenderse de la cruz porque otros necesitan la madera.
Convertirnos en buscadores de crisis, pero también en resolutores de conflictos.
Aceptar que, si tratamos de complacer a todos, no logramos agradar a ninguno.
Tener presente que el diseño es el camino más corto entre la idea y la realidad.
Aceptar que la verdad es plural con su amplia gama de matices y posibilidades.
Valorar la comunicación como un acontecimiento por encima de la información.
Comprender que lo esencial es muchas invisible ante nuestra mirada indolente.
Valorar la originalidad como el arte de combinar conocimientos y experiencias.
Fomentar el valor de la resiliencia como una lucha tenaz contra la adversidad.
Ejercitar la pedagogía de la pregunta más que en la didáctica de la respuesta.
Considerar la autenticidad como ese sello personal que se le coloca al hacer.
Formular propuestas de valor pensando en qué nos hace cada día mejores.
Entender que, cuando un problema no tiene solución, ya está solucionado.
Fomentar la cultura de lo glocal: pensar globalmente y actuar localmente.
Entender que el fondo es la forma cuando se encuentra lo que se desea.
Tener presente que la autoestima es un silencioso respeto por sí mismo.
Valorar el día de hoy como ese mañana que tanto nos preocupaba ayer.
Convencernos de que la perseverancia logra lo que la dicha no alcanza.
Aceptar que el diseño es el camino más corto entre la idea y la realidad.
Reconocer, aceptar y trascender. Saber que menos no siempre es más.
Saber que el límite lo traza uno mismo y que la frontera son los demás.
Ponderar la creatividad no como un privilegio, sino como una potestad.
Aprender a diferenciar lo simple de lo sencillo, lo difícil de lo complejo.
Disfrutar de la serendipia: encontrarle sentido y lugar a lo inesperado.
Descubrir la relación existente entre los supuestos y las restricciones.
Creer más en el liderazgo corporativo que en el liderazgo autocrático.
Ver la vida como un proceso alquímico de transformación energética.
Comprender que en la vida nada debe tomarse demasiado en serio.
No olvidar el lema estoico: “Abstine et sustine”, “Abstente y soporta”.
Comprender que cada quien es insustituible, pero no indispensable.
Observar y escuchar, leer y escribir, trabajar menos y producir más.
Aceptar las decisiones como pausas activas o estaciones de paso.
Trabajar con las uñas, pero cerciorarse de que éstas estén limpias.
Reconocer nuestra capacidad de asertividad y el arte de decir NO.
Tener siempre un plan B, C y D, disfrutando lo que cada uno hace.
Fomentar el autocuidado tanto en lo personal como en lo público.
Aventurarse en lo desconocido obligando a dejar los límites atrás.
Valorar la curiosidad como la madre de todos los actos creativos.
Permitirnos guardar siempre y, ante todo, el beneficio de la duda.
Hacerlo todo con significado, sentido, origen, identidad y destino.
Pensar que pudo haber sido peor y que nada volverá a ser igual.
Comprender que nada es permanente, que todo fluye y nada es.
Ser un activo militante de sus propias convicciones y decisiones.
Ser flexibles como la caña, fluidos y moldeables como el agua.
Hacer lo que se pueda con lo que se tiene y en donde se esté.
Valorar la autocrítica como el motor de la superación personal.
Valorar el sentido común como el más común de los sentidos.
Sostener relaciones más empáticas, respetuosas y solidarias.
Ver el mundo desde la ontología de lo transitorio y accidental.
Aprender significativamente a base de experticias relevantes.
Hacer del soñar un pacto contractual de servicios con la vida.
Tener siempre en cuenta que la ética precede a la estética.
Diferenciar el conocimiento de la experiencia y la sabiduría.
Fomentar y aplicar la ley del desapego y el renunciamiento.
Guardar provisiones para tiempos invernales y de escasez.
Aprender a ser humilde, tenaz, curioso, soñador y exigente.
Estar preparado para salir al encuentro con la oportunidad.
Considerar que hay tres verdades: la mía, la tuya y la otra.
Enriquecer el vocabulario visual, táctil, auditivo y afectivo.
Aprender a gestionar nuestras expectativas y emociones.
Avanzar decididamente en busca de nuevos paradigmas.
Hacer que valga la pena el hecho de llegar tarde a casa.
Apagar la lámpara muy tarde y prenderla muy temprano.
Saber que todos los caminos conducen a ninguna parte.
Planear estratégica y situacionalmente por escenarios.
Hacer que la gente haga lo que normalmente no haría.
Comprender que somos la medida de todas las cosas.
Ser duro con los problemas y suave con las personas.
Mantener un equilibrio entre el ser, el tener y el hacer.
Hacer de la disciplina el fuego purificador del talento.
Creer en la percepción, la intuición y la imaginación.
Descubrir el discreto encanto de las cosas simples.
Practicar la meditación y valorar el silencio interior.
Experimentar, probar, evaluar y volver a empezar.
Buscar el Si porque el NO ya se tiene asegurado.
Lograr una congruencia entre el soñar y el hacer.
Comprender que somos iguales en la diferencia.
Estar siempre atento a los detalles inesperados.
Creer que todo es posible, incluso lo imposible.
Ser parte de la solución más que del problema.
Saber diferenciar lo urgente de lo importante.
Preferir la praxis sobre la teoría y la práctica.
Creer que el éxito es un viaje, no un destino.
Tomar riesgos y sólo tenerle miedo al miedo.
Abandonar el puerto y las zonas de confort.
No perder jamás la capacidad de asombro.
Buscar referentes, no modelos ejemplares.
Valorar la importancia de cometer errores.
No confundir el egoísmo con la egolatría.
Creer en el valor de las pequeñas cosas.
Descubrir la magia del empoderamiento.
Dar fe a las profecías autorrealizadas.
Ir por el mundo libre e indocumentado.
Proyectar objetivos y visualizar metas.
No confundir el mapa con el territorio.
Expandir nuestro repertorio vivencial.
Ejercitar el músculo de la creatividad.
Evitar al máximo la gente tóxica.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -