23.4 C
Pereira
jueves, febrero 2, 2023

Capitalizarte, vértice de la pirámide

Es loable y pertinente reconocer a las personas que se trazaron todo lo anterior por principios, es por ello que los quijotes no solo son de la literatura, sino que también son de la vida real.

 

James Llanos

La historia de la Fundación Capitalizarte Internacional se remonta al año 1985 en la ciudad de Bogotá, cuando la maestra y fundadora Ana Suárez consolidó un colectivo de artistas ávido de reconocimiento en una época en que los espacios en la capital estaban limitados a maestros con gran trayectoria y la cultura estaba en manos de grupos muy cerrados de curadores y gestores, es así, que valiéndose de su gran espíritu emprendedor y aprovechando sus años como docente la maestra Suárez y el colectivo de artista se abrieron campo en espacios no convencionales, como colegios, parques, universidades, hoteles entre otros para dar a conocer sus obras.

Fue tal el éxito de las exposiciones, que la voz comenzó a correrse entre artistas ya no solo de Bogotá, sino también de múltiples poblaciones aledañas, así mismo, los artistas reconocidos comenzaron a interesarse en el proyecto de la maestra Ana y enriquecieron el colectivo aportando su talento, trayectoria y relaciones institucionales para abrir las puertas de galerías privadas como Arte Alterno 72.

La seriedad y amor con la que se hacía cada exposición eran un sello de calidad que trascendió a lo público, donde casas de la cultura, como las de Fontibón, Chía, Tabio, Zipaquirá y Cajicá abrieron sus puertas para brindar espacios de alto impacto cultural en favor de los artistas del colectivo y por supuesto de los municipios a los que pertenecían, de esta experiencia, surge en la maestra un genuino interés por lo social, por hacer del arte una herramienta para garantizar un estilo de vida digno y posible para cada persona, sin importar sus condiciones económicas sociales y culturales, con la clara consigna de que si es posible vivir del arte.

Cambio de milenio

El cambio de milenio llegó y con él, la comunidad artística de Bogotá ya reconocía al colectivo representado por la maestra Ana y a su impacto social, para ese momento el mundo atravesaba una de sus más significativas transiciones, el internet llegaba para quedarse y con él, aún estaban los retos para los artistas y gestores culturales, fue así que de la mano de un equipo interdisciplinario conformado por personas diestras en el uso de los medios digitales se materializó el sueño llamado Capitalizarte.

Pero además de retos, internet y las nuevas tecnologías trajeron un sin fin de oportunidades, entre ellas el reconocimiento en Iberoamérica de muchos de los artistas que venían participando en la escena local, lo que abrió puertas internacionales en países como Cuba y Argentina donde se realizaron exposiciones en el Salón del fuego y en varias galerías y ferias del tradicional barrio Caminito de la ciudad de Buenos Aires.

Capitalizarte internacional

Para la década del 2010 Capitalizarte, ahora internacional, se consolidaba como una importante colectividad de pintores, fotógrafos y escultores con gran reconocimiento en diversos espacios de interés artístico, las participaciones internacionales y los años de trabajo ya daban sus primeros frutos pues como su nombre lo indica, varios de los artistas que acompañaron el proyecto desde sus inicios, ya eran una realidad y lograron capitalizar su talento.

Para la maestra Ana una de las prioridades de su trabajo era el reconocimiento de la mujer artista, y con ese objetivo entre ojos logró posicionar lo que hasta hoy es una de las marcas más importantes de la fundación, se trata de la exposición anual de mujeres, un evento que ha congregado y visibilizado a cientos de talentosas artistas durante más de 20 años consecutivos. Dicho evento ha tenido una enorme relevancia en la vida de los miembros de la fundación, y sobre todo en las participantes quienes han mostrado su trabajo en lugares icónicos como la Casa museo Grau, galería de arte El Callejón y el hotel Tequendama en la ciudad de Bogotá, así como en las salas de exposiciones: Carlos Drews Castro instalada en el teatro Santiago Londoño y de la asamblea departamental de Risaralda la Camilo Mejía Duque, entre otras.

Entre los años 2015 y 2020 Capitalizarte Internacional ya constituido como fundación, participó en diversas muestras artísticas a lo largo y ancho del planeta, países como Polonia, Estados Unidos, Francia, Australia, España, México, Perú, entre otros, recibieron con gran cariño y admiración a los artistas colombianos que llenaron cada espacio con su enorme talento, llevando en alto el nombre de nuestro país, La pandemia de Covid 19 fue otro de los grandes sucesos que vivió la sociedad, y para Capitalizarte no fue la excepción, justo cuando mayor impacto internacional ganaba la fundación, nos tuvimos que adaptar a la llamada “nueva normalidad” y fue así que muchos de los proyectos que habíamos planificado se quedaron en el tintero, no obstante, comprendimos que cada contingencia es en realidad una oportunidad para explorar otras formas de continuar con nuestra misión, y decidimos implementar nuevos formatos de difusión de las obras y encuentros con los artistas, así nacieron las exposiciones virtuales y entrevistas en vivo con quienes a lo largo de estos años han sido nuestra razón de ser.

Hoy en día

En el presente, la fundación sigue trabajando, esta vez, integrando artistas de otras áreas como la literatura, música y teatro, pero, sobre todo, queremos ir más allá, conocer los territorios nacionales a profundidad, y encontrar el enorme talento de su gente, nuestro deber es seguir proyectando artistas y brindarles la posibilidad de incrementar sus conocimientos a través de cursos y capacitaciones y dar a conocer su talento en todas las latitudes.

El equipo de Capitalizarte Internacional lo integran siete maravillosas personas, en la dirección general, la maestra Ana Suárez, como curadora María Teresa Suárez, comunicadora y community manager María Teresa Huertas, gerente social y de proyectos Manuel Medina, diseñador Juan Gabriel Tribín, y los socios honorarios Graciela Espinoza y Federico Tribín. Sin embargo, tenemos claro que Capitalizarte Internacional más que una fundación, es una comunidad artística que surgió y seguirá existiendo por y para los artistas, con quienes estamos plenamente agradecidos por permanecer a nuestro lado y ser partícipes activos de este gran sueño.

No podemos despedir esta nota sin antes agradecer a todas las personas, instituciones y espacios, que durante más de 30 años, han abierto sus puertas para mostrar las obras de los más de 500 artistas, que han participado en nuestras exposiciones, haber apostado por el arte siempre, será para nosotros motivo de alegría y, confiamos en poder corresponder siempre, de manera positiva al voto de confianza que entregaron, seguir comprometidos siempre con la unión y el reconocimiento de los artistas es vital.

Es de anotar que sin estos vehículos cívicos, sociales y culturales en el sector en cuestión, esta tarea de actividades y encuentros académicos quedarían a medias, ya que, las instituciones de la administración pública como la privada colaboran, sí, pero no es suficiente para la realización de tan magna labor, es loable y pertinente reconocer a las personas que se trazaron todo lo anterior por principios, es por ello, que los quijotes no solo son de la literatura, sino, que también son de la vida real, que a diario antes de sentarse en la mesa del comedor, primero se preguntan: por el arte, por una tendencia, una idea, una forma de mantener permanentemente la circulación y el conocimiento sensible y sobre todo por los artistas, asimismo por el espíritu investigativo de los creadores, de los humanistas y sobre todo de la vida.

“El pintor Mondrian habló de la posible «desaparición» del arte. En su opinión, la realidad puede acabar desplazando la obra de arte, cuya esencia consiste, precisamente, en ser un sustitutivo del equilibrio de que carece actualmente la realidad. «El arte desaparecerá a medida que la vida resulte más equilibrada».” Ernst Fischer. La necesidad del arte. Ediciones Península, Barcelona.

Texto realizado con la colaboración de las hermanas Ana y María Teresa Suárez.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -