BanCO2 de la Cárder: Se fortalece con el apoyo de ONG Internacional

Solidaridad, una organización sin fines de lucro con 50 años de experiencia a nivel global en desarrollo de mercados sostenibles e inclusivos, compensará a 22 familias campesinas en Risaralda.

La ONG Solidaridad implementa en Risaralda un proyecto financiado por el Gobierno de Noruega para incrementar la adopción de buenas prácticas agrícolas en la cadena de producción del café, a través de diversas estrategias; el proyecto busca reducir la huella de carbono en las fincas cafeteras, disminuir la deforestación, transformar tierras degradadas, incrementar la productividad de los cafetales existentes y, a su vez, aumentar los ingresos de los productores. En el marco de este proyecto la ONG Solidaridad desarrolló con Masbosques un proyecto piloto para definir un esquema de pago por servicios ambientales en predios cafeteros. La Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Cárder, participó en la selección y caracterización de los predios, que fueron priorizados por Solidaridad para ser compensados por los servicios ambientales que están protegiendo.

El Acuerdo de Donación fue suscrito entre Solidaridad y Masbosques para compensar 22 familias en Risaralda. Estas familias se localizan en Santuario, en las veredas Alto Barcinal, Alto Peñas Blancas, Cominal, La Linda y Tamboral. “Con la vinculación de ONG Solidaridad contamos con ocho empresas que participan del programa BanCO2 en Risaralda, lo cual es muy importante para las labores preservación y manejo que adelantamos en el departamento”, aseguró Tatiana Margarita Martínez DiazGranados, directora general (e) de la Cárder.

 

 

 

 

 

En los predios de las 22 familias se están protegiendo 94.74 hectáreas de bosques naturales, que brindan importantes servicios ecosistémicos al municipio y al departamento. “Al mes de noviembre de 2020 estábamos logrando la compensación de 51 familias en las que tenemos 53 hectáreas de bosques naturales; mientras en bosque natural conservado tenemos 173,19 ha. Las 22 nuevas familias compensadas recibirán el beneficio desde este mes de diciembre”, agregó Martínez DiazGranados.

Del programa BanCO2 con la CARDER participan las empresas Suzuki Motor de Colombia, Atesa de Occidente, Audifarma, Empresa de Energía de Pereira, Ingenio Risaralda, Estatal de Seguridad, Caravela Coffee y ONG Solidaridad, las cuales tienen cobertura con familias beneficiadas en los municipios de Apia, Balboa, Belén de Umbría, Dosquebradas, La Celia, Pereira, Santa Rosa de Cabal y Santuario.

Avances en Risaralda
La Cárder, a través del esquema de pago por servicios ambientales BancO2 en el 2020 ha realizado la compensación a 58 familias que conservan 74 hectáreas de bosques naturales en el departamento. Estas familias campesinas con corte a agosto de 2020 han recibido la suma de $72.566.656. Estos dineros se han girado a las familias de los siguientes municipios: Apía, Balboa, Dosquebradas, La Celia, Marsella, Pereira, Pueblo Rico, Santa Rosa de Cabal y Santuario, en donde se están conservando 346,69 hectáreas de bosques naturales y reciben pago por compensación de servicios ambientales por 74 hectáreas.

Para la ejecución del Esquema BanCO2, la Cárder se enfoca en tres objetivos:
1. Socializar el esquema y apoyar el cálculo de la huella de carbono con el sector económico generador de emisiones de gases de efecto invernadero –GEI.

2. Caracterizar los ecosistemas en predios identificados y las familias campesinas, que tienen bosque en estado de conservación.
3. Apoyar la administración del proceso de compensación, seguimiento a los socios compensados y de programas ambientales aplicados.

¿Qué es BanCO2?

Es una estrategia de pago por servicios ambientales de carácter voluntario, implementada desde 2016 a través de la cual se entrega un incentivo a las familias campesinas que tengan dentro de sus predios, ecosistemas estratégicos y estén dispuestos a conservarlos. Los recursos entregados a estas familias, provienen de un aporte voluntario hecho como compensación por huella de carbón. El esquema BanCO2, servicios ambientales comunitarios, consiste en reconocerles a los campesinos el valor del costo de oportunidad que les genera su bosque natural conservado, entregándoles una compensación monetaria de $200.000 mensuales por hectárea y hasta un máximo tres hectáreas por socio.

Compartir