Abiézer Agudelo

Germán A. Ossa E.

De la tierra quindiana hace un tiempo, brotó un artista innato amante de las cosas bellas y lo estético. Desde niño, Abiézer Agudelo se inspiraba en las viejas casonas del departamento de Caldas donde vivió parte de su infancia.

“Los artistas siempre percibimos lo bello y estético, lo que nos conmociona, lo que nos causa un impacto sorpresivo de imagen y desde muy niño en las casas de mis tías de Caldas, esas antiguas llenas de imágenes religiosas, las tomaba como punto de referencia, allí nació mi intención y mi amor por la figura”, afirma el artista.

Durante su etapa escolar descuidó un poco los estudios debido a la inquietud que le generaba el arte en todo su esplendor. Este artista mágico de formas y colores dedicaba su tiempo libre a dibujar figuras en los tableros del colegio con la intención de dejar salir toda la magia de su imaginación.

“Estando a punto de terminar el bachillerato envié una obra al Encuentro de Artistas de la Zona Central del País donde obtuve un quinto premio, bajo los ojos del curador y jurado más importante del país, Eduardo Serrano. Luego, cuando terminé la secundaria, una obra mía fue elegida para ser expuesta en el Museo Nacional de Bogotá, y fue ahí cuando me di cuenta que yo era un artista, que debía seguir con esta inquietud, culturizándome y enfocándome más por el arte y su historia”, indicó.

Este creador mágico del arte tuvo gran apoyo por parte de sus padres, quienes en medio de su preocupación por la educación de su hijo siempre apostaron a incentivar su gusto comprándole en primera instancia plastilina y lápices que le sirvieron para ir creando las primeras composiciones y creaciones.

“Ellos nunca se imaginaron que yo, a los 19 años, estuviera exponiendo en el Museo Nacional con otros artistas colombianos en honor al maestro Alejandro Obregón, siendo esto algo sorpresivo para el departamento y el municipio de Armenia, porque en ese momento era una ciudad donde todavía no había ni Casa de la Cultura, ni galerías de arte, ni enseñanza de Bellas Artes, ni nada por el estilo, pues  era una ciudad muy joven donde no había público para eso que tuviera que ver con las artes visuales”, asegura el artista.

El profesionalismo y la entrega de este artista lo ha llevado muy lejos rompiendo las barreras de idiomas, clases y países alrededor del mundo.

Cabe destacar que ha participado en diferentes exposiciones, en galerías de arte compartiendo espacios con un sinnúmero de artistas del mundo de la pintura. Asimismo, tuvo la oportunidad de conocer a una delegación de Guatemala que se alojaba en Armenia durante el Mundial de fútbol Sub-20, que tuvo el honor de llevarse una pintura exclusiva en homenaje a la Premio Nobel de Paz, Rigoberta Menchú quien recibió la obra titulada Figura en Azul y Blanco Paz para Rigoberta de Guatemala.

“Mis pinturas son inspiraciones que vienen en la soledad de mi espacio lleno de tranquilidad, sin tecnología, solo mis lienzos, mis pinturas, mi amor por la misma y yo”, dice este artista que ha embellecido infinidad de hogares, galerías, salas de exposiciones, mansiones, sets de grabaciones para cine y televisión, hoteles, centros de pensamiento y múltiples escenarios en muchas partes del mundo.

Le gusta retarse, arriesgarse, exponerse, pues en forma un tanto agresiva, mágica y natural, se anima con mucha frecuencia a dibujar en vivo, en los momentos que inaugura una exposición, en cualquiera sala que también se arriesgue a admitírselo. Lo hemos visto crear de manera inspiradora y sublime, infinidad de dibujos, en el momento que los visitantes admiran en las paredes sus obras previamente elaboradas y mientras disfrutan de un exquisito vino o consumen un sofisticado whisky. De muchas de esas experiencias, muchas personas en nuestro continente, tienen también muchas de sus obras.

Hay un tema reiterativo en su inconsciente, en su memoria, en sus manos, que con la ayuda de sus pinceles, brochas, espumas y demás materiales que lo acompañan a la hora de crear y concebir sus obras, va a pareciendo retratado en sus pequeñas, medianas o inmensas telas, papeles, cartulinas o lonas que ha de enfrentar y son las mujeres, sus eternas musas y dato curioso, siendo parecidas, similares, nunca se repiten, de ahí su maestría, pues es un artista impresionantemente original, único, y así traten de copiarlo, irrepetible!

Prepara una majestuosa colección para mostrar en México. Allí reconocen a esa bella y aguerrida mujer que tenía sus dos cejas convertidas casi que, en una sola, pero nosotros les enviaremos miles de mujeres, distintas todas, pero hechas por un mismo y potente artista, nuestro Abiézer Agudelo.

 

VIDA ARTÍSTICA

1978: Primera exposición; antigua oficina Amigos de la Música.

Quince obras en cartulina y caballetes. Edificio Lotería del Quindío.

Pueblos del Quindío a casas de cultura.

1980: Primer Salón Regional de Artistas, evento de inauguración de la casa de cultura de Calarcá.

1998: Premio Corporación Expreso del Arte, por primera vez el público elige en urnas en un salón Nacional de Artistas, que tiene 70 años de historia.

-Gran subasta pro damnificados del terremoto en Bogotá, Artistas por Colombia, organizado por la galería el Museo, en compañía del maestro Fernando Botero.

      *1999: Centro Cultural Iberoamericano, el más importante en Londres, donde han expuesto grandes maestros latinoamericanos del arte, Canning-House.

2000: Exposición individual galería Paula Vicenti en Marbella España.

2008: Encuentro de Culturas Andinas, Convenio Andrés Bello, siete embajadores, incluyendo Jhon Dew del Reino Unido.

2009: Gran subasta internacional de arte Casa Christie’s Londres, siendo el único latinoamericano esa noche con grandes artistas europeos.

-Libro Arte de Grabados que se encuentra en la Casa de las Américas de La Habana, Cuba, Memoria de la memoria, realizado por la editora Franco de Bogotá.

Más de cien exposiciones en Colombia y en el mundo, entre los que están países como México, España, Inglaterra, Israel y Alemania.

 

Compartir