24.4 C
Pereira
sábado, julio 2, 2022

A la mesa con Sofía, Una dieta responsable

Es tendencia

El eje roto del alma

Todas las lágrimas

- Advertisement -

Hace un tiempo decidí que no quería seguir alimentándome de la carne de animales.  No estoy segura de que la carne sea necesariamente mala para la salud, pero de lo que sí estoy plenamente convencida es de que comer carne es malo para nuestro afligido planeta, y de que, si queremos dejarle algo a nuestros hijos y a nuestros nietos, tenemos que comenzar por cambiar la forma en la que comemos.  El trato cruel que reciben los animales que comemos ha sido el otro tema que me ha hecho pensar mucho más en lo que quiero cocinar.

Antes de que la cocina vegetariana se convierta en la norma en vez de la excepción, los cocineros responsables vamos a tener que hacer un esfuerzo grande para eliminar de la mente de la gente esa idea de que la dieta sin productos de origen animal es restrictiva y absolutamente aburrida. 

Hoy estoy cada vez más convencida de que alimentarnos con una dieta basada en los productos vegetales abre un mundo de posibilidades.  Esta clase de cocina es relativamente nueva y por eso mismo es que brinda la oportunidad de crear y explorar con una gran variedad de sabores y texturas.

Para que la dieta vegetariana tenga el respeto que se merece, va a ser necesario que los cocineros nos pongamos a la tarea de hacer cosas que el público en general pueda aprender a querer. Esto puede sonar muy obvio, pero lo cierto es que lo que se ha hecho hasta ahora, con pésimas imitaciones de la carne a partir de productos como el gluten y la soya, no va a atraer a los carnívoros irredimibles.

La mayoría de nuestros antepasados comían carne, pero la comían en pequeñas cantidades. Quizás una vez a la semana, y acompañada de semillas y otros elementos de origen vegetal, pero rara vez como alimento único.  Hoy en día muchos de nosotros nos alimentamos con proteínas animales tres veces al día, los siete días de la semana.  Y a esos carnívoros convencidos, la idea de seguir una dieta vegana los hace pensar que no habrá forma de estar adecuadamente nutridos, comiendo proteínas incompletas como las que contienen las plantas comestibles.

Los nutricionistas hace rato descubrieron que no necesitamos que cada bocado que nos echamos a la boca venga cargado con una proteína completa.  Muchos de nosotros comemos muchas más proteínas de las que necesitamos y pensar que las proteínas vienen únicamente de productos animales es un mito que ya es hora de comenzar a desbancar. 

Casi todos los alimentos contienen pequeñas cantidades de proteína.  Es muy fácil obtener nuestros requerimientos diarios de este nutriente a partir del consumo de leguminosas como los fríjoles y las lentejas, granos como el trigo, la cebada o la avena, nueces de todo tipo y verduras muy variadas. 

Así que si lo que nos asusta de adoptar una dieta principalmente vegetariana es que no logremos una adecuada nutrición, recordemos que esta forma de comer combate la diabetes, las enfermedades coronarias, el cáncer y la obesidad.

sofia.gaviria@gmail.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -