15.3 C
Pereira
jueves, junio 30, 2022

A la mesa con Sofía. Huevos Puttanesca

Es tendencia

El eje roto del alma

Todas las lágrimas

- Advertisement -

Sofía Gaviria

Columnista

La famosa pasta puttanesca (que significa pasta al estilo de las mujeres que se dedican a la profesión más antigua) recibió su pintoresco nombre porque supuestamente era una receta que las profesionales sicilianas podían preparar muy rápidamente mientras esperaban la llegada de su siguiente cliente.  Esta es la versión más conocida y aceptada por los historiadores de la cocina.  Pero independientemente de si queremos aceptar este buen cuento, en lo que si podemos estar de acuerdo todos los cocineros es en que la salsa puttanesca está hecha a base de tomates bien aderezados con picante y una serie de ingredientes salados y muy sabrosos.  Por lo general, la receta incluye, además de la salsa de tomates, algunos filetes de anchoas, aceitunas verdes y negras y alcaparras.

El uso clásico de la puttanesca es como aderezo para una pasta.  Pero como marco para unos huevos escalfados, es un plato principal excelente.  Podemos servirlo sobre unos espaguetis, sin duda, o con un arroz blanco.  Unas papas fritas a la francesa son un acompañamiento muy bueno, pero si queremos servir algo muy rápido pero muy sabroso e igualmente nutritivo, podemos acompañar la preparación con un buen pan, ligeramente tostado y bañado con unas gotas del mejor aceite de oliva extra virgen que podamos conseguir.

Yo suelo mantener en mi despensa varias latas de tomates pelados, así como frascos del puré de tomates que se utiliza tanto en la cocina italiana, conocida por ellos como Passatta Di Pommodoro.  Estas dos opciones son buenas porque acortan proceso de la preparación de ésta y  de muchas otras salsas.  Pero si no tiene tomates enlatados o si tiene acceso a unos magníficos tomates frescos, pélelos usted mismo sumergiéndolos durante un par de minutos en agua hirviendo, hasta que la cáscara se reviente.  Sáquelos a un tazón lleno con agua helada y cuando los pueda manipular, retíreles la cáscara.

Pique una cebolla roja junto con dos o tres dientes de ajo.  En un sartén amplio, caliente tres cucharadas de aceite de oliva y rehogue la cebolla hasta que esté tierna.  Añada entonces los ajos junto con una pisca de pimienta de cayena.  Ahora añada al sartén una taza de vino tinto y alrededor de 800 gramos de tomates pelados y picados, una hoja de laurel y media cucharadita de orégano.  Cocine a fuego alto hasta que la salsa espese.  Retire la hoja de laurel y añada dos o tres filetes de anchoa, finamente picados, 80 gramos de aceitunas negras, sin pepa y picadas gruesas, 50 gramos de aceitunas verdes, también sin pepa y picadas como las negras.  A lo anterior, adicione unas dos cucharadas de alcaparras.  Mezcle bien y deje a fuego bajo sobre la estufa.  Rompa cuatro huevos, uno por uno, y póngalos cuidadosamente dentro de la salsa, sin permitir que las yemas se rompan.  Cubra el sartén y espere a que la clara esté cocida, pero no permita que la yema se endurezca.  Sirva de inmediato con cualquiera de los acompañamientos que prefiera.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -