19.4 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

1922: Cien años de la sinfonía del horror

Jorge Hernando Delgado Cáceres

En los años 20 el cine nudo estaba alcanzando su madurez en sus formas expresivas, generando una serie de auténticas obras maestras. Imágenes acompañadas con música y subtituladas para explicar la situación a los espectadores o para exponer diálogos. Los teatros se encontraban equipados de un fonógrafo o una orquesta, situados tras la pantalla y tocaban música clásica o espontánea.

Las dos primeras décadas del siglo XX, abrieron el campo de las artes, con variados movimientos artísticos. El romanticismo, el impresionismo, el realismo o naturalismo, el postimpresionismo, el simbolismo, el fovismo, el cubismo, el dadaísmo, el futurismo, el surrealismo, transformaron lo existente dando origen a las actuales tendencias del arte universal.

1922 es el año del nacimiento de dos obras maestras del cine, importantes en la evolución de la narrativa cinematográfica. Son ellas: Nosferatu: una sinfonía del horror de Murnau  y Nanook, el esquimal de Flaherty.

Veremos a demás obras de: Victor Sjöstrom, Erich von Stroheim, Ernst Lubitsch, Carl Theodor Dreyer, Fritz Lang, Charles Chaplin, Max Linder, Buster Keaton, Michael Curtiz.

El llamado cine silencioso, dejó obras invadidas de bullicios y de instantes ardientes como la electricidad que iniciaba con las bombillas, el camino a alumbrar la oscuridad del planeta, a su paso fue creando nuevas estrellas en el firmamento mágico de la humanidad, desplazando a los dioses del olimpo, por estrellas reales, uno de los aportes del cine al mundo fantástico de los Homo sapiens.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -