Se volvió a empantanar elección de director de la Cárder

Cuando todo hacía prever que la elección del nuevo director general de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Cárder, era cuestión de trámite y que se cumpliría con el cronograma establecido, ayer se volvió a suspender dicho proceso, tal como ha venido ocurriendo sistemáticamente en los últimos 20 meses.

Al Consejo Directivo, presidido por el Gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar Osorio, reunido este lunes en el edificio de la Unidad Administrativa El Lago, llegaron tres recusaciones contra miembros de ese organismo, que le pusieron freno de mano a la elección.

Buena parte de la agenda de trabajo ayer se destinó a debatir los argumentos de la Veeduría Cívica de la Cárder, constituida por miembros del colctivo Ágora Cívica, quienes habían solicitado el aplazamiento de la elección y la aplicación de mecanismos de meritocracia para proceder a escoger al nuevo funcionario que ejercerá durante el período 2020-2023.

“No se pudo elegir director de la Cárder porque llegaron tres recusaciones a los integrantes del consejo directivo y por tal motivo nosotros perdemos la competencia para resolver esas recusaciones y es el Procurador General de la Nación el que las tiene que resolver”, explicó el gobernador al cabo de la reunión del consejo directivo que se prolongó por varias horas.

De tales recusaciones se dará traslado a cada uno de los consejeros, quienes tendrán cinco días para pronunciarse sobre si aceptan o no el contenido de las mismas, después de lo cual se dará traslado de toda esta documentación a la Procuraduría General que tendrá 10 días para pronunciarse. Esto quiere decir que el proceso de elección de director general de la Cárder estará parado, por lo menos, entre 15 y 20 días más, en el mejor de los casos.

Una de tales recusaciones fue recibida el viernes, 29 de noviembe, firmada por Clemencia Cecilia del Carmen Rodríguez Monroy, quien reporta una dirección de residencia en Bogotá, la cual afirma que los alcaldes de Marsella, Germán Darío Gómez; de La Celia, Adrián Serna Marín, y de Santuario, Everardo Ochoa Pareja, están inhabilitados para ser miembros del consejo directivo por cuanto la Cárder adelanta contra los municipios que éstos representan procesos de investigación administrativa que han derivado en medidas preventivas. Agregó que, por lo tanto, los 13 consejeros están impedidos para participar en el proceso de selección de director general por no haberse declarado impedidos dado que permitieron que los tres alcaldes cuestionados participaran de este mismo proceso.

Cabe indicar que desde marzo de 2018, cuando se anuló la elección de Leandro Jaramillo, ha sido imposible escoger el nuevo director general de Cárder por la reiterada presentación de recursos, recusaciones y maniobras de todo tipo que han entorpecido el normal desarrollo del mismo.

En esas circunstacias no se pudo elegir el director que debía terminar el período de Jaramillo, que vence el 31 de este mes. Y tal parece que la designación del director general para el período 2020-2023 ha comenzado a correr la misma suerte.

Deja un comentario