Risaralda aporta al desarrollo de la renovación energética

La implementación del gas natural licuado pretende resolver temas logísticos y de costos en el sector transporte.

Actualmente los procesos de investigaciónestán enfocados en desarrollar estrategias que ayuden, principalmente, a reducir el impacto ambiental que generan algunos de ellos, pero también se busca que esté ligado a la reducción y optimización de costos, tanto para la industria como para los consumidores.

Este precisamente es el trabajo que se está desarrollando desde el grupo de investigación de gestión energética de la Facultad de Ingeniería Mecánica y el grupo Dinop, del programa de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Pereira, desde donde se plantea la propuesta de implementar el uso de gas natural licuado (GNL) en los vehículos de transporte de carga y de esta manera reducir el impacto ambiental y a su vez los costos en temas de combustible para los transportadores. El proyecto ya fue presentado ante el Ministerio de Minas y Energía a la Unidad de Planeación Minero Energética.

“Nuestra propuesta es poder tener procesos que utilicen ese mismo gas natural pero en forma líquida, lo que hacemos es tomar el gas natural y enfriarlo a temperatura por debajo de -160 grados, y de esta manera obtener la forma líquida y así se da la posibilidad de transportar mayor cantidad de energía en el mismo volumen”, explicó Juan Esteban Tibaquira, decano Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Tecnológica de Pereira e investigador del grupo de investigación en gestión energética.

De esta manera se lograría que el gas natural fuese un combustible de transición energética. El GNL se presenta como un combustible de origen fósil que sirve a esa transición, ya que genera menos contaminación que el combustible diesel.

“Lo que se plantea es que, por ejemplo en Colombia, la flota de vehículos de transporte de carga que utilizan diesel, que genera bastante material particulado, que es el contaminante que más afecta en los temas respiratorias a la población; sea reemplaza por gas naturla licuado. Al ser reemplazada se va a presentar una reducción significativa en la emisión de ese material generando un menor impacto ambiental”, agregó el investigador.

Logística

Desde el punto de vista logístico, la transformación de gas natural a un estado líquido tendría grande ventajas, ya que al usar el combustible en su forma gaseosa la cantidad requerida para poner en marcha un camión de carga sería muy grande y su instalación en el vehículo ocuparía amplio espacio. Al tener el gas en estado líquido el volumen que ocupa esta misma cantidad es 600 veces menor por lo que se hace más práctico su transporte.

Transporte

Aunque principalmente el proyecto está pensado para ser implementado en vehículos de transporte de carga, a través de esta investigación también se podrán solucionar temas de abastecimiento de gas natural para el uso domiciliario, ya que en el país hay ciudades a las que no se puede llevar redes de gasoducto, principalmente por temas de geografía.

“Lo que podemos hacer es llegar con gas natural líquido en un carrotanque a estas zonas donde todavía no hay gas natural domiciliario y tener central de gasificación y una red domiciliaria en la ciudad, sin estar conectada necesariamente al gasoducto, de esta manera se propone una solución a esa comunidades que estén apartadas y que no estén conectadas al gasoducto nacional”, concluyó el docente.

Tibaquira finalmente resaltó la importancia de desarrollar proyectos de investigación aplicada que permitan encontrar nuevas ideas o formas diferentes de hacer las cosas y que a su vez se puedan llevar a las industrias que son las que impulsan el desarrollo de una ciudad o un país.

“Quien no innova va a desaparecer, por ejemplo en el tema de las energías, si no cambiamos la manera es que estamos haciendo las cosas hoy en día pues ya sabemos que puede pasar con la humanidad con el tema del calentamiento global” puntualizó el investigador.

El proyecto se viene desarrollando desde hacer un año y en el mes de noviembre será presentado nuevamente ante la Unidad de Planeación Minero Energética, con el fin de pueda ser implementado en el país.