YMCA: movimiento juvenil que trabaja en la construcción de una mejor sociedad

Alrededor de 10.000 personas, todas ellas jóvenes, se han beneficiado con los programas y servicios que presta la asociación cristiana juvenil YMCA que comenzó sus labores benéficas y sociales en Risaralda hace 30 y que actualmente tiene fijado su campo de acción en sectores vulnerables de la comuna Villa Santana de Pereira y en Frailes, Comunero, La Mariana y Camilo Torres de Dosquebradas. Sobre el tema hablamos con Nelson Buitrago, director general YMCA (Young Men Christian Asociation) en Risaralda y Alejandra Marín, Coordinadora de la Feria de la Solidaridad.

¿Cuánto hace que se creó, nació este movimiento en el mundo?

Nelson Buitrago. En el mundo precisamente este año lleva 175 años. La YMCA se fundó el 6 de junio de 1844 en Londres, Inglaterra, con el propósito fundamental de  contribuir al crecimiento y al desarrollo personal especialmente de los jóvenes para su empoderamiento como actores sociales.

¿Y aquí en Colombia desde cuando se estableció esta asociación cristiana de jóvenes?

Aquí en Colombia ya precisamente cumplió 55 años y acá en Risaralda llevamos ya 30 años. Empezamos en 1989. El propósito es el mismo de la organización internacional, o sea, contribuir con el desarrollo y el crecimiento del ser humano especialmente como de los jóvenes, en tres dimensiones. En la Organización eso hace parte como de su estructura y son: la mente, el cuerpo y el espíritu y para cada uno de ellos la organización ha encontrado la manera de implementar programas y servicios de acuerdo al contexto donde está y que contribuya en esos tres aspectos.

¿En Pereira cuántas personas hacen parte de la asociación?

En su estructura la organización tiene varios estamentos: uno principal es el estamento del voluntariado, lo que es también una característica de las asociaciones, es una Organización de voluntariado, eso le da una connotación que es también un movimiento y la otra estructura es el personal rentado o el staff. Los perfiles, por ejemplo, en el caso del voluntariado son jóvenes desde los 14 años hasta que deseen pues servir a la humanidad. Es un perfil de personas que sientan vocación por el servicio, que tengan también unas bases y una vivencia desde lo cristiano. La Organización en esa parte principalmente para el voluntariado y para el staff es muy importante como la concepción de esos principios y esos valores cristianos y la vivencia de los niños.

¿A quiénes están dirigidas las acciones y servicios de la YMCA?

La mayoría de los destinatarios, o sea las personas que se benefician de los programas, de los proyectos sociales y de los servicios que prestamos llegan a un total de 58 millones en el mundo, las cuales están involucradas en todo el proceso de la asociación. En Colombia tenemos cerca de 1300 voluntarios que estamos llegando en beneficiarios directos casi a 300.000 personas, destinatarios directos de los distintos programas y servicios

¿Qué acciones están adelantando en Pereira?

Aquí en Risaralda puntualmente, porque estamos interviniendo en Dosquebradas y en Pereira principalmente a través de nuestros programas y proyectos sociales, la apuesta fuerte acá es por el liderazgo de los jóvenes, el empoderamiento de los mismos para que se fortalezcan como actores sociales de transformación. Entonces para ello tenemos una serie de proyectos para la formación de estos jóvenes, por darle un ejemplo «Pasa la paz» que es un proyecto nacional, el cual lo estamos desarrollando en siete ciudades del país.

¿En qué consiste el proyecto «Pasa la paz»?

Este proyecto trabaja tres dimensiones: un componente de convivencia y paz donde ahí se trabaja el ser de ese joven, todos sus aspectos de autoestima, autorreconocimiento y toda esa parte importante del ser. Hay otro componente que es organización y participación juvenil, aquí formamos a los jóvenes en todos esos ámbitos que ofrece el estatuto de ciudadanía juvenil, los diferentes estamentos gubernamentales, como por ejemplo, los gobiernos escolares, una junta de acción. Nosotros motivamos a los jóvenes para que se involucren y participen en estos espacios o que se organicen en sus propias comunidades para que generen pues como transformaciones o cambios frente a la situación que se vive. Y el otro componente es de emprendimiento, en donde buscamos fortalecer el perfil emprendedor de los jóvenes pero también tenemos un capital semilla y cada año financiamos tres iniciativas sean económicas, de negocios económicos o iniciativas sociales. En Risaralda, en este componente de «Pasa la paz», el proyecto que estamos apoyando es Techo para todos.

¿En qué sectores del área metropolitana realizan estas actividades?

Estos proyectos estamos ejecutando, principalmente, en la comuna de Villa Santana ahí tenemos conformados cerca de ocho grupos juveniles, son en total más o menos 180 jóvenes que participan en estas iniciativas en contextos pues de alta vulnerabilidad social. En el caso de Dosquebradas estamos en Frailes, en la Serranía del Alto del Nudo, en Comuneros, en La Mariana y en Camilo Torres, ahí tenemos grupos juveniles. De acuerdo con nuestra metodología del trabajo que tenemos lo que hacemos es conformar grupos de jóvenes, de 15 a 20 jóvenes, a ellos se les oferta y se desarrolla todo el proceso formativo.

¿Qué otros programas están adelantando?

Hay varios proyectos también tenemos con la Secretaría de Cultura, por ejemplo Viva la Música para la formación musical y en danza para niños, el cual está centrado en la comuna de Villa Santana. Con el Ministerio de Cultura hay dos proyectos: uno  llamado El Malabar que es para la formación del arte circense y el otro es Cultura Viva que es la formación en arte urbano. Para la Asociación el arte es un medio y estos tres proyectos culturales o artísticos están configurados en un concepto que nosotros venimos fortaleciendo que se llama Escuelas Sociales de Arte. El arte se vuelve un vehículo para la transformación social pues a través de eso lo que hacemos es fortalecer también en los niños y en los jóvenes sus competencias, sus habilidades blandas y a través de ello se complementa la formación adicional que tienen en Pasa la Paz. A pesar de que tienen productos artísticos y montajes artísticos desde cada una de estas disciplinas lo que más resaltamos en ellos es la transformaciones que se dan, cierto, en ellos y en las acciones que desarrollan en la comunidad.

¿Qué papel cumple el Voluntario en la YMCA?

El voluntariado es casi un programa completo, es un programa formativo o sea que los jóvenes que se vinculan al voluntariado van escalonando y ascendiendo de nivel de acuerdo a sus horas de formación y de servicio, entonces se vuelve también un proceso permanente de la organización. Tenemos diferentes relaciones con otros cooperantes tanto a nivel nacional como internacional donde ya se trabajan otros temas. En el campo del desarrollo institucional, hay un área de servicios también que tiene la Asociación que se llama Recrearte y con esta área nosotros vendemos servicios formativos y recreativos a empresas tanto públicas como privadas, por dar un ejemplo, las vacaciones recreativas del Club del Comercio, ese es un programa que la Asociación viene ya desarrollando hace cuatro años.

¿Y cómo financian todos estos proyectos?

La fuente de recursos está en varias líneas. Una es a través del acceso a convocatorias y licitaciones públicas o privadas, la participación en convocatorias culturales que hacen distintas entidades como la Secretaría Municipal y el Ministerio de Cultura. Además tenemos cooperación internacional en dos líneas: a través de esas convocatorias que tienen esos fondos internacionales o una de las ventajas por ser una organización internacional en nuestro caso tenemos alianzas con Canadá. A su vez los voluntarios aportan financieramente al sostenimiento de la organización y a los programas que se desarrollan, especialmente unos tipos de voluntarios que son dos socios básicos de la Organización, ellos pagan anualmente un aporte. Hacemos campañas financieras como esta, como la Feria de la Solidaridad y tenemos esa unidad de negocio que se llama Recrearte a través de la cual pues vendemos también servicios y cada vez pues va creciendo digamos que su contribución dentro del presupuesto nuestro anual cada vez es más significativo está entre un 10 un 15% que nos contribuye.

¿A cuántas personas han beneficiado?

En Risaralda en los tres años estamos atendiendo cerca de 10.000 personas a través de todos estos distintos programas, proyectos y servicios y contamos con más de 60 voluntarios activos dentro de la Organización que ejecutamos en promedio cerca de ocho proyectos y programas cada año a través de estas distintas fuentes y tenemos cerca de más o menos 30 aliados o más institucionales.

¿En qué consiste la Feria de la Solidaridad?

Alejandra Marín. La Feria de la Solidaridad pues se va a realizar el 14 de diciembre en el Gimnasio Pereira, es el evento anual que realiza la YMCA para visibilizar los procesos comunitarios que se hacen, también para recolectar fondos para el próximo año para los procesos formativos en comunidad y de voluntariado y visibilizar las entidades sin animo de lucro que hacen alianzas con nosotros. Tenemos un espacio de Feria, como de stand informativos donde están las fundaciones, organizaciones, empresas y todas las entidades que han trabajado con nosotros para reforzar como ese vínculo y mostrarlo a toda la ciudadanía

¿Y cómo es como la dinámica de la Feria?

La Feria inicia de 2:00 a 8:00 de la noche y después de las 6:00 es el espacio de los espectáculos musicales con la Orquesta Batuta, Laura de La Voz Kid y otros grupos musicales que van a amenizar en ese espacio. Y de 2 a 6 va a haber teatro, break dance y otros shows comunitarios. Aparte de eso van a haber también los stands donde la gente puede conocer a fondo los procesos y las escuelas sociales que realiza la ONG en Risaralda. También hacemos actividades como de yoga, paintbody, rondas juveniles para que la gente conozca la dinámica de la ONG.