Tips para ser felices en tiempos de trabajo remoto

Estamos viviendo una época sin precedentes en nuestra historia, la que tal vez nunca llegamos a imaginar. La pandemia del coronavirus, que ha desatado una crisis sanitaria mundial, nos obliga a permanecer confinados en los hogares, compartiendo en familia, pero también realizando actividades de trabajo remoto o tele-trabajo con el fin de evitar que el COVID-19 se siga expandiendo con la velocidad que lo ha hecho hasta ahora.
Consultamos con la experta en psicología positiva y en estudios de felicidad, Valentina Marín Rivera, para conocer algunos consejos o tips que nos permitan invertir el tiempo de manera efectiva cuando se trabaja remotamente.
La experta es asesora de felicidad para la Rectoría Nacional de la Fundación Universitaria del Área Andina.

¿Para empezar: qué es felicidad?
La felicidad es un estado que podemos cultivar por medio de diferentes ejercicios y prácticas, es un estado que tiene distintos niveles de profundidad. El estado más superficial es una emoción placentera, es algo que nos sucede a nivel externo que nos genera placer, satisfacción y una emoción placentera. El segundo nivel tiene que ver con la satisfacción con la vida, con qué tan satisfecho o satisfecha nos sentimos con la vida como un todo. Y el nivel más profundo tiene que ver con el sentido y el propósito con que yo pueda encontrarle un sentido, un propósito a mi vida. En la felicidad vemos al ser humano de una manera completa, compleja e integral.

¿La felicidad se puede mirar desde distintas perspectivas?
Tenemos cinco perspectivas de la felicidad: la perspectiva espiritual que tiene que ver con el sentido y el propósito de vida, con sentirme como algo, como parte de algo más grande que mi misma; la perspectiva física que es cómo cuido mi cuerpo, cuál es la relación que yo tengo con mi cuerpo y reconocer la conexión que existe entre cuerpo y mente; la perspectiva intelectual que es cómo nutro mi mente, qué noticias veo a lo largo del día, cómo puedo comprometerme a aprender cosas de una manera profunda, apertura y curiosidad frente a nuevos temas y experiencias; la parte relacional, las relaciones son uno de los predecesores más grandes para la felicidad, relaciones en calidad no en cantidad y es qué tan conectada me siento yo con las personas que me rodean y poder pasar tiempo de calidad con personas que yo quiero y que me quieren a mí también. La última parte es la perspectiva emocional que consiste en cómo puedo desarrollar yo inteligencia emocional, de gestionar mis emociones, conocerlas, transitarlas y tener empatía con las demás personas. Esta perspectiva se refiere mucho a la capacidad de sentir toda la gama emocional, no hay emociones buenas ni malas, debo aprender a transitar las emociones que me parecen incómodas y me puedo inclinar un poco más a sentir emociones positivas como el optimismo, como la gratitud y el amor.

En estos tiempos de crisis y cuando tenemos que fomentar el trabajo ¿cómo podemos manejar esta situación?
Nosotros construimos 10 consejos prácticos.
Veamos algunos de ellos: el primero hace referencia a construir una rutina: es muy importante que las personas puedan seguir levantándose a la hora que lo hacen para ir a trabajar, que desayunen, que se vistan como si fueran a salir a trabajar también, que almuercen a la misma hora y que terminen de trabajar a la misma hora. Eso es muy importante, establecer una rutina.
El segundo es no aislarse, compartir pausas virtuales con sus compañeros también es muy importante, igual que tener una comunicación asertiva con su equipo de trabajo, eso es fundamental.
Otra recomendación es que se establezca un horario de trabajo, entonces si trabajamos de 8 a 5 o de 8 a 6 procurar no sobrepasarnos de ese horario. El tercero es darnos momentos de descanso, es muy importante que nos paremos, que nos movamos, que nos estiremos a lo largo del día también y que dejemos descansar la mente

¿Qué otros consejos nos puede compartir?
También es muy importante separar la habitación o espacio de descanso, del espacio de trabajo como para disponer a la mente a trabajar y dejar la cama como el lugar de descanso. Es importante buscar un lugar cómodo, que tenga una silla y una mesa para poder trabajar porque esto va a ayudar a cuidar tu cuerpo y pues no vamos a mezclar como la cama o el sofá -que es como los lugares más de ocio o de descanso- con el trabajo.
Ya miramos la importancia de vestirnos, de bañarnos, de no quedarnos en piyama y es muy importante también empezar a ver cómo podemos invertir el tiempo que gastamos en traslados, en tiempo con nuestros seres queridos, o haciendo ejercicio, leyendo o estudiando.
Es muy importante también en estos tiempos aprender a respirar, como a darnos esos espacios de silencio e introspección para no desesperarnos y puesto que la respiración es la herramienta que más tenemos a la mano para hacer esto

¿Usted hablaba de pausas virtuales pero también son importantes las pausas activas físicas?
Exacto. Es muy importante, y a veces sirve mucho, incluso poner una alarma en el celular cada dos horas -por ejemplo- para pararse y moverse. Nosotros estamos desarrollando una serie de estrategias en donde vamos a pasar pausas activas grabadas en el celular y las personas las pueden poner y las pueden grabar con una serie de estiramientos. Es como mantener esa rutina también y esa consciencia sobre el auto cuidado y ser conscientes de que aunque estemos trabajando en la casa y seguimos trabajando, tenemos como que diseñar una nueva rutina aunque sea algo muy nuevo para nosotros

¿Algún otra cosa importante para este tipo de rutinas?
No tanto en lo laboral, pero es muy importante practicar la gratitud, especialmente en tiempos así porque cuando las cosas se ponen difíciles y complicadas, empezamos a llevar toda la atención a lo negativo. Es muy importante practicar gratitud, una o dos veces al día, reconociendo todas las cosas que todavía tenemos que están bien.
Y en el trabajo sirve mucho esa capacidad que tenemos de trabajar remotamente o las herramientas como las podemos usar para nuestro beneficio.

Deja un comentario