Santa Rosa de Cabal es un municipio anárquico y un paraíso mal administrado

Una descarnada radiografía de lo que es Santa Rosa de Cabal, el cual calificó como un municipio concesionado e hipotecado, hizo el nuevo alcalde José Rodrigo Toro Montes, quien es un personaje atípico en la política local, por su condición de hombre joven y con independencia política. Lo primero que se evidencia es una rampante corrupción que tiene en la cárcel a los tres últimos alcaldes, la cual hay que combatir de manera frontal, así como una notoria falta de cultura ciudadana y una grave situación fiscal y administrativa. Toro Montes habló con EL DIARIO acerca de sus prioridades y de la Santa Rosa de Cabal que quiere dejar al término de su mandato.

¿El municipio que recibió está peor o  mejor de lo que esperaba?

Más allá de los informes de empalme, cuando uno recibe el cargo se comienza a conocer la verdad del municipio que le entregan. Santa Rosa de Cabal es un municipio concesionado en su espacio público con las Zonas Azules, en su acueducto a través de un contrato de venta de agua en bloque que está poniendo en jaque a la empresa pública de acueducto, Empocabal; y concesionado a un privado en su alumbrado público por 20 años. Un municipio con una crisis fiscal tremenda y en 5a categoría cuando debería estar, por lo menos, en 3a; con un sistema fiscal complicado y con un pasivo pensional terrible, con 18 cuentas embargadas en cinco bancos diferentes, con terribles indicadores de desempeño fiscal y administrativo, con una clase política cuestionada y con poca confianza en la institucionalidad y una gran parte de la comunidad falta de cultura ciudadana.

¿Esa concesiones que tienen hipotecado al municipio son irreversibles?

Nosotros ya tenemos un equipo jurídico bien completo con el que pusimos en marcha un programa legal y una metodología para hacerle frente a todas estas dificultades. Por un lado, recuperar el alumbrado público que entrará a hacer parte de lo público y nosotros sabemos la cantidad de intereses que hay y las ofertas desbordantes y millonarias que les hacen a los alcaldes para que lo concesionen, pero no vamos a permitir eso y lo entregaremos a Empocabal; también vamos a iniciar un proceso de caducidad por incumplimiento del contrato de Zonas Azules para lograr rescatar el espacio público y devolver a los santarrosanos el espacio público que hoy está hipotecado a 20 años; lo mismo con el contrato de venta de agua en bloque a una empresa privada que nació de una empresa pública, que fue otro negocio terrible que hicieron para ir liquidando paulatinamente el acueducto municipal y darle vida a la competencia inmediata, la politiquería en pasta.

¿Cuál es la situación del municipio en el tema de las pensiones?

El pasivo pensional es un riesgo tenaz. Hoy tenemos más de 80 procesos judicial, más de $10.000 millones que hoy están siendo solicitados en esas demandas que están en su etapa de 1a y 2a instancia. Hay que prepararnos jurídicamente para todo lo que se viene y, sobre todo, armar un equipo con capacidad de atención, porque lamentablemente la defensa judicial del municipio no ha sido asumida con responsabilidad por parte de la administración.

¿Qué visión tiene acerca de lo que ocurre en el hospital local?

Lo mismo pasa con el hospital, que es otro gran foco de dificultades, el cual presta servicios de primer nivel pero no alcanza a prestar servicios de obstetricia, pediatría, ortopedia, medicina interna y radiología, es decir es un hospital limitado y el cual también es foco de corrupción. La tarea más grande es formalizar la prestación del servicio en donde hay otro foco de politiquería con la contratación de personas a través de empresas temporales. Esto es una carga fiscal fuerte, pero hay que recordar que el hospital se gasta $ 5.000 millones tercerizando los servicios asistenciales y médicos.

¿Cómo completa esta radiografía del Municipio?

Es un municipio anárquico. Un municipio el cual adoramos y sabemos que es un paraíso, pero un paraíso mal administrado, con todo el potencial del mundo, ubicado estratégicamente, una riqueza ambiental desbordante, una despensa hídrica y un reservorio para toda la región, pero con un grave problema de saneamiento básico. Es decir es un municipio con todo el potencial pero atrasado en el tiempo. Debería ser un municipio con mucho desarrollo, pero lamentablemente -por todo lo que ha ocurrido- con muchas dificultades.

Usted es un alcalde atípico por su juventud, su formación política y su independencia. ¿Cómo afrontar esta problemática?

Uno de los principios de este gobierno es la meritocracia, por eso desde el primer día de gobierno hicimos una invitación pública para conformar nuestro gabinete, que en gran parte está integrado por personas que llegaron no por palancas sino por su talento, su capacidad y su idoneidad. Son dos secretarías, Planeación y Desarrollo Económico y Competitividad, en el caso de la Secretaría Planeación por la cantidad de irregularidades que se venían presentando, por la falta de confianza de la gente, por tanto fenómenos de corrupción enquistados en esa dependencia y la Secretaría de Desarrollo Económico y Competitividad que maneja de 48 % de la contratación acompañada de seis subsecretarías.

¿Cómo visualiza usted a su municipio?

A Santa Rosa de Cabal lo vemos como un municipio con vocación de conservación ambiental, que lo queremos como una vitrina turística internacional, que lo queremos limpio y ordenado, pero que lamentablemente ha estado en un desgobierno. Entonces el espacio público está invadido, la cultura ciudadana es inexistente, la gente no tiene conciencia colectiva en lo que se refiere al convivir en sociedad. Así que tenemos una tarea muy importante que vamos a comenzar en este primer año y es adelantar campañas pedagógicas muy al estilo de Antanas Mockus que fue un elemento disruptivo en medio de una sociedad intolerante y pesada. Pero en Santa Rosa sabemos que el 99.9 % de la gente es buena y está dispuesta a apoyarnos.

Esta no va a ser una tarea nada fácil…

Va a ser un cambio traumático, porque pretender cambiar en cuatro años un municipio es una tarea difícil, pero sé que lo vamos a lograr porque llegamos como el único Alcalde independiente en el departamento y contra todo pronóstico la conciencia electoral nos llevó al cargo mediante una campaña fresca, en defensa de los animales, la vida, del territorio y el agua y, por sobre todo, fue una campaña de la gente y del ciudadano de a pié que se cansó de que hubiera tanto fenómenos de corrupción y que Santa Rosa siempre saliera a la opinión pública como ese municipio de escándalos.

¿Cuáles van a ser sus acciones iniciales de gobierno?

La clave de la gerencia pública está en la planificación, al municipio hay que planificarlo desde toda órbita, empezando por el Plan Básico de Ordenamiento Territorial y las disposiciones normativas en esta materia, vamos a hacer un Plan Maestro de Movilidad y Espacio Público, la conservación ambiental para solucionar los líos y conflictos ambientales bien grandes que tenemos con la minería, la industria maderera extractiva, vertimientos, entre otros. También vamos a trabajar en la competitividad desde el aspecto turístico, pero con un turismo de calidad y de bienestar, pero no un turismo masivo e invasivo que desgaste y acabe los recursos ambientales, sino que no sea depredador, en un municipio ordenado, limpio y con oferta turística.

¿Cómo es la Santa Rosa que le quiere dejar a sus conciudadanos en cuatro años?

Sabemos que cuatro años para mucha gente es mucho tiempo pero en lo público lo tiempos son muy difíciles y limitados. Yo quiero heredar un municipio ordenado, que entienda su vocación, que defienda sus recursos ambientales naturales, que oriente los destinos del turismo a través de un organismo como la corporación mixta de turismo con convergencia público-privada, organizado, con una cultura ciudadana que nos permita hacer de Santa Rosa una ciudad modelo, un municipio competitivo, que respete el espacio público y que sea vitrina internacional de un turismo que sea participativo y extensivo al área rural.

¿Cuenta usted con el respaldo suficiente en el Concejo para ejecutar estas tareas?

Santa Rosa fue epicentro de un revolcón político en las pasadas elecciones.  Nosotros llegamos a la Alcaldía con cinco concejales, tres de la Alianza Verde, uno por firmas (Educando ando) y uno liberal alternativo y logramos renovar en un 80 % el Concejo porque la gente se cansó. A esos cinco sumamos el Polo Democrático Alternativo, Colombia Humana, Cambio Radical y el MIRA para nueve de 15 concejales. En ese entendido logramos consolidar un escenario de coalición sólido y, sobre todo, con principios que es una de las cosas más importantes. Aquí hay acuerdo sobre lo fundamental y el concejal no puede estar pidiendo favores que van en contravención de la norma, sino que está para favorecer a la ciudadanía desde el ámbito general y que está allí para presentar proyectos de acuerdo, a debatir y a hacer control político en el marco de la reflexión y de la construcción colectiva de municipio. Y esperamos que con el apoyo gremial y de la comunidad, podamos hacer un gobierno de unidad que es básicamente nuestro mensaje a la ciudadanía: unámonos y saquemos adelante el municipio, no veamos colores políticos, ni personas, sino procesos, para hacer de Santa Rosa de Cabal un modelo de buena gestión y administración y de respeto por lo público con progreso integral para la gente.