Los desafíos del nuevo rector de la Universidad Católica de Pereira

Después de más de 20 años como Director de Cultura y Educación de la Diócesis Pereira y dos años como docente universitario, el padre Behitman Alberto Céspedes De los Ríos acaba de asumir uno de los retos más importantes de su trayectoria personal y profesional: la rectoría de la Universidad Católica de Pereira. El nuevo directivo universitario fue formado en el Seminario Mayor María Inmaculada de la Diócesis, estudió Teología Bíblica en Roma, hizo una maestría en Teología con especialidad en la Biblia, realizó una especialización en Educación en Derechos Humanos en la Universidad Santo Tomás de Armenia y un Doctorado en Teología y Doctorado Canónico en Teología en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Su carrera pastoral la inició como párroco en la zona indígena de Purembará, estuvo encargado del Internado Indígena de la zona, fue párroco en La Florida y desde 1995 ejerce como Vicario de Educación y Cultura de la Diócesis. Hace dos años se vinculó a la Universidad Católica como docente de tiempo completo de la Universidad Católica de la cual es el actual rector.

Hablemos inicialmente de su vinculación como docente a la UCP…

Estoy ejerciendo como profesor de Sagrada Escritura, he dado algunos cursos en otras áreas sobre todo de hermenéutica de la fe y algunos talleres de Desarrollo Humano pero fundamentalmente la especialidad mía es La Biblia. Por más de 25 años en el Seminario he sido profesor de Sagrada Escritura y fundador de la Escuela Diocesana de Teología por 20 años que en la actualidad funciona también en la sede de la Universidad Católica. Es una escuela muy importante para laicos en donde, entre otras cosas, se enseña la Biblia.

¿Cómo encuentra hoy la Universidad Católica de Pereira?

Encuentro dos elementos muy importantes entre muchos otros fundamentales. Uno, una estructura física muy hermosa y envidiable que nos permite hacer muchas cosas y soñar en hacer muchas otras. De verdad que ha sido una estructura muy hermosa a la que el Rector anterior le puso toda la atención y para mí es muy importante encontrarme con esas edificaciones y con todas esas locaciones tan importantes. Lo segundo, encuentro un grupo de personas muy importante: docentes, administrativos y colaboradores que tienen gran capacidad y profesionalismo, sentido de pertenencia, que quieren la Universidad y que tienen los mejores deseos de que las cosas salgan de la mejor manera. Cuento por una parte con la gracia y la ayuda de Dios que es la que me permite meterme en esto pues y de la otra el respaldo del Consejo Superior en cabeza del Obispo Monseñor Rigoberto Corredor que depositó confianza en mí y me delegan la tarea de llevar adelante las riendas de la Universidad en donde hay un proyecto educativo, unos planes de desarrollo y una cantidad de programas que es necesario llevarlos adelante.

¿En cifras, cuál es la situación de la universidad en este momento?

Tenemos cuatro facultades muy importantes: Ciencias Básicas Ingeniería, Ciencias Humanas, Sociales y de la Educación, Ciencias Económicas y Administrativas y la de Arquitectura y Diseño. En total son 10 programas de pregrado, de los cuales hay seis acreditados en alta calidad y dos de los cuales estamos esperando ya que llegue la acreditación, o sea que un 80% de nuestros programas están acreditados. En cuanto a los postgrados tenemos 21 programas entre ellos 15 especializaciones, cinco maestrías y un doctorado.

¿Entre otras cosas es el primer doctorado de la UCP?

Reciente recibimos el registro calificado del Doctorado en Educación en Desarrollo Humano. Para nosotros como Universidad es muy importante pero también para la región de poder echar a andar esta oferta con este posgrado tan importante como es un Doctorado que nos posiciona ya efectivamente.

¿Y la población de estudiantes activos?

Tenemos presupuestado más o menos unos 2600 y esperamos que ese número se mantenga o que se supere para el próximo semestre. Estamos en este momento en  matrículas y animando a los padres de familia y a los estudiantes para que vean la Universidad Católica como una buena opción. Nosotros terminamos con unos 400 a  385 estudiantes en posgrados y eso es bien importante porque esa oferta académica va a servir para nuestros profesionales pero también para toda la ciudadanía.

¿Cuáles considera sus principales desafíos al frente del cargo?

A ver el desafío fundamental que me planteo, por supuesto, es llevar  adelante la misión de la Universidad, la que se plantea como una institución muy superior que nace del corazón de la iglesia, que se ilumina con la luz del Evangelio y que a la luz de los principios del humanismo cristiano quiere apuntar hacia un verdadero diálogo de fe y razón. El verdadero desafío para mí es hacer que la Universidad cumpla la misión a la que se le ha encomendado y que efectivamente sea esa institución que conozca la región y que haga mucho por ella y que ayude a la formación de los estudiantes de manera permanente para que lleguen a ser gente de bien y profesionalmente capaz. El desafío es lograr cumplir la misión que tiene el proyecto educativo de la Universidad, que logremos estar a la altura de esa misión y que la Universidad llegue a ser lo que efectivamente está llamada a ser.

Con la salida del anterior rector se habló de una eventual crisis al interior de la UCP. ¿Está eso descartado?

Por supuesto cada uno lee los acontecimientos de distinta manera y de acuerdo con su punto de vista. Hoy debo decir que crisis como tal no hay; es la dinámica normal que viven las distintas instituciones y en esas dinámicas aparecen momentos difíciles y momentos lúcidos, aparecen complicaciones pero también los momentos de las personas que van a enfrentar esas situaciones. Yo no creo que sea una crisis sino el momento de un movimiento que nos sacude, que nos invita a repensar en la Universidad, a repensar nuestra posición en la Universidad, a repensar nuestra presencia en el claustro. A mirar que cosas son a las que de pronto tenemos que poner más atención y seguir hacia adelante.

¿Qué va a ser la Universidad en el 2020, hacia dónde la va a llevar?

Me posesione ante el Consejo Superior e inmediatamente empecé a trabajar. ahora estoy conociendo y evaluando situaciones para tomar decisiones. En el 2020 vamos a culminar el actual proyecto educativo y nos corresponde comenzar a construir el nuevo plan que se ejecutará desde el 2021 para que la Universidad siga brindando la formación que ha dado y que lo haga con calidad.

¿De igual manera se va a fortalecer la parte de la investigación en la UCP?

En los últimos años la investigación ha sido bien importante en la Universidad Católica es uno de los elementos fundamentales de una Institución Educativa Superior. Contamos con siete grupos de investigación reconocidos por Colciencias: en A1, la  máxima categoría, tenemos dos grupos; en A un grupo; en B tres grupos y en C otro. Además tenemos siete Semilleros de Investigación en Investigadores clasificados en las distintas categorías de Colciencias desde Senior, Negociables y Junior. La investigación es uno de los elementos fundamentales que ayudan a mover y a transferir el conocimiento.

¿Qué otra labor de tipo social está proyectando la Universidad?

La Universidad tiene una proyección social muy importante a través de todas las estructuras y de los servicios que presta: la Biblioteca Cardenal Darío Castrillón que está abierta a toda la ciudadanía, el Centro de Idiomas, el Centro de Atención Psicológica CAPSI que es una IPS que está abierta a toda la comunidad, el Centro de Familia, el Centro de Medios, el Centro de Innovación Educativa, el Centro de Emprendimiento e Innovación, el portafolio de Alquiler de Espacios y Centro de Actividades Culturales con Teatrinos. Todo eso está en la Universidad para el servicio y para la proyección social que es bien interesante. Además desde la Licenciatura de Educación se tiene el Taller del Maestro, que es la proyección social de la Licenciatura y es una manera también de ofrecer un servicio especial a todos los Maestros para que crezcan en elementos pedagógicos y les permite ejercer mejor su función como Educadores.

¿Y en toda esta formación están involucrados los padres de familia?

Los padres de familia forman parte de la comunidad universitaria, de hecho cuando un estudiante ingresa por primera vez hay un encuentro inicial que se hace con los padres de familia a quienes se les da a conocer el proyecto educativo institucional, la filosofía de la Universidad, la misión, los espacios y hacia dónde apunta la formación que se le va a ofrecer a sus hijos. Y a lo largo del proceso los padres de familia están pues muy involucrados en las diversas actividades que nosotros programamos, de hecho pues son los padres de familia los que de alguna manera van orientando a sus hijos también para que puedan estudiar en nuestra institución. Entonces desde el primer momento que ellos llegan a la Universidad y desde la primera semana cuando tenemos la inducción pues también es una inducción para ellos.

Además de ello existe también un Centro de Familia…

El Centro de Familia es bien interesante porque están para el acompañamiento de los padres de familia, acompañamiento psicológico también a través del CAPSI, para la formación permanente de parejas, para el acompañamiento en momentos difíciles y de cultura y todas las demás situaciones que se puedan vivir en la vida familiar o en la vida de pareja entonces ahí tenemos una especie de consultoría, talleres de pareja y encuentros familiares.