Línea Amiga: una voz de apoyo para quien lo necesite en tiempos de cuarentena

La cuarentena o aislamiento preventivo, que durante varias semanas mantendrá en confinadas en sus casas a miles de familias de Risaralda, implica cambios sustanciales en la rutina diaria los cuales pueden afectar la salud mental, la convivencia y la cotidianidad de los seres humanos. Para atender este tipo de casos, tales como ansiedad, depresión o la simple necesidad de algunas personas de ser escuchadas, la Secretaría de Salud de la Gobernación de Risaralda activó la Línea Amiga. Sobre su funcionamiento nos habla la psicóloga y trabajadora social Patricia Pimienta, coordinadora del programa de Salud Mental.

¿Qué labores de apoyo están brindando en estos momentos de crisis?

Estamos trabajando a través de la Línea Amiga, que es la línea de la salud mental, a la cual se puede acceder desde cualquier celular (106) y por teléfono fijo (3369610). Allí están atendiendo psicólogos y enfermeras profesionales para brindar asesoría y apoyo psicológico en forma gratuita a la comunidad en general y a las personas que tienen alguna dificultad, que se sienten aisladas, que se sienten solas, tristes o angustiadas y también a aquellas que en su cotidianidad quieren conversar con alguien, que necesitan apoyo, alguna recomendación o alguna luz que les ayude en su toma de decisiones en este momento. Atendemos desde las 8:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde y también tenemos el Facebook de la Línea Amiga que funciona permanentemente. 

¿Cuáles son los trastornos mentales que se pueden presentan en épocas como ésta?

Hemos visto hasta ahora que lo más frecuente son episodios de tristeza y soledad, porque muchos han tenido que aislarse con muy pocas personas o ellos solos en sus mismo espacio, entonces se sienten angustiados sin saber qué va a pasar y con mucha incertidumbre. Así que lo que estamos recomendando es que no veamos esto como una crisis, sino como una oportunidad de fortalecernos a nosotros mismos, de auto-cuidarnos, de trabajar en nuestro bienestar físico y psicológico y también haciendo todo esos procesos de entorno social en donde podamos relacionarnos con los demás, unirnos con nuestros familiares, con nuestro entorno y con esos amigos a quienes muchas veces no tenemos tiempo de llamar. En este tiempo podemos comunicarnos de una manera más eficiente.

¿En cuarentena si no podemos ir al exterior al menos intentemos ir a nuestro interior?

Exactamente esa es el llamado ahora: vamos a nuestro interior, conozcamos más, veamos cómo están nuestras emociones y sentimientos. Una recomendación que hacemos en estos momentos: a veces algunas personas están mercando, comprando en grandes cantidades o haciendo muchas cosas y es cuando la emoción se empieza, creemos que todo se va a acabar, que tenemos que cuidarnos pero que no nos van a alcanzar las cosas. Así que el llamado es a controlar esas emociones, a pensar que en este momento que el gobierno y el estado está siendo organizado y que tenemos un Presidente, un Gobernador y unos Alcaldes que son muy responsables, que están cuidando la salud de la gente y también su economía.

¿En todo caso actuar con mesura?

Ahí es donde llamamos a la cordura y decir: así como yo necesito, otros también necesitan los bienes de consumo. Ese es un parte de tranquilidad que le damos a todos los risaraldenses, que la salud mental está articulada con la salud física y con la económica, pero sobre todo con sentirnos bien interiormente y poder darles a los demás eso que sabemos hacerlo, los valores, la confianza, el amor y la solidaridad. 

¿Este confinamiento puede incrementar los casos de agresión o de violencia intrafamiliar?

Este tiempo ofrece muchas oportunidades, pero en la medida en que tenemos una buena salud mental vamos a evitar que esos conflictos en familia trasciendan a la violencia. Para eso tenemos que tener un poco de auto-control, auto-disciplina, vivir en un mismo espacio así sea pequeño de una manera armónica. Entonces buscando que las familias, en lugar de generar conflictos, empiecen a trabajar en su núcleo familiar espacios con mucha responsabilidad y roles definidos. Ahí como familia tenemos que mirar nuestras necesidades reales. El consejo es que en familia no vamos a discutir, ni a pelear, lo único que tenemos que hacer es compartir esas diferencias, ir a nuestros valores, tener en cuenta el amor, el respeto, la confianza en el otro y actuar son agresiones.

¿Es aconsejable establecer una agenda de actividades para cada día?

Hay que empezar a trabajar en una rutina diaria. En la Línea Amiga se han comunicado algunas personas que confiesan que no se han bañado en tres días, que no tienen ganas porque están solos y que no tienen que hacerse el auto-cuidado. Tenemos que bañarnos todos los días, eso es parte de nuestra protección, recordemos que el agua y el jabón no son solo para las manos. Hay que funcionar en la cotidianidad como lo hacemos normalmente, solo que en un espacio más reducido. Hay tareas propias que tenemos que hacer: arreglar la cama, organizar el cuarto, dividirse las tareas en familia, que no solo sea la mamá o el cuidador sea el que hace todo y los demás solo a la expectativa.

¿Es también el momento de jugar en familia?

Los juegos en familia también son muy importantes. A veces jugamos en familia, en el horario de la noche después del trabajo o del estudio, pero en este momento tenemos la posibilidad de estar 24 horas juntos y lo debemos aprovechar con juegos de mesa o con juegos que nos permitan conocernos mejor. También que ese juego sea de competencia, pero de competencia con amor que nos lleve a compartir con agresión, solo divertirnos y sonreír. Todo eso nos aumenta el sistema inmunológico, porque el juego nos lleva a mejorar la salud mental y a que todo nuestro cuerpo esté mejor. Así podemos defendernos de lo que está a nuestro alrededor.

 

DESTACADO

 

 

PIE DE FOTO

Patricia Pimienta, directora del Programa de Salud Mental de Risaralda

 

Deja un comentario