La Sociedad de Mejoras de Pereira. Una joven de 95 años que sueña en grande

Los 95 años de trabajo cívico que está celebrando la Sociedad de Mejoras de Pereira, coincidieron con una época especial difícil para el mundo en general debido a las condiciones de confinamiento obligatorio adoptadas para frenar la propagación de la pandemia del Coronavirus. Esta entidad, fruto de la voluntad colectiva y la cual nació el 2 de mayo de 1925, ha sido el símbolo del civismo y el reflejo del gran amor que muchos hombres y mujeres sienten por su ciudad, sentimientos que los llevaron a construir, con su esfuerzo y sudor, grandes obras como el Aeropuerto Matecaña, las carreteras hacia Armenia y Cartago, la Universidad Tecnológica, las principales plazas de la ciudad, entre otras. En el presente y bajo el liderazgo de su directora ejecutiva, Ana María Cuartas Saldarriaga, la Sociedad de Mejoras de Pereira está canalizando ese nuevo civismo y el espíritu de colaboración de personas y empresas hacia la superación de la emergencia social, económica y sanitaria derivada de la presencia del Covid-19.

¿La Sociedad de Mejoras de Pereira mantiene vivo el espíritu que impulsó su creación hace 95 años?

La S.M.P. nació como una gesta de personas que amaban la ciudad y que querían contribuir al bienestar de todos los pereiranos. Estamos celebrando 95 años llenos de orgullo al ver la trayectoria, las grandes ejecutorias, la capacidad de soñar que ha caracterizado la entidad y, sobre todo, su capacidad de hacer que esos sueños se vuelvan proyectos y que los proyectos se vuelvan obras. Eso ha sido característico de la S.M.P. fue su sello y su emblema durante muchas décadas. Somos una entidad joven de 95 años que sueña en grande, que trabaja por hacer realidad sus proyectos, que sueña con una Pereira moderna y mundial, que esté en capacidad de convertirse en un foco de atracción de inversión, de mejores empresas, de empresas tecnológicas que generen mejores empleo en una ciudad pensada en la gente, que ofrezca bienestar, que tenga espacio píublico de calidad y con cultura ciudadana. Una ciudad con ese sentido cívico que ha caracterizado a Pereira.

¿Es posible que el civismo de antes ya no exista, pero el civismo pereirano se mantiene vivo?

Así es. Pereira es una ciudad cívica, que se enorgullece de ese civismo, de ese espíritu público, de la capacidad de aportar los esfuerzos del sector privado hacia el servicio de todos. Así es ahora y así ha sido siempre, nunca ha sido diferente el civismo nos inspira a que todos los sintamos pereiranos. Todos quienes trabajan acá, las empresas que se instalan en la ciudad, también se sienten pereiranas y contribuyen en ese propósito. Cuando recordamos las gestas cívicas al lado de nuestros abuelos y de nuestros padres, que habían nacido y criado acá, estaban los migrantes provenientes de Antioquia, del Cauca, de otras partes del mundo, los que también se sentían pereiranos y hacían parte de estas gestas. Lo mismo pasa hoy: cuando convocamos el civismo para afrontar la emergencia del Covid-19 también se unen empresas y personas recién llegadas Pereira que se sienten pereiranas y participan de estas iniciativas y estos esfuerzos conjuntos.

¿En estos momentos de crisis que acciones cívicas ha liderado la S.M.P.?

Estamos trabajando en la campaña «Dona por la salud de Risaralda» en la cual imprimimos todos nuestros esfuerzos y logramos unas victorias tempranas, como fueron la habilitación del laboratorio de biología molecular y biotecnología de la Universidad Tecnológica de Pereira a la cual acompañamos en todo el proceso de reconocimiento para las pruebas diagnósticas del Covid-19. También la adecuación de Expofuturo como centro de atención de baja complejidad para recibir pacientes no-Covid. Esos fueron los dos primeros hitos que logramos muy temprano gracias al apoyo del sector privado y de ahí en adelante seguimos priorizando en el campo del diagnóstico temprano, que es clave para identificar los pacientes contagiados y los focos de contagio para hacer el aislamiento oportuno.

¿También ha ido el canal para recibir importantes donaciones?

Hemos logrado respaldos muy grandes, por ejemplo de la Fundación Santo Domingo que donó 2000 pruebas y que nos están apoyando permanentemente con asistencia técnica para fortalecer la capacidad del laboratorio de UTP. Asocolflores hizo también una donación muy grande de pruebas, así como empresas del sector privado y los ciudadanos de Pereira Unida. Gracias a eso hoy contamos con 6000 pruebas de diagnóstico de las 15.000 que necesitaremos para los próximos cuatro meses. Además estamos trabajando en la dotación de elementos y dispositivos de bioseguridad para la red de hospitales y del personal de los organismos de atención de emergencias.

¿Qué otras acciones ha desplegado la Sociedad de Mejoras?

De la mano con la Universidad Tecnológica hemos trabajado en desarrollos tecnológicos como la fabricación de respiradores mecánicos, de video-laringoscopios y de la caja acrílica de protección extra (Aerosol Box) para los profesionales de la salud y los pacientes que están en tratamiento. Con empresas locales como Busscar de Colombia estamos trabajando en el escalamiento industrial de productos que se requieren en el sector de salud, también buscando que nuestras empresas piensen diferente y que se reinventen, que aprovechen su capacidad instalada, sus procesos y conocimientos para ponerlo al servicio del país en esta emergencia. Con ello también se establece una estrategia para conservar empleos. En la línea del bienestar social y seguridad alimentaria estamos canalizando aportes del sector privado para apoyar a las familias más vulnerables con alimentos.

¿En cuánto a la reactivación económica en qué están trabajando?

Tenemos dos líneas de trabajo muy importantes. Una es el reconocimiento y el apoyo a los emprendedores locales, promocionando los productos fabricados en Risaralda por parte de empresarios que sueñan con generar empleo y crecer. Con ellos desarrollamos un catálogo de productos y estamos repicando esa información para incentivar el mercado de sus productos y fortalecer el comercio y la economía local. A la par con ello estamos trabajando con empresas grandes y consolidadas en la fabricación de dispositivos y elementos para el sector salud y ayudándoles en su promoción y en el contacto con regiones, entidades y empresas que los están comprando en sus procesos de reactivación económica.

¿Qué viene para el futuro de la Sociedad de Mejoras?

La entidad continuará siendo ese puente entre el sector privado y la ciudad y el departamento en la atención de sus necesidades, seguiremos apoyando la atención de esta emergencia y soñando y planificando y ejecutando grandes proyectos en los cuales trabajamos sin desfallecer. Por ejemplo el Plan Maestro Matecaña, en alianza con la firma Ospinas y Compañía, que estamos muy próximos a culminar la etapa de prospeccción inmobiliaria y el estudio de mercado para entrar en la fase de gestión de inversionistas para desarrollar el proyecto frente al Aeropuerto Internacional. Este será el proyecto más importante de la región, el cual contribuye al desarrollo económico y social, el cual será de uso mixto en donde convergen comercio, logística y hotelería que potenciarán el aeropuerto y lo consolidarán como el mejor de la región ubicado en Pereira como una ciudad mundial. Se trata de un proyecto inmobiliario inmerso en un gran jardín botánico dentro de la ciudad, que reconoce la riqueza ambiental y del entorno. Además la transformación de El Vergel en un gran parque metropolitano, donde la gente pueda disfrutar de un espacio público de calidad, de un entorno verde y ambiental en la cuenca del río Consota.

¿Y se está pensando, además, en la proyección de la región?

Estas son las dos grandes apuestas de la Sociedad de Mejoras para la ciudad, donde coincidimos con los actores públicos, con las autoridades y con los actores del sector privado pasa materializarlos. Así mismo estamos trabajando con Pro-Risaralda, que es nuestro tanque de pensamiento, de la mano de la red nacional Pro y las agencias de desarrollo, en estrategias de generación de empleo formal y de calidad.

Deja un comentario