La Procuraduría Regional será un despacho de puertas abiertas y sin citas previas

Mauricio Alberto Sossa García, un abogado quindiano con especializaciones en derecho comercial y gerencia pública, así como una amplia trayectoria en el sector público, es el nuevo Procurador Regional de Risaralda. Sossa García, quien desde hace cerca de un año se venía desempeñando como Procurador Provincial de Pereira, reemplaza a Ernesto Amézquita, trasladado a la Jurisdicción Especial de Paz, JEP. Con el nuevo funcionario hablamos sobre sus retos al frente de tan importante posición.

¿Cuáles son sus expectativas al asumir este cargo?

Desde hace once meses venía ocupando el cargo de Procurador Provincial en Pereira. La Procuraduría no solo debe actuar en materia disciplinaria, que es como el lado maluco de la entidad, el Procurador Fernando Carrillo ha tratado de darle un viraje totalmente diferente a la visión de la gente sobre la Procuraduría y ese es el lado preventivo. Vengo con el reto muy grande de impulsar esos procesos disciplinarios, porque sabemos que hay una comunidad que -de una u otra manera- está exigiendo de parte de las autoridades el impulso de esos procesos por diferentes quejas que se presentan. Pero también es el reto de trabajar en forma mancomunada con las instituciones en la función preventiva. Es  hacerle un acompañamiento a las entidades, aquí no entramos ni a co-administrar ni a dar órdenes, pero sí a advertir de ciertos comportamientos o situaciones que si se pueden corregir redundarán en beneficios de la entidad y de la comunidad.

¿En la parte preventiva, qué se puede hacer desde?

Voy a dar un ejemplo. El año pasado llegó una queja acerca de unos pliegos en una licitación que apenas se iba a abrir y como Procurador Provincial fui hasta esa alcaldía y me tomé la responsabilidad de hacerle observaciones al proyecto de pliegos porque consideraba que había unas situaciones que no permitían la participación y pluralidad de oferentes. Esa entidad territorial acató las directrices de la Procuraduría, lo que permitió que muchos más oferentes participaran. Le doy otro caso: una señora manifestó que se había ganado un proceso pero que cierta Alcaldía no se lo quería adjudicar. La Procuraduría intervino y finalmente esta señora del común se ganó dos procesos de mínima cuantía. Esa es la función preventiva, es el brazo derecho de la comunidad, pero es claro que no podemos partir de la mala fe de los funcionarios y en ningún momento como Procurador he hecho eso. Pero gracias a Dios, mi trayectoria me ha permitido ser muy ecuánime y responsable en las decisiones.

¿También se podría pensar en una labor educativa?

Me gusta mucho esa pregunta porque como Procurador Regional así lo pienso y es una secuela más de lo que está haciendo el Procurador General de la Nación a través de los Diálogos Sociales. Es un modelo que queremos bajar acá al territorio y eso implica ir a las instituciones educativas, a las entidades territoriales, tener contacto con los medios, para que las personas conozcan más de esa función de la Procuraduría, de lo que queremos hacer y de cuan importantes son los ciudadanos para la labor que hacemos en cualquier área. Es la tarea de acercar más la comunidad a la Procuraduría como garantista de los derechos humanos y fundamentales, así como de la protección del patrimonio público, del medio ambiente. Tenemos los ojos centrados en el territorio y eso nos ha permitido que las decisiones se vayan filtrando por el camino que es.

¿En la parte disciplinaria hay muchos procesos acumulados?

En el país se vive una coyuntura en materia de justicia y sería malo entrar a juzgar si hay o no mucho trabajo represado. En la evaluación que he hecho de los funcionarios que hay en esta dependencia encuentro personal muy calificado y parte de la estrategia que utilicé en la Procaduría Provincial, la cual sirvió para evacuar muchos procesos, sacar muchos fallos disciplinarios una vez se llevó a cabo la labor de priorización de los mismos. En ello vamos a actuar con equilibrio, rectitud y honestidad. De eso sí pueden estar seguros, seré un Procurador que va a actuar en derecho.

¿Hoy la gente tiene más confianza en la Procuraduría?

Considero que sí. El trabajo que ha hecho el Procurador General  a nivel nacional, de acercar a la comunidad a la Procuraduría es bueno, pero claro que hay personas o sectores que no lo ven bien, pero no podemos desconocer que se ha dado un viraje total en materia de derechos humanos, en el proceso de paz. La gente siente esa confianza en la Procuraduría y prueba de ello es la cantidad de personas que van a al despacho. Mire le cuento una anécdota: una señora fue a poner una queja porque frente a su casa un carro llevaba toda la mañana sonando la alarma y que ese ruido los tenía enloquecidos. Qué bueno es decir que la gente confía en la Procuraduría y aquí hay un factor muy importante y es el respeto con las autoridades.

¿Cuál va a ser la posición de la Procuraduría en el tema de la elección en la Cárder?

Como abogado uno encuentra una situación de éstas totalmente anómala, no es normal y mirando el asunto a nivel nacional esto no se ha suscitado. Desde el despacho del Procurador se ha tomado atenta nota y por eso las últimas recusaciones han sido resueltas a tiempo. En esta última recusación, los consejeros se tomaron cinco días, que es lo que les da la ley para pronunciarse y enviarla al despacho del Procurador. Creo que el Procurador General va a estar en la próxima sesión en aras de que cualquier situación que se presente se resuelva ahí mismo. Yo pienso que más allá de cualquier otro interes, aquí hay un interés público que es el medio ambiente.

¿Se le seguirá haciendo seguimiento al proceso?

Yo no soy pereirano, pero en estos once meses he aprendido a enamorarme de este territorio y el llamado que hago a todos los actores políticos es a que bajemos un poco las manos y dejemos que esto fluja en beneficio del territorio y de las generaciones que están pendientes de las decisiones que se toman. No podemos permitir que el territorio o las fuentes hídricas se acaben y ahí estará la Procuraduría para garantizar que el proceso de elección de director se haga en los términos de ley y para hacerle acompañamiento a todas las decisiones ambientales.

¿Al asumir el cargo qué mensaje quiere enviar a los ciudadanos?

Es un mensaje de confianza, de institucionalidad, de transparencia y de garantía de los derechos tanto de los disciplinados como de los diferentes actores, con la tranquilidad para la sociedad de que toda decisión que se tome será estrictamente ajustada en derecho, que nadie vaya a pensar que son decisiones políticas o amañadas o interesadas. Soy un hombre creyente y cuando lo digo no es para creer más, sino precisamente para reconocer que soy pecador, pero le pido mucho a Dios que me de sabiduría para ser ecuánime en todas las decisiones. Y decirles a todos que ésta es una Procuraduría de puertas abiertas, mi despacho nunca estará cerrado salvo que tenga una audiencia, no soy de citas: el que llegue será atendido. Le he dicho a mis funcionarios: cuando las personas van a la Procuraduría es porque tienen una necesidad, uno no va a simplemente a molestar, así que bienvenidos.