La crisis actual podría generar un fenómeno inflacionario y afectar nuestro poder adquisitivo

El mundo aún no se repone del impacto que causó el pasado lunes la caída vertical del precio internacional del petróleo y su efecto inmediato en el comportamiento de las principales bolsas de valores. Esta situación es el resultado de un conflicto de intereses entre dos países productores, Arabia Saudita y Rusia, lo que evidencia el caracter tan volátil que reportan tanto el mercado bursátil como el del petróleo. Y ello se verá reflejado, necesariamente, en el incremento del monto de la deuda externa del país que está tasada en dólares, en mayores costos de las importaciones y en una pérdida notoria en el poder adquisitivo de la moneda colombiana. Sobre estos temas, hablamos con el profesor de la Universidad Cooperativa de Colombia, Pedro Antonio Torres, economista y magister en educación.

¿Cuál fue la causa del descenso de la cotizacion del dólar?

El fenómeno de la caída del precio del petróleo es un problema de la nueva geopolítica del mundo, el conflicto que existe por el control de la producción entre Arabia Saudita y Rusia. En economía, cuando aumenta la oferta los precios se caen. Arabia Saudita soltó alrededor de 10 millones de barrilles de petróleo al mercado -que ningún país está en capacidad de hacerlo en un día- y esa cantidad de petróleo hizo que el precio cayera y va a seguir cayendo mientras persista esa relación tensa entre Arabia Saudita y Rusia.

¿Cómo califica la actual crisis del petróleo y su efecto en las bolsas del mundo?

Esta es la peor caída del precio del petróleo desde 1991, eso impactó notablemente las bolsas de valores del mundo, es decir que se afectó todo el mercado de capitales cayendo a un promedio del 10% lo cual es una barbaridad. Inicialmente este es un problema geopolítico que va a persistir entre tanto continue la confrontación entre estos dos países, que son grandes productores del crudo. El origen del problema es el control por la producción y Arabia Saudita anunció ayer que puede bajar el precio mucho más y es posible que llegue a menos de los 30 dólares, lo cual sería funesto para la economía colombiana.

¿Esta situación de crisis mundial cómo puede afectar a Colombia?

Ese fenómeno afecta ostensiblemente y de manera grave al paía. Por ejemplo, la caída del precio del petroleo hará que Ecopetrol deje de recibir alrededor de $ 200.000 millones por cada dólar que baje la cotización del barril de crudo y la tributación de todas las empresas que están vinculadas en la cadena del petroleo se reduciría en cerca de $200.000 millones. Así que estamos hablando de que si la situación persiste, en una semana Ecopetrol dejaría de recibir cerca de un billón de pesos y el tributo colombiano se afectaría en otro tanto. Eso implica un desajuste total en el presupuesto nacional porque todos los proyectos se organizaron con base en una cotización del dólar de $ 3200 y un precio del petróleo fluctuante entre 40 y 50 dólares por barril.

¿Y cómo se verá afectada la deuda externa colombiana?

Ante una caída de esas, el país está sometido a un grave problema porque su deuda externa, que ha estado relativamente controlada, era a noviembre del 2019 de 73.000 millones de dólares. ¿Con un dólar a ese nivel se imagina a cómo está hoy esa deuda? Recordemos que la deuda externa estaba calculada a una cotización del dólar de $ 3.200 y ahora con este incremento de $600 por dólar, el nivel de esa deuda externa se puede elevar de manera considerable.  Entonces para Colombia, por deuda externa y por el pago de importaciones, la afectación es de proporciones.

¿Cuál va a ser el impacto de esta crisis en el ámbito regional?

La mayoría de nuestras empresas productoras usan materias primas importadas, incluso los importadores de tecnologías están frenados, porque es difícil hacer un presupuesto de importación cuando teníamos un dólar a cerca de $ 3.400 a un dólar que en menos de una semana subió a $ 3.800. Ese mayor costo de importación, si las empresas lo hacen, inevitablemente deberán traducir ese nuevo alto precio al consumidor. En consecuencia los productos que tienen materias primas importadas van a subir y que también tengan que reajustar el transporte, los medicamentos, entre otros. Sino se corrige ese problema geopolítico entre Arabia Saudita y Rusia, eso va a generar un fenómeno inflacionario en Colombia y, por supuesto, el poder adquisitivo de la moneda colombiana cada vez se va a ver más afectado.

¿En Colombia, cuando baja el precio del petróleo porqué no rebaja el de la gasolina?

En el país tenemos una ecuación para el cálculo del precio de la gasolina, lo lógico sería que si cae el precio del petróleo inmediatamente debía impactar en el de la gasolina, pero en el gobierno del presidente Álvaro Uribe el Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, se fijó una ecuación para calcular ese precio la cual está ajustada a variables nacionales e internacionales, entre ellas el comportamiento de las bolsas, los mercados de capital, la producción, la inflación, etc. Son cerca de 60 variables que inciden en el precio de la gasolina, entonces es una mera ilusión el tener un precio más bajo de la gasolina, de pronto como alivio podría anunciarse una rebaja de $ 100 o $ 200 dado el fenómeno de hoy. Pero esta es una especulación mía y esperemos que así sea, sinembargo debería sentirse un mayor impacto de la rebajona del precio del petróleo en el precio de la gasolina.

¿A eso se deben sumar los altos costos de producción de combustibles en el país?

Claro que los costos de producción de la gasolina en Colombia son supremamente altos y esto se debe agregar el hecho de que en esta situación de crisis, como una paradoja, el salvador de Colombia podría ser el vecino país de Venezuela, pero dadas las condiciones de la política actual eso está descartado y éste podría ser material para otro tipo de análisis. Pero lo cierto es que Venezuela es un gran productor de petróleo y que está alineado con los árabes, o sea que en el portafolio de los árabes está la producción de petróleo venezolano. Para Colombia sería un alivio tener ese vecino proveedor, pero por ahora las condiciones para ello no son las mejores. Así que esperemos a ver como solucionamos el problema acá entre nosotros.

¿En este escenario, qué le recomendaría a los poseedores de dólares y a los importadores?

El que tenga dinero y esté pensando en comprar dólares, esa no es mi recomendación. Porque si bien hoy la coyuntura está en que el precio del dólar está alto y muchos estarán pensando en adquirir esa moneda porque está subiendo, pero esa es una cuestión de coyuntura y el mundo no resiste esas revaluaciones. El Banco de la República es una entidad autónoma y en cualquier momento puede efectuar una “intervención sucia” a la tasa de cambio -así se llama- y poner un precio del dólar distinto al de la economía del mercado, lo que sería una medida extrema. De pronto el que invierta ahora unos millones de pesos en la compra de dólares a $3.800, es posible que mañana la cotización sea de $3.600 y ahí estaría registrando una pérdida muy fuerte. Particularmente yo no recomiendo ese ejercicio porque las monedas y las divisas son muy volátiles y como están amarrados a un mercado también muy volátil como este del petróleo, en el momento en que se solucione el problema geopolítico allá y el precio del crudo empiece a recuperarse, la cotización del dólar comenzará a desprenderse.