La apuesta por un consumo socialmente responsable del proyecto «Compremos local»

Una de las principales lecciones que va a dejar la pandemia del Coronavirus, es que nada va a ser igual que antes. Y eso toca tanto con la dinámica económica y laboral, como con los gustos y las tendencias de los consumidores, el mercadeo digital, el uso de plataformas tecnológicas para pedir y pagar los productos, en fin… Si bien hoy por hoy son muchas las empresas que están al borde de la quiebra y otras tantas las que han cerrado operaciones, quienes aspiren a sobrevivir a la actual crisis humanitaria y social deben reinventarse y adaptarse a la nueva realidad mundial, la cual golpea con mayor rudeza a las pequeñas y medianas empresas, que son las que más empleos generan, pero posiblemente las que menos estaban preparadas para estas circunstancias. Desde Pereira, se han venido haciendo esfuerzos por ayudarles a los emprendedores en esta transición, a través de ejercicios innovadores como «Compremos local», según nos cuenta el consultor empresarial May Murillo, cofundador de esta iniciativa.

¿Qué es, exactamente, Compremos Local?

Es una plataforma que lleva seis años en la ciudad trabajando por el emprendimiento pereirano y del Eje Cafetero. Nuestra labor se basa en tres cosas: 1o. Construir modelos de economía colaborativa en donde los emprendedores y las instituciones cooperen entre ellas para potenciar la economía de la ciudad  a través de eventos de formación, ruedas de negocios, Networking, ferias y otras actividades. 2o. Tenemos una herramienta tecnológica que apoya la transformación digital de productores, PYMES y emprendedores, les ayuda a tener una herramienta que les permita comercializar, administrar y posicionar sus negocios. Es una aplicación que está disponible en PrestoAPK y en AppStore en donde las personas las pueden descargar y encontrar la oferta local de emprendimiento. 3o. Trabajamos promoviendo el consumo socialmente responsable como una acción de transformación del país donde cualquier persona que esté pendiente de volver a la plaza pública, mirar al respaldo de los productos para establecer que realmente sean hechos de manera local en Colombia y que consuman gastronomía local con lo que están haciendo que el dinero circule en la misma región, ayudando a la generación de empleo y al fortalecimiento de estas empresas.

¿Cómo se vislumbra el panorama económico hoy?

Hay un diagnóstico un poco más profundo respecto de este panorama. Colombia basa sus ingresos en la biodiversidad, en tres líneas: la extracción de hidrocarburos, el turismo y el sector agrícola, las cuales se están desplomando lentamente. El tema del aislamiento social, que se espera sea por unos 18 meses, va a originar una caída impresionante del turismo. El turista que llega, por ejemplo, a los termales de Santa Rosa activa el consumo en hoteles, transporte, gastronomía, regalos y demás, pero todo ese dinero va a dejar de circular en la región. A nivel agrícola, estamos importado el 32% de los alimentos, actualmente se están perdiendo cosechas de frutas en Boyacá y las multinacionales no le compran al campesino local y prefieren importar con los beneficios tributarios sin aranceles.

¿Como vislumbra el escenario para el sector agropecuario?

Por este tema de las importaciones y por el hecho que los campesinos no estén conectados a la cadena productiva hace que se pierdan semillas, el relevo generacional del campo sea cada vez es más lento y va a llegar un momento en que el campo va a dejar de ser tan productivo por las pérdidas que está dejando, lo que llevaría a los campesinos a dejar de sembrar para vender y lo van a hacer para consumo propio. Y esto va a generar mucha inflación porque entre más se traigan productos importados, que se rigen por el dólar, más caros van a ser los alimentos. Los expertos en economía estiman que este proceso puede traer hasta 6 puntos de inflación en el segundo semestre por la desaceleración económica.

¿Y qué cree Usted que va a pasar con el empleo?

En el país casi el 92% del empleo lo generan las pequeñas y medianas empresas y entre las PYMES hay sectores que se van a desplomar, por ejemplo, el entretenimiento y el ocio, los bares y cantinas, que esperan caídas del 90%. En Pereira hay muchos empresarios que ya no aguantan la situación y están cerrando. Pasa lo mismo con los sectores gastronómico y turístico, que son de los renglones más afectados por el aislamiento obligatorio. Muchos de los emprendedores no estaban en los escenarios de la transformación digital, nunca se tomaron en serio el estar en las redes sociales, entrar en las aplicaciones o plataformas digitales y demás. En esas condiciones se prevee que en Pereira la cifra de desocupación va a volver a subir a los dos dígitos, porque haymuchas empresas que no va a aguantar las nóminas que tenían y están produciendo a menos del 30%, por ejemplo los restaurantes.

¿Qué alternativas y qué salidas hay frente a este panorama?

Lo que hemos estado trabajando con los emprendedores es que lo primero que debemos hacer es reinvertarnos y adaptarnos rápidamente a la nueva realidad. Y eso va en un escenario de información, los emprendedores deben definir si congelan, si cambian el modelo de negocios, si se adaptan al contexto. Hay, por ejemplo, empresas que se dedicaban a la manufactura no esencial, sobre todo moda, ropa y accesorios, cuyo consumo está caído, empezaron a mirar que hacían con sus plantas de producción y está ahora dedicadas a hacer insumos de bioseguridad, tapabocas, tapetes desinfectantes. Es muy importante entender que las empresas no solo son las ideas, los proyectos, las máquinas, sino también son los mismos emprendedores. Y la capacidad que tengan de observación y de adaptación que van a encontrar oportunidades.

¿Ello implica además un profundo cambio en el escenario comercial?

Hay otro escenario importante y es entender que ésta nueva dinámica comercial trae también un nuevo consumidor, el cual va a pensar muy diferente, va priorizar la compra de alimentos, las prioridades serán la alimentación, nutrición y salud y con el tema de «quédate en casa» van a aumentar los servicios a domicilio y los pagos electrónicos, para lo cual muchos emprendedores no estaban preparados. Por eso en la transformación digital la tecnología debe ser un aliado que les permita automatizar su procesos y que estén presentes en todos los escenarios y canales posibles de comunicación digital para que se puedan apalancar y posicionar. De hecho desde «Compremos local» asesoramos esos procesos y les ayudamos a implementar el e-commerce, desde nuestra propia herramienta o con el desarrollo de herramientas propias.

¿Pero sobre todo que se fortalezca aún más el consumo de productos locales?

Hay que seguir promoviendo la sensibilización sobre la importancia de ayudar a los emprendedores desde el consumo local. Hay muchas alternativas que están promoviendo y articulando en el país donde se está trabajando es el tema de la sensibilización y concientización del consumidor. Existen unas pérdidas importantes en Boyacá en las cosechas de frutas y se está haciendo un ejercicio de promoción de las compras a los campesinos, así que estamos apoyuando esas organizaciones y ayudándoles en eso y buscando que la gente cambie la gaseosa por el jugo de frutas, dos a tres veces por semanas. Esto tiene que ver, principalmente, con la adaptación, la innovación, la transformación digital y seguir trabajando colectivamente para promover el consumo local.

¿En este escenario que papel juegan los mercados campesinos y agroecológicos?

Los mercados agroecológicos son ejercicios basados mucho en el voluntario, en iniciativas empíricas y con pequeños productores campesinos, que son unos de los más afectados por el confinamiento del Coronavirus. Muchos de ellos salían de sus fincas solamente dos o tres veces al mes a comercializar en esos mercados sus pequeñas cosechas o los productos transformados como la miel, los granos y demás. En esta etapa de cierre, por ejemplo, los campesinos de La Florida o La Bella que tienen la mora y que puedan vender por internet son muy pocos. Por ello lo que estamos haciendo desde «Compremos local» es ayudarles en ese proceso y en un mes en nuestra aplicación vamos a integrar una plataforma solamente para mercados agroecológicos donde la gente pueda pedir a domicilio.

¿Qué ha pasado con esos mercados?

A la mayoría esta situación de crisis nos tomó por sorpresa y sin estar preparados, aún más a los mercados agroecológicos. En Pereira hay varios como el de la Cuenca del Río Otún, el de Parque Gaitán, el de Frailes y el de la Universidad Tecnológica que es el más grande y el más fuerte con unos 60 a 70 productores locales. Estos cuatro son los que más movimiento generaban. Por ello casi todos los pequeños productores en este momento están parados porque los mercados no se están haciendo. Por ello estamos evaluando para apoyarnos en el escenario digital en donde algunos de ello se han podido adaptar rápido, como el Mercado Agroecológico El Cogollo, una iniciativa apoyada por institucionalidad local, el cual está sacando algunos paquetes para vender a domicilio.

¿El otro componente es el relacionado con la manera de sobrellevar el confinamiento?

En esta nueva dinámica hay ejercicios muy complicados, por ejemplo el hecho que la vida laboral, social y familiar se va a comprimir a un solo espacio y eso va a tener afectaciones psicológicas y afectivas para las que hay que estar muy preparados. Nosotros en el trabajo que hacemos con los emprendedores es para crear también hábitos de vida saludables, poder tomar el sol, hidratarse bien, realizar pausas activas, estar tranquilos. Tenemos que entender que en la generación de pánico es donde más se afecta el sitema inmunológico y esto está bloqueando a muchos emprendedores y entonces no aparecen las ideas, ni las soluciones y muchas personas se frustran. Y en ese proceso de frustración es donde comienzan a cometerse muchos errores.

¿En ese sentido, cuál es su mensaje para emprendedores y compradores?

Estamos muy enfocados en que si potenciamos las personas y ayudamos a generar soluciones, seguramente vamos a poder sostener muchas empresas que sobrevivan a  esta crisis, muchos empleos que ellos generan y cada vez vamos ir ganando más consumidores responsables. El mensaje es para todos es generar: ante cualquier cosa que alguien pueda comprar tiene dos alternativas: seguir llenando los bolsillos de las multinacionales o buscar las alternativas locales que están allí esperando para atender la demanda local.

Instagram: @ compremoslocal

Facebook: compremos local

Web: www.compremoslocal.com

 

Deja un comentario