¿Hacia dónde va la salud pública en Risaralda?

La recuperación del Hospital San Jorge de Pereira, el fortalecimiento de los hospitales de segundo nivel de Dosquebradas y La Virginia, la reactivación de la red de centros de salud, la apertura de un hospital materno-infantil y la puesta en servicio de un centro de rehabilitación de la drogadicción, fueron definidas como prioridades para el sector en reunión que el Gobierno de Risaralda sostuvo esta semana con el Ministro (e) de Salud, .Iván Darío González. El Secretario de Salud, Javier Darío Marulanda, indicó que muchas de estas acciones ya están en marcha como es el caso del hospital San Jorge a donde la secretaría ha desplazado 16 funcionarios, el gobernador ha despachado desde allí y se está ejecutando la estrategia RETO: Radicación y recuperación de cartera, Emprendimiento especial para recuperar clientes, Transparencia y Oportunidad

¿Qué acciones prioritarias quedaron definidas con el Ministro?

Esta reunión nos deja muy satisfechos, él había venido hacía cuatro meses en la pasada administración y había dejado unas tareas por realizar, las cuales nos evaluó a nosotros en 15 días que llevamos de gobierno, y en las que hemos avanzado suficiente: tenemos una mesa técnica permanente en el hospital San Jorge acompañando los procesos de contratación, financieros y administrativos y, sobre todo, dando respuesta a los hallazgos de las Contralorías General y Departamental y la Superintendencia de Salud. El Ministro encontró una gran disposición de parte del Gobernador, un equipo técnico de la Secretaría de Salud que conoce cual es la situación y creo que de la mano de la Secretaría, la Superintendencia y del Ministro que se comprometió a sacar adelante el hospital y la red pública, lo vamos a lograr.

¿Qué plazo se han fijado para evaluar los avances?

Con el hospital San Jorge vamos en el día a día, estamos logrando algunas metas en el componente administrativo y financiero, en la calidad y en la contratación, se abrieron 50 camas que estaban cerradas, estamos recuperando el mercado y retornando algunas EPS que se habían ido y eso es muy importante para el hospital, es decir un mercado que le pueda pagar y que no dependa solo de un solo cliente como ahora que es Medimás y se pusieron unas metas de resultados muy concretos a 19 de febrero cuando volverá el Ministro de Salud con la Primera Dama.

¿Ese día se tomarán medidas concretas sobre el futuro del hospital?

El San Jorge tiene tres componentes importantes: el primero, es una alerta amarilla que se declaró meses atrás por parte del actual gerente por falta de presupuesto y de recursos por lo cual se cerraron algunos servicios, que esperamos levantar a corto plazo. Segundo, la medida de vigilancia especial que estableció la Superintendencia de Salud a seis meses, con ellos hemos venido trabajando y encontrando muy buenos resultados, un alto compromiso del gobierno departamental y es posible que esta medida no se lleve ese tiempo. Tercero, que el hospital abra de nuevo los servicios, retorne el mercado y, lo fundamental, que haga un control de los gastos y los costos en su desempeño como si fuera una empresa privada.

¿Qué se ha avanzado en cuanto al regreso de Asmet Salud?

Esta es una de las EPS que se fue del hospital San Jorge en unas circunstancias complejas de mercado. Asmet Salud maneja regimen subsidiado y el artículo 16 de la Ley 1122 plantea que éste regimen en los departamentos como mínimo el 60 % debe estar contratado con la red pública, es parte de la garantía para que funcionen los hospitales públicos, pero en este momento no está cumpliendo con ese porcentaje, están en un 35 %. Entonces le estamos exigiendo que lo cumpla. Hay unos requerimientos de ellos en cuanto a precios, tarifas y calidad que el san Jorge deberá cumplir como si fuera un privado.

¿Cómo será ese retorno?

Asmet Salud va a retornar en un compromiso que se hizo con Gustavo Aguilar, presidente de la EPS, y su equipo con quienes nos reunimos el miércoles, con un proceso que se llama Las Rutas. El modelo de salud cambió y se ha a trabajar a través de rutas, San Jorge va a operar la ruta materno-perinatal para Asmet Salud en un modelo que se lanzará en ocho o quince días y será el primer paso para que esta EPS retorno al hospital.

¿Y qué va a pasar con la deuda pendiente de esta EPS?

El departamento ha hecho un ejercicio grande y las deudas que tenía con Asmet Salud se las ha cruzado con el hospital San Jorge, a través de contratos de cesión, y esa deuda en este momento no es tan alta. Necesitamos dos cosas fundamentales: que Asmet Salud retorne y pague a tiempo y que Medimás no se retire pero que sí pague, porque no podemos seguir atendiendo toda su población pero que solo pague el 35 % de lo que se le factura. En ese frente también trabajamos el miércoles en una mesa con los directivos nacionales de Medimás.  Allí el Ministro y los delegados de la Superintendencia de Salud fueron contundentes con Medimás y se les dio un plazo perentorio de un mes para tener resultados frente a una cartera que llega a los $ 45.000 millones.

¿Al Ministro (e) de Salud se le planteó también la reapertura de los centros de salud?

Son 64 de los cuales no hay más de 15 que estén funcionando, lo cual va en detrimento del sector y la descentralización de la atención en salud la tenemos que promover,

y procurar llegar a las comunidades y no que la gente se desplacen y se concentren en la atención en Pereira porque esto tiene costos en tiempo y en dinero, no hay que olvidar que la oportunidad, la accesibilidad y la calidad se tienen que dar en el sitio donde la gente se enferma y hay muchas enfermedades que se pueden resolver desde un buen puesto de salud o desde la capacidad resolutiva de un hospital de primer nivel. El Ministro, el Director de Prestación de Servicios del Ministerio yel Gobernador decidieron hacer un inventario de los puestos para saber en qué condiciones están y qué les falta para hacer un análisis de red y mirar la viabilidad, sostenibilidad y posible apertura y dotación de ellos, trabajando en alianza con las universidades que tienen docencia en enfermería y en medicina.

¿El Ministerio también ha planteado acciones para reducir enfermedades mentales asociadas al consumo de drogas?

Como región, el Eje Cafetero está punteando en el consumo de sustancia psicoactivas, tenemos municipios del Área Metropolitana en donde en los últimos dos años casi se han doblado los porcentajes de consumo, especialmente de heroína.  Hay algo muy claro: no queremos mezclar la atención de las enfermedades mentales con la atención de la drogadicción, que van de la mano y puede ser manejadas por el hospital Mental, pero creemos que no deben estar en el mismo sitio. El Gobernador anunció esa iniciativa y el Ministerio se comprometió a apoyarlo y uno de los sitios donde antes se realizaba esto sin el componente técnico ni la ayuda del Estado se recuperará para realizar un centro de atención CADRI para la rehabilitación de quienes estén en esta situación.

¿Se ha solicitado apoyo para el hospital materno-infantil?

En nuestro plan de desarrollo estamos planteando que las enfermedades de los niños no deben entrar por la misma puerta que las de los adultos. La Primera Dama está liderando este proyecto en el que hay un gran compromiso por parte del equipo técnico. Incluso se ha planteado la posibilidad de habilitar en el hospital San Jorque un bloque completo, con una entrada especial, para que opere como hospital materno-infantil. Con el Ministerio realizaremos una mesa de trabajo a finales del mes para proyectar este hospital.

¿Qué se ha proyectado hacer con los hospitales de Dosquebradas y La Virginia?

El Ministerio de Salud ha hecho grandes aportes para la infraestructura hospitalaria. En La Virginia se está ampliando el área de urgencias por atiende mucho trauma. En Santa Mónica de Dosquebradas son múltiples las obras que se están haciendo, allí se adquirió un tomógrafo para resolver problemas con imágenes diagnósticas, este es un municipio de 220.000 personas  que requiere un hospital que le resuelva esa problemática, además de los usuarios de Santa Rosa y Marsella. Queremos fortalecer los segundos niveles, con procedimientos quirúrgicos permanentes y con especialistas básicos, como lo ha hecho Santa Mónica que tiene siete subespacializaciones en odontología y 18 en medicina, cuando la norma habla de solo cuatro. Es un hospital que podemos nombrar como modelo en cuanto a la prestación de los servicios de salud, pero el de La Virginia se nos ha quedado un poco atrás y en él tenemos los ojos puestos porque necesitamos que crezca para prestar los servicios a los municipios de occidente.

1 comentario en “¿Hacia dónde va la salud pública en Risaralda?”

  1. La tarea más grande es formalizar la prestación del servicio en donde hay otro foco de politiquería con la contratación de personas a través de empresas temporales.( Palabras del Alcalde de Santa Rosa de Cabal).

    Este es el cancer que afecta a toda la salud y no solo en Risaralda me imagino que en toda Colombia por que esta manejada por la Politiqueria la cual viene desde su cabeza principal.

Los comentarios están cerrados.