El pesebre, la expresión más representativa de las tradicionales navideñas

Todo en el apartamento que el padre Belisario Ospina Vargas comparte con sus dos hermanas en el centro de Pereira respira a pesebres. Desde la entrada misma al edificio hasta la puerta principal de su vivienda están adornadas con una belleza representación del natalicio de Jesús. Y en el interior del apartamento, decenas de pesebres, de todos los tamaños, los colores y las formas hacen parte de una colección de la cual se enorgullece, con justa razón, el padre Ospina Vargas. Pero la reconstrucción central de esta tradición navideña corresponde a un inmenso pesebre que ocupa buena parte de la sala y el comedor de la vivienda, en donde más de un centenar de figuras reconstruyen, paso a paso, la natividad de Jesús. Y, para completar, otras imágenes de gran colorido y valor artístico hacen parte del Evangelio de la Infancia, que en 14 estaciones relatan los primeros días del niño Dios, desde la anunciación por parte de los profetas Isaías y Juan Bautista. Con el padre Belisario Ospina, hablamos sobre el significado y la importancia del pesebre, en el inicio de las novenas de navidad.

¿Desde cuándo comenzó esta colección de pesebres?

Desde hace unos 20 años acá en Pereira, pero desde muy niños en la casa de nuestros padres nos enseñaron a vivir la navidad, precisamente, desde el pesebre que es la mejor representación del nacimiento del Señor en lo humano y desde ahí cambia toda la historia de nosotros los cristianos que vivimos desde la iglesia-

¿Cuál es, exactamente, el significado del pesebre?

Es mostrar la manera como Cristo se hizo hombre. O mejor, la manera como Dios en Cristo se hace hombre desde la humildad, la sencillez, en Belén que era un pueblo de campesinos, de gente pobre, de pastores que eran los más despreciados. Todo esto para indicarnos, hoy más que nunca, que si queremos encontrarnos en Cristo tenemos que partir desde la sencillez y desde la humildad.  Y tener una iglesia que muestre su pobreza en el sentido del desprendimiento y la entrega al compromiso cristiano.

¿De cuántas piezas está compuesto este pesebre?

Yo creo que pasamos de unas 170 piezas y la idea es que el pesebre tenga lo fundamental que son las imágenes del nacimiento del Señor al lado de San José, la Virgen y los pastores que son lo más importante después de la gruta de Belén y los Reyes Magos. Son las tres personalidades del pesebre, en donde se destaca más que todo por las ovejas y los pozos puesto que era una tierra desértica. A los pesebres muchos acostumbran ponerles agua y ríos, pero mire que era una zona de desierto. Este pesebre tiene unos 10 pozos y la arquitectura de las casas más o menos como de la época. Las imágenes son en madera y revestidas con yeso. Esta colección ya tiene unos 15 años, más o menos en Pereira. Pero me ha tomado mucho tiempo ir, poco a poco, buscando las imágenes.

Esto se complementa con el Evangelio de la Infancia. ¿Cuál es su significado?

Son catorce estaciones que evidencian episodios de la vida de Cristo y la infancia de Jesús, comenzando con los profetas Isaías y Juan Bautista, que fueron los que anunciaron y prepararon la venida del Señor. Y luego cada uno de los episodios de su infancia, como la Anunciación, cuando Jesús se encarna en María con el anuncio del Ángel.

¿Dónde y como adquirió estas representaciones del Evangelio de la Infancia?

Cada año he ido coleccionando las imágenes que van saliendo de los pesebres y las íbamos adquiriendo. Esto se ha ido armando por etapas, cada año una y luego otra.

La del censo y empadronamiento, que motivaron la ida de José y María a Belén es la más grande…

Sí, ellos tenían que ir a empadronarse al pueblo de donde era José y María, que eran de Belén, y en ese viaje aparece Jesús. Como dice el Evangelio allí llegaron los días del parto.

¿Usted tiene otra colección parecida al Evangelio de la Infancia?

Sí, es la vida pública de Jesús que también tiene unas 14 estaciones. En esta comenzamos con el episodio cuando Jesús se presenta en la sinagoga, luego el primer milagro en las bodas de Canaan y todos los más grandes episodios en su vida, como el sermón de la Montaña, la elección de los 12 apóstoles, luego la pasión y muerte del Señor, hasta su resurrección.

¿Porqué es importante que los hogares católicos se elabore el pesebre?

Porque es una forma como tenemos de hacer la catequesis con los niños. Por eso es tan importante que regrese esta tradición a los hogares, dado que en muchas familias se han cambiado el pesebre y muchas imágenes de nosotros los católicos por otros cuadros y otras imágenes. Creo que la mejor catequesis para los niños en familia, es esto del pesebre y de la infancia de Jesús, que es ese primer contacto que tenemos nosotros como cristianos con los hijos.

¿A qué está dedicado ahora, padre?

Yo trabajo con encuentros matrimoniales, ya tengo 31 años en esta actividad, y estoy convencido que lo que la familia no de, no lo da nada. Sería muy bueno que en esta navidad volvamos a la humildad, a la sencillez y a la pobreza de espíritu porque hoy nos está matando tanto materialismo y aquí aprendemos valores humanos. Nosotros creemos que la religión es mucho rezar e ir a misa, pero estamos perdiendo lo fundamental que es inculcar y sembrar valores humanos que es la base del cristianismo. Desde que Cristo vino al mundo esto cambió porque, precisamente, la base del cristianismo es la humanidad, por eso es tan difícil hoy porque estamos muy deshumanizados.