El gobernador electo de Risaralda, Víctor Manuel,  pone los puntos sobre las íes

El salvamento del hospital San Jorge, la posible intervención de la Cárder para rescatarla del estado en que se encuentra, la entrega al departamento de la concesión vial Pereira – La Virginia, son algunas de las prioridades que acometerá Víctor Manuel Tamayo Vargas, una vez asume la Gobernación de Risaralda para el período 2020-2023. Con el mandatario electo hablamos sobre su futura gestión de gobierno, a sólo ocho días de asumir el cargo.

¿Ya tiene definido su equipo de trabajo?

Hemos avanzado considerablemente en la definición de varios nombres de personas con mucha experiencia y veteranía, que tienen el conocimiento y la trayectoria para poder delegarles responsabilidades y exigirles resultados.

¿Así mismo ya está conformando el bloque de diputados en la Asamblea?

El pasado sábado tuvimos la oportunidad de realizar una reunión con un número importante de diputados, nueve, que van a ser la base de un grupo de trabajo que más allá de una coalición lo que pretendemos es poder articular con ellos, dentro de sus funciones y competencias, el apoyo necesario para poder lograr sacar adelante importantes proyectos para el departamento.

El hospital San Jorge va a ser una de sus prioridades, aunque no tendrá al frente de él al doctor Juan Carlos Restrepo. ¿Cuál va a ser su gestión allí?

Lamenté profundamente que el doctor Juan Carlos Restrepo, por circunstancias personales, no aceptara la gerencia del Hospital San Jorge. Era una gran opción porque es un hombre con un gran conocimiento, de todas maneras va  a estar apoyándonos desde otra área y vamos a aprovechar su experiencia. Lo que hemos venido haciendo es explorando y mirando la persona adecuada para sacar al San Jorge del sismo en que se encuentra, que es más delicado de lo que la comunidad cree.

¿Eso quedó en evidencia con el informe de Vigía Cívica?

Agradezco enormemente el compromiso con la ciudad, el departamento y el hospital por parte de Vigía Cívica que es un grupo muy competente e independiente, integrado por personas que no tienen querer distinto que el de aportar para salvar al San Jorge. Tuve la oportunidad de reunirme con ellos y la verdad que quedé tristemente sorprendido, porque a lo que yo ya conocía se sumaron elementos que ellos tienen en donde, sin lugar a dudas, es deplorable la situación del hospital.

¿Además del salvamento del hospitales, cuáles van a ser sus prioridades?

Queremos aportarle a que los proceso que tienen que ver con la inversión de regalías sean, efectivamente, en procesos que se reflejen en inversión social. Yo no soy amigo de seguir haciendo estudios y diagnósticos, me parece que eso es despilfarrar unos recursos que bien se pueden utilizar en temas como el agroindustrial, la vivienda, la educación. De hecho he venido mirando cómo retomamos el tema de «Risaralda profesional», yo quiero hacerle una gran apuesta a este programa para que un número grande de estudiantes pueda tener acceso a las universidades públicas y privadas. Con el ánimo de trabajar en ese esquema.

¿Es partidario de entregar la concesión Pereira-La Victoria por 30 años más?

Con el alcalde de Pereira quiero lograr la posibilidad de que la concesión y el peaje de Cerritos no se les entreguen a otro privado, sino que -como lo hemos visto en sus proyecciones- con los mismos recursos y en menos tiempo podamos hacer más obras, que simplemente apostarle a una concesión que lo único que  prometer es hacer una doble calzada entre Cerritos y La Virginia, la cual nos vamos a pasar 30 años pagándola por la vía del peaje. Yo no estoy de acuerdo con eso y me opongo contundentemente a ese tema y veo un gran compromiso del alcalde de Pereira, Carlos Maya, para poder lograr que el gobierno nacional nos entregue esa concesión en una figura que ya está inventada y dando sus resultados en el departamento de Santander. Si nosotros logramos hacerlo con ese esquema podremos apostarle a vigencias futuras, por ejemplo para hacerla doble calzada La Postrera-El Pollo, una obra de gran impacto para el departamento.

¿Cuándo se define esta concesión?

Estamos pendientes de que en los primeros días de enero se pueda tomar una decisión. Yo he visto el acompañamiento a esta iniciativa de la clase parlamentaria, los gremios -no he visto el primer gremio que se oponga a idea- y creo que si logramos sacar este proyecto adelante, de la mano del Alcalde de Pereira, vamos a ver una gestión muy importante que se va  a ver reflejada en grandes obras para el departamento.

¿Cuál es su visión sobre los nuevos constructores de los megacolegios?

Me reuní con la directora del Fondo Educativo, que tiene que ver con la construcción de los megacolegios y le expresé que no compartía la manera tan ligera como se están tomando decisiones en ese sentido porque ahí lo que observo es improvisación. No tiene razón de ser que cuando hay colegios que se pueden recuperar con menos recursos, por cualquier otra circunstancia se decida hacer un colegio en otro sitio.

¿La decisión de readjudicar la construcción de los colegios que no se ejecutaron ya está tomada?

La funcionaria estuvo en Pereira, presentó unos contratistas pero no se han firmado las actas de inicio y le pedí el favor que se abstuviera de hacerlo. Tenemos concertada una reunión en los primeros días de enero para decirle que a mí no me importa quien sea el contratista pero sí me importa que esos recursos sean bien utilizados. Por ejemplo, el caso del colegio Labouré de Santa Rosa, a una cuadra de la plaza principal, el cual se puede recuperar con los mismos recursos o con menos, sin necesidad de construir una nueva sede en las afueras de Santa Rosa en un sector que técnicamente no cumple con los requerimientos. Yo les he dicho: ¿porqué razón tienen que estar pensando en construir un colegio acabando con una cancha de fútbol sabiendo que donde hoy está el colegio se puede mejorar?. Y como el Departamento de Risaralda no es un convidado de piedra sino un actor de primer orden que aporta el 30%, le pedí el favor de esperar a reunirnos con los Alcaldes y revisar el procedimiento.

¿Ya construyó alianzas de trabajo con los nuevos alcaldes?

Si, tuvimos la oportunidad de realizar un evento la semana pasada con sus esposas y con quienes van a ser sus Gestoras Sociales y estuvimos compartiendo algunas iniciativas, veo una muy buena articulación y disposición, y les expuse proyectos que tengo en mente. Así como lo hicieron Pereira, Dosquebradas y La Virginia con el Catastro Multipropósito Metropolitano, yo quiero apostarle al catastro para los 11 municipios restantes, para que haya una actualización catastral lo que generará importantes recursos a los municipios. Ellos lo ven con muy buenos ojos y esa es una de las cosas que vamos a incluir en el Plan de Desarrollo.

¿Qué va a pasar con la Cárder? ¿Qué piensa hacer con ella?

A uno como risaraldense le da dolor lo que ha venido pasando con la Cárder. Es vergonzoso que la Corporación Autónoma Regional de Risaralda hoy aparezca en el primer lugar en investigaciones disciplinarias, algo malo está pasando allá. Y cada vez que se va a elegir director hay una dilación porque se presenta una recusación o una tutela para aplazar esa elección. Yo le digo una cosa, a sabiendas de que pueda haber personas que no estén de acuerdo conmigo, pero sí ese tema va a seguir así yo soy partidario de que el Ministerio del Medio Ambiente intervenga a la Cárder. Porque no hay derecho a que lleguemos ya casi a tres años de interinidad, de utilizar a la Cárder como un botín burocrático, yo creo que la finalidad de la Cáder es otra, pero se ha perdido su imagen, su importancia.

¿Considera que la Cárder ha perdido su rumbo?

La Cárder otrora fue un referente ambiental supremamente importante. En mi primer mandato fuí invitado a España a recibir el premio para Risaralda como Bosque Modelo para el Mundo y nuestro departamento sigue siendo el único en el país con esa distinción, como reflejo de su ejercicio y su compromiso ambiental. Pero hoy, desafortunamente, es una institución que no da muy buena credibilidad.

¿Cómo recibe el departamento al concluir el proceso de empalme?

He estado muy juicioso en ese sentido, lo estoy haciendo con detenimiento y no quise ser -simplemente- un formalismo, aspiro a terminar pronto para tener una visión de cómo está hoy el departamento, donde uno desafortunadamente encuentra circunstancias que no son tan buenas y que ameritan ser corregidas.

¿Para los risaraldenses cuál es su mensaje de navidad y año nuevo?

Reitero al pueblo de Risaralda, a quienes acogieron mi propuesta mi gratitud perenne y decirles a quienes no lo hicieron que esa página política ya pasó el 27 de octubre, que hoy hay un Víctor Manuel Tamayo con criterio, con responsabilidad y con un sentido universal de entender que vamos a gobernar para todo un departamento, sin ningún sesgo ni consideración política  esperando que podamos trabajar de la mano, no solo desde el sector público, sino desde el sector gremial, el privado y el comunitario para entender que son muchos los retos que tiene este departamento.