El Eje Cafetero se consolida como uno de los grandes atractivos para el turismo

El turismo en la zona del Eje Cafetero ha venido experimentando unos indicadores de crecimiento sostenibles, los cuales pueden ser mucho mejores en la medida en que Caldas, Quindío y Risaralda actúen como región e integren una oferta turística mucho más amplia y atractiva para los turistas, en especial para los visitantes extranjeros. Así lo consideró Juan Pablo Vélez Peña, director ejecutivo de ANATO – Capítulo Eje Cafetero al analizar con EL DIARIO el comportamiento de este sector en el año que termina. Se estima, indicó, que al cierre del 2019 los departamentos que conforman el Paisaje Cultural Cafetero alcancen una cifra récord de visitantes extranjeros superior a los 53.000 viajeros que tuvimos en el 2018. Con Vélez Peña, quien asumió este cargo a mediados del año en curso, hablamos sobre los logros y avances del turismo en la zona cafetera.

¿Cuál es el balance con que cierra el turismo este año?

A nivel nacional este fue un año complejo para el turismo, no obstante se cierra con cifras positivas aunque no con los porcentajes de crecimiento tan altos como los que venía teniendo el sector y que estaban entre el 8 y el 10 %. En esta ocasión van a estar entre el 3 y el 4 %. Lo más complejo ha sido, sobre todo, en los últimos meses del año: primero, por un alza muy fuerte del dólar que llegó a alcanzar niveles preocupantes lo que afecta la salida de colombianos al exterior; segundo, cerramos el año con el paro nacional, que uno esperaría que no afectara tanto la llegada de turistas extranjeros, pero hay que recordar que el turismo receptivo, sobre todo los extranjeros que llegan a Colombia, se mueve mucho por el tema de percepción. Sin embargo, vamos a cerrar en términos de turismo emisivo, que son los colombianos que salen al exterior, entre el 3 y el 4 % con una cifra cercana a 4.4 millones de nacionales que viajaron a otros países, y el turismo receptivo, con un 2 al 3 % de crecimiento, es decir unos 4.3 millones de turistas extranjeros que llegan al país.

¿Y cuál ha sido el comportamiento a nivel regional?

En turismo el Eje Cafetero no para de crecer. Realmente ese es un ejemplo de turismo para Colombia, para todas sus regiones, el Paisaje Cultural Cafetero que integran cuatro departamentos. Aún no tenemos cifras consolidadas del año, pero a octubre de este año íbamos en 45.000 turistas extranjeros que había llegado a los tres departamentos, de los cuales 27.000 corresponden a Risaralda, lo que representa un 60 % del total de visitantes del exterior, cifra jalonada principalmente por el Aeropuerto Internacional Matecaña que mueve el 75 % de los pasajeros de todo el Eje Cafetero.  El año pasado se cerró con 53.000 turistas extranjeros, lo que había sido una cifra récord, y en este esperamos con una cifra aún mayor, es decir que aún marcamos un récord en la llegada de turistas a la zona cafetera. Risaralda, obviamente, está en el primer lugar, mientras que Pereira es la ciudad más visitada de todas las del Eje Cafetero, con alrededor de 21.000 extranjeros que llegan a la región en el año.

¿Y en cuánto a la llegada de turistas nacionales?

Esto se mide, sobre todo, por el movimiento de los aeropuertos. Los terminales terrestres manejan algunas cifras, pero no siempre son turistas. El Aeropuerto Internacional Matecaña cerró el año pasado con 1.800.000 personas movilizadas, tanto de salida como de llegada, y este año se espera llegar a un récord de 2.000.000. Luego sigue el Aeropuerto Internacional El Edén de Armenia con unas 500.000 pasajeros movilizados y el Aeropuerto La Nubia de Manizales, que no es internacional, que mueve unas 300.000 personas al año.

¿Este crecimiento se puede medir también por la ocupación hotelera?

Ese tema le corresponde más a COTELCO, pero los niveles de ocupación vienen aumentando, a pesar de que hubo varias cancelaciones por efecto del Paro Nacional. De acuerdo con cifras de COTELCO, Risaralda fue uno de los departamentos más afectados por esas movilizaciones. Más o menos se tiene una ocupación promedio entre el 56 y el 58 % en los hoteles de Risaralda, que es una cifra positiva que está alrededor del promedio nacional.

¿Qué es lo que hace al Eje Cafetero atractivo para los visitantes?

Hay muchos atractivos que vienen consolidándose cada vez más en los tres departamentos: los parques temáticos, que mueven sobre todo el turismo nacional, como lo son el Parque del Café, Panaca, el Bioparque Ukumarí, el Parque Consotá, los Termales de Santa Rosa de Cabal. A su vez, el turismo extranjero, proveniente de Europa y Estados Unidos, se mueve más por el turismo experiencial, es decir, ir a los pueblos como Filandia y Salento, al Valle del Cocora, el volcán nevado de El Ruiz, el avistamiento de aves que viene creciendo cada vez más y, de hecho, es un tipo de turismo bien rentable para la región. El turismo experiencial en los municipios viene también acompañado por el tema gastronómico, recorridos por las zonas cafeteras. El turista extranjero tiende a huirle al turismo masivo y busca más experiencias exclusivas, auténticas y especializadas en lo que esa persona quiere.

¿Este crecimiento turístico tiene algún riesgo evidente?

Esto es un tema muy importante desde ANATO venimos haciendo un llamado para que no se cometan los errores que en materia de turismo se han cometido en un municipio como Salento, aunque es positivo tener un municipio como éste, pero hay aspectos que no tienen control, como lo es la informalidad cuyo control es uno de los retos gigantescos que tenemos ahora. Alrededor del 60 % de la economía turística en Salento es informal y eso afecta gravemente no solo a los operadores, a los hoteles y a los restaurantes, sino a todo el sector de la economía , dado que el renglón turístico es de los que más generan dinámica económica en el Eje Cafetero y en el país.

¿La situación actual de Salento (Quindío) es ya un reflejo de esa situación?

La informalidad ha afectado muchísimo y eso golpea destinos turísticos como Salento donde prácticamente se ha constituido en un municipio proyectado para 7000 habitantes, pero que en un fin de semana en temporada alta pueda llegar a recibir entre 150.000 y 200.000 personas que demandan vías, servicios públicos domiciliarios, alojamientos, parqueaderos y toda la oferta ambiental que se ve afectada por la llegada masiva de turistas. Los municipios de Risaralda que conforman la ruta de Pueblos con Encanto y Pijao, en el Quindío, que están favoreciendo el llamado turismo slow o lento, que es un tipo de turismo más exclusivo, más sostenible, más saludable, más de intercambio o de interacción con la naturaleza y con la comunidad en forma armónica. Eso es lo que estamos priorizando desde ANATO.

¿La tarea además de combatir la informalidad es garantizar la calidad del servicio?

Por supuesto. Y esa es una labor más de los gremios, por ejemplo nosotros desde ANATO hemos priorizado el tema de la profesionalización de las agencias de viajes. Nuestra asociación tiene ya 70 años trabajando por el sector turístico en general y, específicamente, en representación de las agencias de viajes y turismo. Solo en el Eje Cafetero tenemos más de 60 agencias asociadas, que son las que representan un sello de garantía para el sector y para el viajero a la hora de realizar sus viajes. Hay que recordar que una agencia de viajes no es solo la que envía colombianos al exterior sino la que capta y recibe a los turistas extranjeros que llegan a nuestro país. Y, por supuesto, desde los gremios le apostamos mucho a la profesionalización.

¿Y en eso han venido trabajando de la mano de los gobiernos locales?

Este año la gran apuesta de ANATO en el Eje Cafetero ha sido precisamente esa: la profesionalización y la gobernanza del turismo, que ha sido como mi bandera. Nosotros no le estamos pidiendo a los gobernantes que nos permitan gobernar el turismo, lo que queremos es que ellos no gobiernen solos porque no tienen el pleno conocimiento del sector, como nosotros lo tenemos en el sector privado, los gremios, los empresarios que son los que viven a diario el sector y saben a ciencia cierta cuáles son sus necesidades. Así que pretendemos que entre todos establezcamos cuales son las prioridades y las necesidades para el sector turístico. Eso es lo que le hemos pedido a los gobernantes en tres grandes foros de turismo que realizamos en Armenia, Manizales y Pereira tanto con los candidatos a Alcaldías y Gobernaciones. Los mandatarios electos, Víctor Manuel Tamayo como Gobernador y Carlos Alberto Maya como Alcalde de Pereira se comprometieron con el sector turístico con 15 líneas específicas.

¿Esto hace pensar que el 2020 será mucho mejor para el turismo regional?

Claro. Y en la medida en que entendamos que esto es un tema regional, pues mucho mejor. Todavía percibimos que persisten ciertos regionalismos que, en últimas, al turista extranjero no le interesa. A la hora que un visitante del exterior llegue a lo que consideran la zona cafetera, no les interesan las divisiones geográficas sino que lo hacen con la intención de visitar el Valle del Cocora, los Termales, unos pueblos muy bonitos, una oferta gastronómica muy típica distinta y exclusiva de Colombia. Y en la medida en que nosotros entendamos eso, que somos somos una sola región, cuatro departamentos bajo la bandera del Paisaje Cultural Cafetero -patrimonio de la humanidad- por supuesto tendremos una oferta turística mucho más diversificada, mas integral y completa.