El Batallón San Mateo, un aliado permanente de la seguridad en Risaralda

Después de tres años y medio de vinculación a la región, primero como Comandante del Batallón de Instrucción No. 8 en Santa Rosa de Cabal y luego como Comandante del Batallón No. 8 de Artillería Batalla de San Mateo, el Teniente Coronel César Augusto Rojas López se propone hacer entrega del cargo para asumir desde el próximo años sus nuevas responsabilidades como Director de Aplicación de Normas de Transparencia del Ejército Nacional. Al frente del San Mateo será reemplazo por el Teniente Coronel Wilson Caicedo Benavides quien llega del Departamento Logístico del Ejército y en los años 2015 y 2016 ejerció como segundo comandante del batallón en Pereira. Con el Teniente Coronel Rojas López hicimos en EL DIARIO un balance de su gestión y de las funciones que le fueron asignadas en el Ejército Nacional.

¿Cuáles serán sus nuevas funciones en el Ejército?

Es una dependencia en la cual se articulan todos los procesos de transparencia como su nombre lo dice: campañas en pro de este tema que se volvió tan mediático a nivel institucional. A finales de enero estaré haciendo presentación en el Comando del Ejercito.

¿En lo que corresponde a su gestión en el Batallón Batalla de San Mateo, cuáles fueron sus tareas más importantes?

Se presentaron muchos retos. Uno de los principales, era establecer una buena comunicación con las comunidades indígenas en el sector de Pueblo Rico, creo que después de esa minga de Bacorí que pasó en el 2017, donde hubo una situación delicada con la retención de los policías y demás. Era como un acercamiento más directo con los indígenas, creo que fue un éxito poder articular cualquier situación que se presentara en el territorio. Al Gobernador Indígena, a las cabezas visibles de allí y a estas comunidades, que son muy vulnerables, les hemos prestado la mayor atención en cualquier requerimiento que ellos nos han dado, emitido y creo que este ha sido uno de los logros más significativos para el Ejercito Nacional.

¿En qué consistió esa labor social?

La Compañía Plan Meteoro fue el articulador principal de esto. Este grupo de soldados interactuó de primera mano con ellos, se logró hacer acompañamientos tanto a la Gobernación como a la Alcaldía para que pudieran articular esos esfuerzos y todos los apoyos que iban hacia la comunidad en cuanto a salud, alimentación y en temas de infraestructura. Son unos procesos muy largos, pero que se han ido consolidando poco a poco. Este acercamiento con las comunidades y con la comunidad triétnica especialmente en Santa Cecilia donde un grupo Plan Meteoro hizo visible la labor del Ejercito Nacional en la parte social en este corregimiento, porque se unieron, trabajaron por el sector y por las vías, con una presencia permanente de estos soldados que nos ha permitido dar una sensación de seguridad creíble en esa jurisdicción.

¿En materia de acciones militares del Ejército, cuál es el balance?

El balance en estos dos años de trabajo son 42 desmovilizados de estructuras del ELN que delinquen en el Chocó, redes de apoyo al terrorismo y demás. En cuanto a capturas de grupos de delincuencia organizada y delincuencia común organizada hicimos un trabajo muy articulado y coordinado con la Policía y con la Fiscalía General de la Nación. El año pasado fueron 56 capturas y este año llevamos 99 capturas de desmantelamiento de grupos delincuenciales organizados y comunes organizados, todo esto girando en torno al microtráfico en los diferentes municipios. Esto ha permitido que las autoridades locales de esos lugares puedan ejecutar unos planes de trabajo bien diseñados para minimizar el consumo de estupefacientes en los municipios

¿Y en cuanto a extorsión y secuestro?

En este campo el Grupo Gaula del Eje Cafetero ha liderado unas campañas muy impresionantes en los diferentes municipios, han llegado a los comercios y a las viviendas con la campaña “Yo No Pago, Yo Denuncio”, logrando una cifra aproximada de $ 800 millones dejados de pagar en extorsión. Tenemos un fenómeno muy particular en la jurisdicción: las llamadas carcelarias y mucha gente se ha dejado llevar por estas llamadas intimidantes pero también nos han denunciado a la línea 147 lo que ha permitido dejar de pagar esos dineros. Así que si alguien recibe una llamada de esa naturaleza debe denunciarlo al Gaula para realizar un trabajo de inteligencia. Esos son dineros dejados de pagar a estructuras delincuenciales que lo único que hacen es dañar la seguridad y la tranquilidad de todos los pobladores, pero el trabajo informativo del Grupo Gaula ha permitido que no se paguen estos dineros.

¿Aún existen dificultades en la frontera con Chocó por la presencia subversiva?

Allí a pesar de que hemos tenido problemas de restricción como muy bien lo sabemos por el tema de las comunidades indígenas, en oportunidades estos Gobernadores nos han permitido el ingreso, hemos llegado hasta sus comunidades y realizado patrullajes en estos sectores fronterizos con el Chocó. No hemos detectado presencia de grupos organizados allí, pero no podemos descartar la presencia de redes de apoyo al terrorismo. La red de apoyo al terrorismo es un persona simplemente del común que no está armada, no está uniformada pero si tiene un celular, pasa información de que el Ejercito está en este sector, de quien va a subir la remesa, es decir la parte logística y la posible inteligencia que puedan hacer estas redes hacia los grupos armados organizados que delinquen en el Chocó o en los límites con nuestro departamento, pero gracias a Dios esta presencia constante del Ejercito Nacional ha permitido que estos grupos armados organizados no lleguen nuevamente a nuestro departamento

¿Y qué destacaría en cuanto a cifras de logros de su gestión?

Además de los 42 desmovilizados y de las capturas, es el tema de esa presencia institucional, de esa confianza que tienen los risaraldenses con el Ejercito Nacional. Creo que no son las cifras un valor intangible pero que ha permitido y ha logrado aumentar esa red de participación cívica y que nos están informando en cada momento y en tiempo real que está pasando en el territorio risaraldense y la posible presencia de grupos, de robo de ganado y demás.

¿En qué consiste el Plan Navidad que ya está en marcha?

El Plan Navidad Bicentenaria tenemos dispuesto un dispositivo de 450 hombres, estos soldados están trabajando día y noche en puestos de control en los principales ejes viales como lo es Pereira-Medellín por el sector de La Virginia y San Clemente (Guática) y por la vía Pereira- Quibdó. Tenemos constantemente presencia del Ejercito sobre estos principales corredores viales, además en los corredores secundarios hacia los municipios. La invitación a los risaraldenses y a los turistas a que se puedan desplazar con total tranquilidad y con total seguridad de que su Ejercito está en la vía y que pueden hacerlo de manera segura.

¿Le queda alguna frustración o alguna tarea que no pudo lograr terminar?

Muchas frustraciones y trabajo pendiente con la comunidad, porque ese llegar a la comunidad ha sido de vital importancia, eso ha permitido crear una sensación real de seguridad, así como el acercamiento con los líderes comunales, los presidentes de Junta de Acción Comunal, trabajar de la llave y de la mano con ellos ha sido muy vital. Eso se ha visto en diferentes municipios y veredas, como por ejemplo en la vereda El Congo de Belén de Umbría donde doña Chila, la presidenta de la Junta de Acción Comunal, y la profesora Idaly trabajaron de la mano con nosotros y la propia comunidad ayudó a hacer esos trabajos, mediante mingas de trabajo comunitario de la mano del soldado para arreglar las vía, el parque y la escuela. Pudimos hacer un bonito trabajo, un trabajo modelo, en la vereda modelo en El Congo.

¿Cuál es su mensaje a la comunidad en esta temporada?

Un saludo de navidad y de próspero año 2020, de que pueden confiar en su Ejercito Nacional, una institución garante de los derechos humanos, que siempre está presta para apoyar en cualquier situación ya bien sea de orden púbico, ya bien sea de calamidades como lo pasado aquí en el municipio en El Portal de la Villa. Allí  estuvimos presentes con nuestro grupo de atención de desastres, bueno a trabajar de la mano con la comunidad. En el 2020 deseándoles los mejores éxitos, este es un departamento que lo llevo en el corazón, la ciudad de Pereira que acoge a todos los extraños y los hace suyos y eso me lo llevo para toda la vida.