Con diez ejes estratégicos comenzó a marchar la RAP del Eje Cafetero

Actualmente en el país están operando cinco Regiones Administrativas de Planificación, entre ellas la RAP del Eje Cafetero que es una de las de más reciente creación, junto con la de la Amazonía. En este organismo, que tiene jurisdicción en los tres departamentos del Eje Cafetero, se han definido diez ejes estratégicos sobre los cuales se ha puesto en marcha un plan de trabajo que contempla numerosos proyectos de impacto regional. Acerca de estos temas y de las perspectivas sobre las cuales están marchando la RAP del Eje Cafetero, hablamos con su gerente el ingeniero quindiano Uriel Orjuela Ospina.

¿Cómo va la puesta en marcha de la RAP del Eje Cafetero?

Realmente la RAP arrancó desde cero, como lo han hecho todas las demás. Ya pusimos a funcionar la oficina en Armenia, en la carrera 12 No. 22-37 segundo piso, en un edificio de propiedad de la Gobernación del Quindío, mediante un contrato de comodato. También existe el equipo básico de arranque y estamos desarrollando una serie de actividades tendientes a la elaboración del plan estratégico de la región, que no es otra cosa que el Plan de Desarrollo de la RAP para los próximos 16 años.

¿Cuál es, fundamentalmente, el objetivo de la RAP?

En principio es la integración de tres departamentos, Caldas, Risaralda y Quindío, que buscan visionar -a través de diez ejes estratégicos- el desarrollo de la región. Se trata de proyectos supra-departamentales que no riñen ni compiten ni con los departamentos ni con los municipios, son iniciativas de muy largo aliento, a través de ejes estratégicos como infraestructura, competitividad e innovación, turismo y Paisaje Cultural Cafetero, gobernanza del agua y medio ambiente, sostenibilidad ambiental, seguridad y educación. En ese orden de ideas, la RAP del Eje Cafetero lo que hace es la suma de esfuerzos para manejar proyectos de muy largo aliento.

¿Proyectos como cuáles?

En el caso del sector de la infraestructura tenemos el sistema de aeropuertos, con tres aeropuertos en la región; las plataformas logísticas del Eje Cafetero, la terminación de la Autopista del Café que es la columna vertebral que nos une, el proyecto del Tren de Cercanías, una ciclorruta que empalme las tres capitales. En fin, se trata de una serie de obras que tienen un interés en el marco de la región cafetera.

¿Los nuevos gobernantes le dieron luz verde a estas iniciativas?

Los Gobernadores tienen un total compromiso de seguir y de hecho en sus respectivas posesiones estuvieron acompañados y finalmente hicieron una declaratoria de continuar trabajando unidos. Aquí la visión es de más largo aliento y como se trata de proyectos muy grandes dificilmente un departamento es capaz de jalonarlos solo. Esta es una región compuesta por tres departamentos y 53 municipios con unas características muy particulares dentro de las RAP que existen en Colombia. Somos cinco RAP, en donde la nuestra y la de Amazonía, creada a finales del año pasado, son las más nuevas.

¿Además de los proyectos de infraestructura, qué otros hacen parte de la agenda de trabajo?

Tenemos uno muy importante que es el de Turismo y Paisaje Cultural Cafetero, en el tema del turismo vamos a elaborar el plan de desarrollo turístico de la región y en cuanto al PCC algunos proyectos que nos den la fortaleza para darle sostenibilidad a la declaratoria de patrimonio de la humanidad que tenemos. Ahí hay proyectos muy puntuales que están formulados desde hace rato, como el de “Pueblos Mágicos”, y temas del Paisaje Cultural Cafetero donde vamos a interactuar con el Valle del Cauca. Este tipo de proyectos lo denominamos inter-RAP, en donde intervienen varias RAP. La RAP del Pacifico propuso hacer un corredor histórico, cultural y turístico aprovechando las fortalezas que tenemos en el Eje Cafetero.

¿Estas iniciativas hacen parte del Plan Nacional de Desarrollo?

Sí, afortunadamente se hizo la gestión en la formulación del Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Iván Duque. Hay unos proyectos más específicos ahí y esos tienen un arranque muy importante porque ya están en el Plan, lo cual quiere decir que van a tener recursos. Figuran en él las tres plataformas logísticas del Eje Cafetero, turismo naranja, infraestructura para la competitividad que incluye los proyectos que mencioné antes, una ciclorruta de integración, Paisaje Cultural Cafetero, desarrollo rural integrado, el Eje del Conocimiento con todos los temas de educación en donde están aprobados los planes de Risaralda y Caldas, el plan estratégico educativo para la región y falta el del Quindío; la gestión de postconflicto urbano incluyendo los problemas sociales y de seguridad, microtráfico, inclusión, seguridad y convivencia y gobernanza del agua y medio ambiente.

¿La ciclorruta corresponde a la iniciativa que ha liderado Hernán Meneses, hoy Secretario de Planeación de Manizales?

Sí, precisamente esta semana tuvimos una reunión con el doctor Meneses en Manizales para ponernos de acuerdo porque hay dos proyectos que pareciera que se cruzan: uno es la ciclorruta que se tiene pensado hasta ahora aprovechando la antigua banca del ferrocarril  y el otro proyecto que están liderando las Cámaras de Comercio, en especial la de Pereira, que es el tren de Cercanías. De éste no sabemos cuál va a ser la ruta y hay que empezar por hacer los estudios de factibilidad para definirlo. El que está incluido en el Plan Nacional de Desarrollo es el de la ciclorruta de integración.

Usted mencionaba que ya hay cinco RAP en el país ¿cuáles son?

Todas ellas llevan más o menos tres años y son: la RAP Central conformada por Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima; la RAP del Pacífico en donde figuran los departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Chocó; la RAP del Caribe con los siete departamentos de la Costa Atlántica; la RAP del Eje Cafetero con Caldas, Quindío y Risaralda, y la RAP de la Amazonía, que es la más reciente creada a finales del año pasado, conformada por Guaviare, Guainía, Putumayo, Caquetá, Amazonas, Huila y Vaupés.

¿Es posible que dos o más RAP se unan alrededor de proyectos conjuntos?

Sí, efectivamente. Tenemos mucho que trabajar, en especial con la RAP del Pacífico, no solo en temas de conectividad y logística, sino también en campos como el turismo y el Paisaje Cultural Cafetero. Tenemos muchos temas que llamamos Inter-Rap y que los vamos a trabajar de la mano, particularmente con la RAP del Pacífico y algunos temas con Tolima que hace parte de la RAP del Centro.

¿En cuanto a recursos, personal y proyectos está garantizado el funcionamiento de la RAP?

Los recursos de funcionamiento sí están garantizados, las gobernaciones hacen un aporte anual del 0.7 % de los recursos de libre destinación. De ahí en adelante viene la gestión de recursos que hagamos para los proyectos, los estudios y las consultorías, no solo bajo las líneas de financiamiento del gobierno nacional sino que también estamos explorando el camino de la cooperación internacional y la posibilidad, en algunos proyectos, de trabajar con asociaciones público-privadas.

¿Se van también a gestionar recursos para estudios y diseños?

La única forma de acceder a recursos es invirtiendo en estudios, porque si nosotros no le presentamos a cualquier organismo los proyectos con estudios y diseños, incluso a nivel de Fase III, dificilmente nos los van a aprobar y tampoco vamos a lograr los recursos. Particularmente en los fondos del estado, en donde no le queremos competir, si así lo podemos llamar, a los gobernadores con el Fondo de Regalías, estamos pensando en otras fuentes de financiación.