Cómo navegar seguros sin caer en los riesgos de internet y las redes sociales

El Día del Internet Seguro, que se conmemoró el pasado martes, es una iniciativa que busca promover el uso seguro, responsable y respetuoso de la tecnología, especialmente por parte de niñas, niños y adolescentes, y hacer un llamado  al Estado, la industria, los medios de comunicación y la sociedad civil para que entre todos se garantice la seguridad en los entornos digitales. En esa tarea están comprometidos Unicef, la Fundación Renacer, UNICEF y Red PaPaz que han puesto en marcha un proyecto para el fortalecimiento de capacidades para la protección de la niñez frente al abuso y la explotación sexual en línea en Colombia. De acuerdo con la Encuesta de consumo de videojuegos, realizada por el DANE en 2017, el 52,3% de niños y niñas entre 5 y 12 años había consumido videojuegos. Con respecto a la frecuencia del uso de videojuegos, 22,6% lo hacía todos los días, el 47,5% varias veces a la semana, el 24,8% una vez a la semana y el 5,1% una vez al mes. Actualmente existe una gran variedad de juegos en línea que permite que las niñas, niños y adolescentes interactuen con múltiples personas (hablar y enviar mensajes de texto) y compitan. A pesar de que estos juegos pueden traer efectos positivos para el desarrollo de habilidades sociales, pueden representar, para los menores de 18 años, riesgos de ser víctimas de situaciones como sexting, grooming y sextorsión. Sobre la iniciativa del Internet Seguro, hablamos con Rafael Cendales Reyes, experto en gestión de conocimiento de la Red PaPaz.

¿Cuál es el propósito de esta alianza por un internet seguro?

El Día del Internet Seguro surgió como una necesidad al encontrarnos con una serie de riesgos a los que se enfrentan niños, niñas y adolescentes cuando navegan en entornos digitales. En particular Internet puede estar relacionado con tres tipos de riegos: 1. Contenidos, así como encontramos contenidos educativos y que pueden ayudar al desarrollo, también hay contenidos inapropiados, de tipo sexual o violento, con lenguaje inapropiado que no se recomiendan para menores de 18 años porque pueden tener implicaciones en la forma como desarrollan su concepción acerca del mundo. 2. Contactos. Internet da la oportunidad para que ciertas personas se acerquen a niños o jóvenes para pedir información privada, fotos o videos que eventualmente se convierten en material para extorsionar. 3. Conductas. El estar constantemente en entornos digitales puede estar relacionado con algunas conductas, desde el desarrollo de lenguajes inapropiados en los niños como que participen en casos de ciberacoso o que utilicen las redes sociales para intimidar o acosar a ciertas personas o que compartan información que no deben, como fotos o videos. En este campo, otra modalidad es el seguimiento de retos virales que es otra de las grandes preocupaciones que se encuentran con menores de 18 años en internet que reproducen retos con el objetivo de ganar más seguidores y algunos pueden  sufrir daños físicos.

¿Qué tan riesgosos pueden ser los video-juegos?

Los videos-juegos, por lo general, traen una serie de advertencias sobre las edades mínimas en las cuales se pueden utilizar, tienen un proceso previo de curaduría que señala qué contenidos con apropiados o inapropiados para menores de 18 años y eso lo suelen poner en sus etiquetas. Los video-juegos pueden presentar algunos riesgos, particularmente en estos tres campos: contenidos, cuando no están curados y traen información inadecuada; contactos, porque los video-juegos en línea son cada vez más frecuentes y buscan generar comunidades a su alrededor y en ellas se cuelan personas cuyo propósito es aprovechar la oportunidad de tener contactos con menores de edad y acceder a cierta información, lo que facilita delitos como el sexting, el grooming y la sextorsión; y conductas, sobre lo que hay preocupación de los padres de familia cuando sus hijos se dedican a jugar más horas de las autorizadas o abandonan sus deberes escolares.

¿Esta alianza qué recomienda como métodos de prevención?

Hay recomendaciones, de acuerdo con el nivel de intervención. Hay un nivel que va incluso desde el llamado de atención a los desarrolladores para que apliquen políticas de protección de infancia y adolescencia desde el momento en que diseñan los video-juegos en las redes en las cuales van a interactuar de tal manera que esa protección no aparezcan como algo que ocurre después de…

¿Qué pueden hacer, por ejemplo, los padres de familia?

Estos son los que deben brindar, en primera medida, la garantía y la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. A ellos les recomendamos:

1o. Que sean muy sensibles a las lógicas de desarrollo de los niños y los adolescentes. No es lo mismo un niño de cinco años con internet que un chico de 17 años, hay diferencias importantes. Así que antes de los dos años los niños no deben tener ningún contacto con pantallas, eso puede llegar a generar alteraciones en el desarrollo del niño y en algunos procesos cognitivos; de los dos a los cinco años que el tiempo máximo del contacto con pantallas sea de una hora y que estén acompañados para que puedan ayudarle a desarrollarse frente a esos contenidos y este acompañamiento debe ser más fuerte después de los cinco años en donde padres y madres puedan ayudarles a analizar los contenidos.

2o. Los niños deben tener muy claro que no todo lo que aparece en internet es cierto, que hay que ser muy cuidadosos con la información personal que se está compartiendo, que esa información no debería ser compartida con personas extrañas a no ser que cuenten con el acompañamiento y el visto bueno de los padres de familia, deben ser muy claros acerca de cuál es el horario en que pueden hacer uso de Internet y además que los dispositivos electrónicos con los que acceden a Internet estén en un lugar público de tal manera que se pueda hacer un mejor monitoreo.

¿Cómo manejar este asunto con los hijos un poco más grandes?

A los 12 años seguramente los niños van a empezar a pedir más autonomía en el manejo de las redes sociales y los dispositivos electrónicos. La recomendación en este caso para padres y madres es que dejen muy claras ciertas reglas. Hay un regla muy importante: los horarios de uso de internet, si se dice -por ejemplo- que internet solo se puede utilizar hasta las 9:00 de la noche hay que mantener esa norma como una regla muy estricta y clara. También los papás deben ser muy claros en el tipo de contenidos que aprueban y en los que no, dado que a veces los papás lo damos por hecho, porque es algo que parece obvio, pero es muy bueno hacerlo explícito y que los niños y las niñas lo sepan. Y no solo decirles qué contenidos ver y cuáles no, sino también explicarles porqué, cuáles son los peligros, para que ellos mismos los encaren cuando se presenten.

¿Es importante una comunicación fluída entre padres e hijos?

Para todas las etapas de la vida, es importante que se pueda generar un nivel de vínculo que permita la confidencialidad y la confianza entre padres e hijos, de tal manera que cuando ellos se encuentren ante material que los pueda hacer sentir amenazados tengan a quien contarle. A veces los niños y adolescentes se encuentran ante solicitudes de información con las cuales se sientan asustados, hay personas que son bastante hábiles para hacerlos sentir intimidados, pero cuando ellos tiene la confianza suficiente para contarles a sus papás es más fácil tomar cartas en el asunto.

¿Qué recomendación final puede hacerle a los usuarios?

Hay una última recomendación: compartir con salvavidas y reportar cuando nos encontramos con contenidos que vulneran los derechos de los niños, niñas y adolescentes. A veces tenemos el impulso de compartirlo para que las demás personas se enteren y generar una señal de alarma, pero esto puede causar mayor interés en el contenido y contribuir a su difusión. En estos casos es mucho mejor hacerlo en las redes sociales y en las páginas de internet en las cuales uno reportar estos contenidos para que sean retirados. Pero además contamos con una línea de reporte que se llama Teprotejo a la que puedan hacer las denuncias a través de www.teprotejo.org o en la aplicación de Teprotejo en las que pueden informar sobre este tipo de situaciones.