CHEC hace llamado al uso racional de la energía en los tiempos de cuarentena

Las medidas de aislamiento obligatorio han disparado los consumos de energía eléctrica al interior de los hogares, lo que sumado al incremento en las tarifas debido a la baja sensible en los embalses de las hidroeléctricas que se registra desde hace siete meses, han significado un aumento sensible en las facturas de los usuarios. Así lo explicó John Jairo Granada Giraldo, gerente general Chec – Grupo EPM, empresa de capital público que cubre la totalidad de los municipios de Risaralda, a excepción de Pereira. El departamento es el primero en materia de cobertura del servicio de energía en Colombia con un nivel del 99.92%, lo que significa que con sus 146.000 usuarios en las zonas urbanas y rurales solamente faltan menos de 100 casas por electrificar. En diálogo con EL DIARIO, Granada Giraldo analizó el comportamiento del consumo de energía eléctrica en Risaralda, los incrementos en los consumos durante la cuarentena y las medidas de alivio que se han adoptado para mitigar el impacto en las finanzas en los hogares y los comercios locales.

¿En condiciones normales, cuál es el nivel de consumo de estos usuarios?

Tenemos unos promedios de acuerdo con el estrato, pero estos varían dependiendo de cada persona. En el estrato 1 el promedio de facturación mensual es de $28.000, en el 2 de $35.000, en el 3 de $52.000, en el 4 de $65.000, en el 5 de $86.000 y en el 6 de $88.000. En Colombia el Eje Cafetero es el que tiene menos consumo per cápita de energía y en Latinoamérica Colombia es el país de menos consumo per cápita.

¿Durante esta cuarentena se ha disparado el consumo, en especial en los hogares?

Como la gente está concentrada en las viviendas ello ha implicado un cambio en los hábitos de consumo, la gente está acostándose más tarde y por eso los consumos son mayores. Lo hemos visto en los estrato 1 hasta un 13% más, en el 2 un 12%, en el 6 un 7% y en promedio el incremento ha sido de un 10%, el cual es alto y eso se va a ver reflejado, necesariamente, en la factura.

¿A eso se suma el hecho del incremento en la tarifas de energía?

Todas las empresas de energía del país tuvieron este problema, eso empezó en febrero. En Colombia, en donde el 70% de la energía eléctrica se produce con agua, desde el mes de septiembre del año pasado hay una baja hidrología y la mayoría son embalses que desde ese mes han bajado hasta hoy a un 32% de su capacidad. Eso ha ocasionado que se haya subido el precio de la generación de energía, que es uno de los factores que hace parte del precio del kilovatio, cuya tarifa está compuesta por seis factores: generación, transmisión, distribución, comercialización, pérdidas y  restricciones. En este caso la generación fue uno de los elementos más imporantes en la subida del valor del kilovatio a partir de febrero. Sin embargo ahora, por decisión de gobierno, se congelaron las tarifas, las cuales se estabilizaron para los meses de abril, mayo, junio y julio.

¿Pero se mantiene vigente el problema de la generación de energía?

Por ahora no le vemos una salida rápida a esta situación, porque en abril que es un mes de invierno no nos llovió y en mayo, salvo unos aguaceros que se han presentado en los últimos días en el Eje Cafetero, no hemos tenido una hidrología importante. Entonces Colombia  presenta muy bajos niveles de agua en sus embalses.

¿Esto indicaría que vamos hacia un desabastecimiento de energía?

Yo no sabría responder esa pregunta. La Ministra de Energía decía esta semana que hay mucha preocupación por los niveles de los embalses, mientras que las plantas térmicas están generando energía pero podría haber más generación térmica si eso se da. De hecho nosotros tenemos una central térmica en La Dorada y eso digamos que no sería muy conveniente, pero no sabría responderle si estaríamos frente a un posible racionamiento.

¿Volviendo al tiempo presente de la pandemia ante la disparada en las facturas, qué tipo de alivios ha establecido la Chec?

Cuando arrancamos la cuarentena por la pandemia en principio decidimos no suspender el servicio de energía a los clientes residenciales y comerciales que estuvieran en mora en el pago de la factura, tampoco hacer cobro de los intereses de mora originados por el no pago o por pago inoportuno. Y empezamos una reconexión sin costo a los usuarios que teníamos suspendidos por falta de pago, eran 2635 clientes y de ellos logramos reconectar 1400, de los cuales 522 son de Risaralda. Los otros que quedaron suspendidos o no permitieron la reconexión o el predio no estaba en condiciones para la prestación del servicio y otros factores.

¿También se optó por la refinanciación de las facturas de este mes?

Para quienes no pudieron pagar las facturas de abril y mayo, en los estratos 1 y 2 el pago se diferió a 36 meses con cero intereses y se les empezará a cobrar desde agosto en 36 cuotas. A los estratos 3, 4, 5 y 6 a 24 meses iniciando el cobro de la cuota en agosto. Hay una financiación especial para estratos 5 y 6 y comerciales e industriales, estabilizamos el precio de la tarifa por cuatro meses (abril, mayo, junio y julio) y no estamos suspendiendo el servicio a nadie. Además estamos dando descuentos por pago oportuno a quienes pueden pagar: a los estratos 1 y 2 el 10% de descuento en el consumo.

¿Las empresas de capital público pueden establecer exoneraciones o subsidios en las tarifas de esos servicios?

En el caso de este tipo de empresas como la Chec que no es de privados, nosotros  somos una empresa con capital público de un 99.9% en manos de 29 accionistas, el mayor de ellos es EPM (Empresas Públicas de Medellín) mientras que la región (Caldas y Risaralda) tiene el 20% de propiedad. Así que por esta circunstacias y en virtud de la ley 142 no podemos dar exoneración del costo de servicio de energía a nadie y tampoco podemos dar gratuidad. De hecho la circular de la Superintendencia de Servicios, el decreto 517 del Ministerio de Energía y la CREG (Comisión de Regulación de Energía y Gas) establecieron que ninguna de estas entidades pueden suministrar el servicio de energía gratuita y tampoco pueden dar subsidios. De hecho los subsidios ya están establecidos hoy: el estrato 1 tiene el 60% de subsidio en el precio, el 2 el 50% y el 3 el 15%. Pero esos recursos salen del Presupuesto General de la Nación, así que si alguien puede dar subsidios ahora son los entes territoriales (alcaldías y gobernaciones) y los Concejos Municipales que pueden crear fondos de solidaridad.

¿La Chec ha estado también presente en la región con ayudas humanitarias en esta crisis?

Hicimos un convenio con la Gobernación de Risaralda para un aporte de $200 millones, de los cuales $100 millones será en insumos médicos para los 13 municipios y otros $100 millones para la distribución de mercados.

¿En consecuencia, la recomendación es racionalizar el consumo para evitar tener que pagar facturas altas?

Es muy importante hacer uso responsable del servicio. Necesitamos que la gente controle la iluminación, que utilice luces Led o de ahorro, que la apertura de la nevera que causa el encendido del motor se haga las menos veces posible, que se use la lavadora  plena carga y que no se esté usando todos los días. Tener cuidado con esos que llamamos «electrodomésticos vampiros» que son los que tienen una luz led roja cuando no están encendidos, porque quedan consumiendo; también los cargadores de celulares y de computadores. Todo eso se debe controlar para hacer un uso racional y evitar que suba el consumo. Cuando sube el consumo, así esté la tarifa congelada, va a haber un incremento en la factura. De todos modos seguimos trabajando para llevar el servicio a todo el territorio con la mejor calidad y contamos con nuestros clientes y usuarios que mantienen una de las mejores culturas de pago en el país.

Deja un comentario