Algunos consejos para iniciar el año 2020 con energías y metas renovadas

Después de los excesos a que sometemos nuestros cuerpos en las temporadas de fiestas de navidad y de año nuevo, nada mejor que comenzar este período con energías renovadas, con metas que se puedan cumplir y con la firme intención de pasar siempre del deseo a la acción. Así que una vez finalizados los puentes de navidad, año nuevo y reyes y cuando ya empieza en firme la actividad laboral, profesional y académica, consultamos con la experta Sara Cardona, coach paraguaya radicada en Pereira, sobre la mejor manera de hacerlo. Precisamente con ese propósito, hoy viernes en el Centro Cultural Mandira se realizará una actividad denominada Meditación de Luna Llena que será orientada por Sara Cardona en el marco del Círculo de Mujeres.

Hablemos un poco sobre la importancia de esta actividad…

La luna llena atrae una energía de plenitud, generalmente hacer meditación está bien en cualquier momento, pero hacerlo en luna llena es aún más potenciado justamente por las energías de la luna. Lo que hacemos en la meditación es intencionar nuestros deseos, sobre todo en esta época del año cuando todos quieren renovar sus energías, empezar de cero, sacar todo lo que ya no necesitan, dejar atrás las cosas que los atan y les impiden crecer. Entonces, en ese momento meditamos y traemos toda esa buena energía que nos da la luna.

¿Como es una sesión de meditación de luna llena?

Allí utilizamos las técnicas del yoga inbound, un viaje hacia el interior del ser, con posturas o asanas que ayudan a la flexibilidad del cuerpo y meditaciones guiadas. Los asistentes, con los ojos cerrados, participan de una visualización e intencionando sus metas y deseos. Además hacemos círculo de mujeres, que es una especie de complicidad que hay entre las mujeres. Cuando una mujer está sola puede ser fuerte y poderosa, pero cuando estamos juntas y tenemos esa complicidad lo somos más. En ese círculo hablamos de varios temas y, en este caso, es meditación de luna llena, pero en otros círculos hacemos sanación de lazos kármicos sexuales, de maternidad y de varios temas que nos incumben.

Venimos de una época de excesos en la comida, en el licor… ¿qué hacer para desintoxicarnos?

Justamente ese es un buen punto, porque generalmente decimos: ay, comí mucho y desde ahora empiezo a comer solo lechuguita, manzanitas. Pero… ¿qué pasa adentro? Uno se olvida de limpiar el interior, a pesar de que somos un todo y debemos tener en cuenta que somos cuerpo, mente y alma. Y así como cuidamos el cuerpo, también debemos cuidar lo interior. Generalmente la meditación como tal está relacionada con la espiritualidad, la que no necesariamente es una creencia u otra. La espiritualidad es lo que cada uno tiene en su interior, por tanto lo que hacemos acá es justamente utilizar las buenas influencias astrológicas de nuestro interior y de la luna llena en este momento, aprovechando que empieza el año y que tenemos un período de luna llena.

¿Y cómo se puede lograr eso?

Invito a todos a que intencionen sus deseos, pero que no se queden solamente en desear, sino que hagan algo al respecto. O sea, si yo digo: juepucha, quiero comer mejor y entonces este año voy a empezar a comer mejor, no debemos quedarnos solo en las palabras, hay que hacerlo y ponerse en acción, ponerlo en la intención. No es solo decir, sino también hacer, ponerse metas, hay que salir, buscar, moverse. La acción es la palabra clave.

¿Cómo lograr que esas buenas intenciones se lleven, realmente, a la acción?

Poniéndose metas e intentar equilibrar todo. Esa es una palabra que, de pronto, suena muy fácil decirla, pero… ¿quién no quiere sentirse bien? ¿quién no quiere estar bien en todo sentido? Así como cuando el cuerpo se enferma y uno está quejándose en la cama, sin querer saber nada de nada, ni ir a trabajar, también cuando uno se siente internamente mal por causa de algún dolor o de una ruptura o de algún fracaso o a causa de una depresión, eso también nos lleva a querer estar encerrados, sin hacer nada. Entonces siempre la intención debe ser cuidarse en todo sentido, tanto lo externo como lo interno, ponerse metas, no quedarse solo en las palabras.

¿Hay alguna técnica para pasar del deseo a la acción?

Por ejemplo, si quiero liberarme del estrés, que es algo emocional e interno, que se extiende completamente al cuerpo. Hay personas que a raíz del estrés padecen gastroenteritis, enfermedades autoinmunes, insomnio y una cantidad de cosas generadas a causa del estrés y de aspectos emocionales. Todo está ligado, todo nuestro ser lo está, entonces hay que hacer algo al respecto. Por ejemplo, ir al gimnasio pero ser constantes, ponerse metas cortas para ir lográndolo poco a poco. Muchas veces decimos: quiero viajar, comprarme una casa, casarme… tenemos miles de metas muy elevadas, lo cual está bien y es genial, pero hay que empezar de a poco, paso a paso.

¿En estos casos qué papel juega la alimentación?

El tipo de alimentación depende de cada persona. Según la tradición médica, la alimentación vegetariana es muy importante, en especial si existe la intención de desintoxicar el cuerpo. Para quienes dicen que si no hay carne no hay qué comer, les digo que hay un montón de opciones y que en el plato no solo hay carne, siempre hay verduras, granos, salsas, proteínas vegetales como frijoles, garbanzos, lentejas…

¿Qué consejos se pueden compartir para renovar energías en este 2020?

Primero hay que dar gracias por todo lo que tenemos, ser agradecidos nos abre muchísimas puertas. Dando gratitud por lo que tenemos, así no sea lo que deseamos en ese momento, reconocemos que tenemos algo que de pronto muchas otras personas están necesitando. Luego de agradecer, hay que establecerse metas y objetivos, las cuales deben convertirse en acción y no solo quedarse en deseos y que esas acciones sean específicas. No solamente hay que decir: quiero comer bien, sino hacerlo. Hay que establecer esas acciones, que deben ser cortas para poder ir cumpliéndolas. Por ejemplo: no es decir quiero bajar 20 kilos en una semana, porque eso es imposible, pero si fijarse objetivos realizables, cumplibles y manejables.

Pero no es solo cuidar el cuerpo…

Hay que cuidar cuerpo, mente y alma. Así como uno cuida el cuerpo por medio de la alimentación, del ejercicio físico o de las visitas al médico, también hay que cuidarse en el interior, en la mente. Por ejemplo, por medio de la meditación y buscar estar tiempo con uno mismo. A veces estamos en mil cosas, como el trabajo, la casa, la familia, pero nos olvidamos de nosotros mismos. Es muy importante el amor propio, quererse uno mismo es la base de todo, porque si yo no me amo a mí mismo cómo voy a darle amor a los demás. Esto es muy importante y lo podemos encontrar dándonos tiempo a nosotros mismos. Así que hay que enfocar la energía para cada cosa: si estamos comiendo, nos enfocamos en comer; si estamos en el trabajo, nos enfocamos en trabajar; si estamos con nuestros hijos, nos enfocamos en nuestros hijos; pero si hacemos todo al mismo tiempo, estaremos haciendo las cosas a medias. Hay que enfocarse, amarse y cuidarse interna y externamente.

Instagram: @sabiduria.ancestral.femenina

Facebook: Sabiduría Ancestral Femenina