La psoriasis es un padecimiento crónico que no solo afecta la apariencia física, sino que puede comprometer otros órganos del cuerpo e impactar negativamente la calidad de vida de los pacientes.

Quienes padecen psoriasis además de vivir con las complicaciones propias de la enfermedad que se manifiestan principalmente en la piel, también se ven expuestos a otros factores asociados a esa condición, como lo es el riesgo de desarrollar Artritis Psoriásica, que se presenta usualmente 5 a 10 años después del inicio de las manifestaciones cutáneas.

En la Artritis Psoriásica se presenta desequilibrio inmunológico, en donde hay un estado de constante inflamación que afecta tanto la piel como las articulaciones. Esto puede comprometer las muñecas, rodillas, tobillos y/o los dedos de las manos y pies, generando dolor e hinchazón, esta inflamación constante puede conducir a daños permanentes en las articulaciones. Se calcula que en Colombia 225.000 personas viven con Artritis Psoriásica.

Al igual que la psoriasis, la Artritis Psoriásica es una enfermedad sistémica que, si bien presenta síntomas que se podrían considerar “superficiales”, como el dolor y la hinchazón, puede llegar a comprometer otros órganos y sistemas del cuerpo, aumentando así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o problemas en el hígado y los riñones.

Síntomas

Los síntomas de la Artritis Psoriásica, al igual que los de la Psoriasis, tienden a incrementarse y desaparecer con el tiempo, varían de persona a persona e incluso cambian de ubicación en la misma persona. Como la Psoriasis, la Artritis Psoriásica, presenta complejidades (tanto en su diagnóstico como en el su tratamiento) y requiere del trabajo en conjunto de diferentes especialistas, principalmente entre los profesionales de la dermatología y la reumatología.

Estas dos condiciones están estrechamente relacionadas, una en la piel, con un componente dermatológico (Psoriasis) y la otra con un compromiso importante de las articulaciones (reumatológica), la Artritis Psoriásica. Es por ello que la atención de estas dos enfermedades debe ser integral, complementaria e interdisciplinaria, en la medida en que se garanticen mejorías en la calidad de vida de los pacientes, bienestar y una reducción de los síntomas en piel y articulaciones.

A propósito de estas patologías y su tratamiento integral, se reunirán en Pereira los principales dermatólogos del país quienes junto a un destacado panel de expertos internacionales, compartirán sus experiencias, los avances en el abordaje y atención óptima de estas patologías.

Uno de los principales puntos que allí se tratarán hace referencia a la importancia de acelerar el diagnóstico, pues muchos de los pacientes se sienten estigmatizados debido a la apariencia de las lesiones en su piel y las dificultades en movilidad, que desencadenan en fuertes episodios de depresión, baja autoestima e incluso dificultades a nivel familiar y profesional.

Partes del cuerpo que puede afectar

Cuero cabelludo: En esta parte del cuerpo se puede evidenciar la aparación de escamas blancas, que se desprenden de su cuero cabelludo. Suele producir mucho picor y las escamas tienen una apariencia similar a la de la caspa.

Cara: Se pueden ver afectadas las cejas, la piel de alrededor de nariz, boca y las orejas. Dado que se presenta en zonas muy sensibles de la cara, se recomienda consultar con un médico para tener el tratamiento adecuado

Rodillas y codos: Son zonas donde es frecuente que se manifieste la psoriasis en placas. Pueden medir desde pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro.

Manos, pies y uñas: al afectar a las extremidades, la psoriasis en estas zonas es especialmente molesta ya que impide el desempeño de algunas tareas del día a día. En el caso de las uñas, por ejemplo, puede causar deformaciones y decoloración en algunas ocasiones.

Sobre la Psoriasis y la Artritis Psoriásica

La Psoriasis y la Artritis Psoriásica son enfermedades autoinflamatorias que comprometen de manera importante la calidad de vida de los pacientes, al generar en la piel lesiones tipo placas y descamación excesiva en codos, rodillas, palmas de las manos, además de inflamación, dolor e hinchazón en las principales articulaciones del cuerpo, como las muñecas, rodillas, tobillos y/o en los dedos de las manos y pies.

Son patologías sistémicas que de no ser tratadas de una manera adecuada y oportuna, aumentan el riesgo de sufrir de enfermedades cardiovasculares y metabólicas que desencadenan problemas en el corazón, hígado y los riñones.

604 total views, 3 views today