La Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Cárder, y una comisión del Concejo Municipal de Quinchía visitaron el predio San Pablo con el propósito de evaluar las condiciones del terreno, en el recorrido se evidenció que está en buenas condiciones para aportar con la conservación de la microcuenca Mi Ranchito, que abastece la cabecera municipal de este territorio risaraldense.

 

Eduardo Londoño Mejía, profesional especializado de la Subdirección de Gestión Territorial de la Cárder, dijo que “la sucesión natural es buena, muy dinámica, no hay afectación al predio. Sin embargo, es importante estar atentos que personas inescrupulosas ingresan al lote a hurtar madera para llevar hacia las minas que quedan en municipios aledaños”. Ante esto la comunidad puede denunciar a través de los distintos canales dispuestos en la página web www.carder.gov.co, en la Oficina Verde del municipio de Quinchía o con la Policía Nacional.

 

Este predio tiene una extensión aproximada de 49,23 hectáreas y fue adquirido por la Corporación en 1989 debido a la importancia ambiental que posee para los quinchieños. Adicionalmente, durante la visita se verificó el estado de conservación de las zonas forestales protectoras de varios afluentes menores que se han delimitado mediante acuerdo con la compañía Smurfit Kappa.

 

La Cárder hace un llamado a la ciudadanía en general para apoyar a la Autoridad Ambiental en el control de acciones que vayan en contra de la conservación de los recursos naturales del departamento.

461 total views, 3 views today