Julián Cárdenas Correa
Columnista

El día a día de los colombianos parece que se nos va debatiendo y escuchando debatir sobre los eternos temas como Odebrecht, corrupción, la JEP, el ELN, Venezuela, Uribistas vs todos los demás, y ahora después de 9 años de nuevo la tesis de que no hubo conflicto armado; entre otros temas, todos ellos temas roídos, anclados, que no inspiran, no mueven, no retan. Sólo contribuyen a continuar con la polarización, que, aunque creíamos que disminuiría al asumir un nuevo gobierno; se ha enquistado en la realidad política y social colombiana.

 

Por lo anterior una buena noticia, una que es todo lo contrario a las anteriores, una que mira al futuro con desafío y optimismo y que es de celebrar; es la creación de la Misión Internacional de Sabios que tendrá como tarea la de trazar, en escasos diez meses, la hoja de ruta del país en materia de educación, ciencia, tecnología e innovación.

 

Con frecuencia en nuestro país se convocan grupos de expertos para todo: para definir la hoja de ruta para una reforma tributaria estructural, o para definir cuáles son los cambios al sistema pensional que se requieren; también se han convocado expertos e iluminados para solucionar la problemática del sector salud, en fin; comisiones de sabios y expertos las ha habido, y muchas. Sus resultados terminan dependiendo de la ejecución y la brillantez de los políticos, y ahí quizás el resultado se diluye.

 

Pero al analizar el alto perfil que el Presidente Duque la ha dado a esta Misión de Sabios, e igualmente el perfil profesional de algunos de sus integrantes, como: Moises Wasserman, Rodolfo Llinás y Serge Haroche; debemos tener en sumo grado esperanza de que además de hoja de ruta, se darán los pasos sobre la misma.

 

Es quizás un reto que efectivamente nos pueda unir como país, es más, quizás sea uno de los poquísimos temas que puede unir a niños, jóvenes y adultos, de todos los estratos sociales, de todos los niveles intelectuales, con un propósito común.

 

El hecho de que se plantee que el trabajo de la Misión de Sabios vaya de la mano con el Plan de Desarrollo del gobierno Duque, luce como una intensión alineada y seria.

 

Industrias 4.0, energías sostenibles, biotecnología e industrias creativas; son algunos de los ejes temáticos de la Misión y evidentemente las consecuencias e impactos de ejecutarse la hoja de ruta que tracen los 43 expertos nacionales e internacionales, entre hombres y mujeres que integrarán dicha Misión; estarán en un espectro importantísimo que irá desde la productividad de nuestras empresas, hasta la inclusión y la pertinencia educativa, pasando por mejoras en nuestra capacidad exportadora.

 

Es un objetivo loable que debe ser rodeado, no criticado. Es una Misión que debe aplaudirse y en todo caso, debemos estar alineados para velar porque las sugerencias de mentes brillantes que trabajarán ad honorem, sean ejecutadas y nos sirvan de guía. Con un absoluto grado de certeza, no serán babosadas lo que plantearán, será, de verdad y ni más ni menos, que el destino que debemos seguir.