Danilo Gómez Herrera
Pregonero de tu historia

 

El 90% de la población masculina adulta del Paraguay cayó abatido, más de la mitad de su territorio fue arrebatado. Los hombres al igual que muchos de sus niños murieron en la Guerra de la Triple Alianza. A los pequeños les ponían bigotes para que fueran al campo de batalla “como hombres” por orden del Presidente Solano López. En el territorio nacional se apreciaban más cruces que casas. Y… ¿la reconstrucción del país?. Quedó en manos de las mujeres. La valiente mujer paraguaya.

Rueda el balón.
Carmelo Enrique Colombo fue el primer futbolista paraguayo en llegar a Colombia. Y cuando el delantero debutó con el Deportivo Pereira, el 11 de septiembre de 1949, desconocía los antecedentes de una hermandad que nació a finales del siglo XIX. Con él no solo llegaron los goles. Tras él se desató el éxodo de muchos compatriotas suyos seducidos por los dólares de “El Dorado del fútbol colombiano”. Si señores, la piratería que permitió la llegada a Colombia de grandes estrellas de Suramérica y Europa. Y los paraguayos prefirieron a Pereira.

En diciembre de 1949 el cónsul de Colombia en Argentina, el pereirano Fabio Vásquez Botero, convenció a Casimiro Ávalos de fichar por los Matecañas. Y al año siguiente el Eje Cafetero dominó el Campeonato de la Dimayor. Deportes Caldas fue el campeón, y Avalos vestido de amarillo y rojo fue el máximo goleador, en plena época de “El Dorado”. En 1951 todo el Deportivo Pereira era conformado por Paraguayos, desde el arquero hasta el puntero izquierdo. Cinco de ellos venían de jugar el Mundial de Brasil 1950 con la Selección albirroja; el santandereano “Tomasito” Rodríguez era el único criollo que lograba filtrarse entre los titulares guaraníes en muchos partidos.

Un Pereira en Paraguay:
Por el equipo de La Perla del Otún pasaron futbolistas y técnicos que le dieron gran nombre. Entre otros, estaba su técnico César López Fretes quien fue designado en 1967 como Seleccionador de Colombia. Entonces el Deportivo Pereira se vistió de tricolor porque fueron convocados varios de sus jugadores, el técnico, el médico, el delegado y personal de apoyo. El Hotel Soratama de Pereira fue la sede de concentración y el estadio de Libaré sitio de entrenamientos del combinado nacional. Era los tiempos del “kínder de López Fretes”. El paraguayo era el técnico más influyente del fútbol colombiano en ese momento.

Los primeros futbolistas paraguayos que llegaron al Deportivo Pereira se integraron a la vida social de la ciudad, algunos de ellos formaron su hogar, montaron restaurantes con la sazón del sur del Continente. Entonces esta prosperidad contagió a sus paisanos quienes se decidieron por la Tierra de Cañarte, como lo manifestó Alfredo Vega, uno de los grandes exponentes de aquella época. El gran defensor le confesó lo siguiente a quien escribe estas líneas… “Yo jugaba en Chile en 1961, y me llegaron ofertas de Colombia. Mi compatriota Porfirio Rolón actuaba en el América y me invitó allí, pero me orienté por la recomendación de aquellos primeros paraguayos que habían jugado en el Deportivo Pereira”.
Otro elemento que siguió la misma ruta fue Isaias Bobadilla, y decía que de pelao su sueño era jugar en el Pereira, porque en su país se hablaban maravillas de la ciudad y el equipo.

La guerra
Entre 1864 y 1870 Paraguay se vio envuelto en una guerra que generó muerte y destrucción acabando con una de las economías más fuertes en Suramérica. Paraguay era la única nación del área que no tenía deuda externa. Allí Brasil, Argentina y Uruguay, aupados y patrocinados por el dinero británico, entraron en confrontación en la denominada “Guerra de la Triple Alianza” invadiendo a Paraguay.

Colombia fue el único País de Suramérica que se mostró solidario mediante un decreto del Congreso de la República. Jorge Isaac, el autor de la afamada novela La María, figuró como uno de los firmantes del documento porque era el secretario de la Corporación Legislativa.

Uno de sus párrafos señalaba… “Si por efecto de la Guerra, el Paraguay desapareciera como Nación, ningún paraguayo será paria en América; con solo pisar tierra colombiana, en caso de producirse, gozará en forma automática de privilegios, facultades, prerrogativas y derechos colombianos”.
Como gesto de gratitud a nuestro país la familia Colman fundó en 1924 el club Sport Colombia el cual ha funcionado en Fernando de la Mora cerca a Asunción. Sus colores son el amarillo y rojo, pero con la muerte de su gestor Alfonso Colman, el club entró en crisis y hoy no compite en la Liga paraguaya.

Las deudas
Regresemos a las canchas colombianas con los paraguayos como protagonistas. Después de una brillante presentación en 1952 al ubicarse tercero en el campeonato, el Deportivo Pereira casi desaparece agobiado por las deudas con distintos acreedores, entre ellos los futbolistas paraguayos.

3,860 total views, 136 views today