Alonso Gaviria Paredes

“Este paso peatonal de hierro nos evita el rodeo prolongado por otra calle congestionada de carros e inseguridad y estoy a pocos pasos de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen”. (comentario auténtico escuchado al sacerdote carmelita P. Enrique Uribe) recién inaugurado este cruce fundamental y apropiado.

 

Otros llaman a ese templo, de san José. Pareciera que es de dos accionistas y el santo está en comodato (frase de un feligrés vecino).

 

El puente metálico es la mejor versión de ingeniería mecánica, tiene diez años más o menos de construido. Es amplio, permite pasar usuarios en formación de ocho en fondo, fue levantado rápidamente y la interrupción de la vía central solo duró mientras las grúas izaban las vigas de acero que lo soportan. Fue un acierto de aquella alcaldía y su equipo multiprofesional. Por ende, dada su modalidad, se solicita a esa administración del ayer informe en una columna de El Diario sus especificaciones y empresa diseño-constructora.

 

Lo que facilita

Ese peatonal aéreo facilita el cruce de usuarios, paso de sillas móviles y otras incapacidades. La luz es amplia, fortaleza y por debajo siguen sin contratiempos los carros alto volumen de carga, altura de contenedor, calderas de industria, etc.

 

Los peatonales aéreos y hay varios en la capital y Dosquebradas, fueron hechos en concreto y estrechos, escaleras prolongadas, incomodidad quizás para la prisa del peatón y no aptos para la movilidad de quienes tienen afectaciones corporales. Además, son “retén” apropiado para la pesca-asalto por parte de la delincuencia – pan diario de la desocupación e ingresos “autosubsidiados”.

 

El periodismo de Cali: impreso, televisión, radio ha informado que en esta ciudad demolerán varios pasos peatonales elevados (no los utilizan los usuarios por la disculpa de cruzar rápido y a riesgo de sus vidas). Los reemplazarán con semáforos y aprovechar la cebra pavimento.

 

La placa

A los pocos días de estrenado el peatonal metálico (calle 16, carrera 13, avenida ferrocarril), pusieron una plaquita de plástico tamaño cédula dando las especificaciones técnicas y la empresa constructora. La fijaron con remaches de talabartería y no en hierro e incrustada. El columnista con otros amigos fue a la novelaría y amansar camino. Al querer apuntar lo escrito en el modesto aviso, fue censurado: “por esos achaques de información a futuro”.

 

No sabían

Ante esta motivación se suspendió y regresó. Poco tiempo después ya no estaba, la ociosidad lo había desprendido. Para saber sobre apuntes para la arquitectura e ingeniería pública, se acudió a Planeación Municipal y no sabían; indicaron que fuese al Área Metropolitana (edificio en el parque Uribe Uribe). El funcionario de turno nos dijo: “Busque allí en ese arrume de papeles de licitaciones, informes, etc”. Ya era incursionar en el orden de la oficina. Y la información nula hasta la fecha.

 

Los puentes peatonales elevados (urbanos y rurales) sirven para la escolaridad preferiblemente. La dirigencia oficial debe llevar un calendario de mantenimiento. Hay doce recortes de prensa diferentes épocas donde informan de estos plataformas caídas, pasadizos de guadua en donde un equilibrista de circo puede hacer su tesis de gravedad. En los distritos de población muy alejados existen son los de cable o tarabita y los ciudadanos por obligación deben hacerlo incluyendo acrobacias con enfermos.

 

Los periódicos siempre avisan de remates de materiales metálicos: vigas, mallas, cables, ángulos que, si las administraciones gubernamentales los adquirieran, pueden beneficiar con mejor sistema de ingeniería metálica, altura, cota más elevada para evitar las crecientes de los ríos (copien al puente Occidente) del ingeniero José María Villa por allá en Santa Fe de Antioquia: la armazón en metal y madera tiene más de cien años y aguanta más que mujer de marido pobre.

 

El Crucero

Recordar en el Crucero de Dosquebradas vía a Santa Rosa de Cabal el paso peatonal aéreo y construido en concreto tuvo un incidente gracias al paso de una tractomula y su contenedor Evergreen. No pusieron la altura permitida y el conductor sin calcular o avisado lo condujo e incrustó debajo de la base de la plancha general. Por fortuna y previsión los constructores instalaron la viga de soporte general movible. Una grúa la alzó y así pasó el vehículo de carga voluminosa.

 

En otra ocasión en la misma Dosquebradas, la comunidad reunida ante la visita del presidente Álvaro Uribe Vélez, se quejó del abandono y caída de unos peatonales. El mandatario con su sentido práctico (sabía más de las páginas amarillas que los mismos funcionarios) dijo: “En Dosquebradas hay dos empresas de estructuras metálicas llámenlos y sin el cuentico de las tres cotizaciones, contráteles”. Nunca se supo si la alpargatocracia de momento lo hizo.

 

A exaltar

Para exaltar la construcción, diseño, ingeniería del peatonal citado en el título del comentario, retomamos las palabras del escritor estadounidense y novelista en temas de espionaje tecnológico: “Siempre acudo a lo que dicen los periódicos y revistas” miremos el puente metálico funcional título en el artículo y retomando palabras del mismo Tom Clancy: “Todo está a la vista, solo debe saber donde mirar” (Fuente: revista Muy Interesante nro. 362.).

 

Glosa de despedida: Y nada que la Alcaldía 2019 y su Secretaría de Cultura corrige el texto de la placa en el edificio municipal: Es Gaviria Macías, no Gaviria Paredes. El columnista ya lo rectificó en atención a que la DIAN le iba a cobrar “ganancias ocasionales por usurpación de identidad”.

584 total views, 6 views today