Como en los bailes de graduación, en la víspera muchos saben ya quien será su pareja, pero otros más llegarán a la pista sin tener idea y otros, simplemente, a cazar las mejores oportunidades.

Y algo similar está ocurriendo a Risaralda, a dos semanas del plazo establecido por las autoridades electorales para que los aspirantes a la Gobernación de Risaralda y a la Alcaldía de Pereira inscriban sus candidaturas y formen sus parejas. Hace cuatro años, la pareja ganadora del baile de graduación la integraron Juan Pablo Gallo a la Alcaldía, quien representaba un sector del partido liberal, y Sigifredo Salazar Osorio, apoyado por el directorio conservador encabezado por el congresista Samy Merheg.

Y, del otro lado, estaban emparejados Israel Londoño a la Alcaldía y Víctor Manuel Tamayo a la gobernación, apoyados por una coalición de la que hacía parte el otro sector liberal liderado por Diego Patiño, un sector rebelde del conservatismo y otras fuerzas política. Pero a esta alianza no le alcanzó para conquistar ninguno de los dos cargos en juego. Y a ésta hora, nadie se atreve a decir quién va a ser pareja de quién.

Es más, hasta hace una semana se daba como fijo el co-aval liberal para Israel Londoño a la Alcaldía, pero parece que en el liberalismo se barajó y se volvió a repartir. Así que en materia de parejas, todo son especulaciones hasta ahora. Veamos.

Maya – Naranjo

El llamado sector gallista del liberalismo no se siente nada a gusto con que el aval del partido para la Gobernación se le entregue a Israel Londoño, con quien Juan Pablo Gallo se enfrentó para la Alcaldía de Pereira en las pasadas elecciones. Así que las especulaciones que circularon sobre el particular hace una semana alertaron a los gallistas, quienes venían planteando otras fórmulas.

La primera, mantener la alianza con el partido conservador y los Merheg, de tal forma que se apoyara a Carlos Maya para la Alcaldía -quien ya cuenta con el aval liberal- y a Diego Naranjo a la Gobernación, a quien también ya se le otorgó el aval azul. Y la segunda, fue buscar otra opción, encarnada por el ex gerente de Aguas y Aguas, Francisco Valencia, quien se retiró del conservatismo alegando falta de garantías y está recogiendo firmas para avalar su candidatura a la Gobernación. Pero de ninguna forma los gallistas consideran válida la opción de una alianza con Israel Londoño, quien cuenta con toda la simpatía del representante a la Cámara por el liberalismo, Diego Patiño Amariles.

Es más, ante esa posibilidad el hoy concejal y aspirante a la Asamblea, Jaime Esteban Duque, propuso que se dejara a los liberales en libertad para definir la opción a la Gobernación que mejor les pareciera. Se supo, incluso, que la semana que finaliza hubo en Bogotá una reunión en el apartamento de César Gaviria, jefe del partido liberal, en donde se replantearon las cosas en relación con el aval a Israel Londoño. En esa reunión, dicen los que saben, estuvieron tanto el senador Merheg, como el propio Diego Naranjo y hasta un directivo del Centro Democrático.

Ante todo este galimatías, que debe resolverse esta semana, surgen dos preguntas: 1a . Si el aval liberal es para Diego Naranjo ¿qué posición va a asumir Diego Patiño? y 2a En caso contrario, si es para Israel Londoño, ¿qué camino va a tomar el gallismo? Las otras parejas Dejado de un lado este componente, el ex mandatario Víctor Manuel Tamayo, hoy avalado por el movimiento Colombia Justa Libres después de haber participado en el proceso conservador y apartado de él por supuestos incumplimiento de las reglas pactadas, también ha entrado en el juego en busca de la Gobernación de Risaralda. Anuncia que se va a inscribir el 24 de julio y que, por ahora, está dedicado a terminar la estructura de su candidatura y a construir el programa de gobierno.

“Me he sentido muy bien acompañado de la gente de distintos partidos, que ven con buenos ojos mi candidatura por la tradición, la credibilidad y mi hoja de vida”, anotó.

Tamayo dice que una vez consolide su proyecto político, comenzará a avanzar en la búsqueda de coaliciones y alianzas. “Pero le aclaro que he hablado con todos los candidatos a la Alcaldía de Pereira”, dijo. Lo particular del asunto es que el Movimiento Colombia Justa Libres está en trámite de darle el aval para la Alcaldía de Pereira al ex concejal Yesid Rozo. ¿Será que lo dejan colgado de la brocha? El Centro Democrático tiene su propia pareja: son ellos Adriana López a la Alcaldía de Pereira y Eduardo Cardona a la Gobernación.

A este último, el movimiento Patria Nueva del general retirado Luis Mendieta le ofreció pleno respaldo. Pero… ¿será que éstos dos candidatos uribistas aguantan hasta el final o terminará el Centro Democrático plegándose a una llave distinta? Por los lados de la Alianza Verde, la pareja también está conformada: Lina María Arango a la Gobernación y Alejandro García a la Alcaldía.

Aunque a este dúo se podría sumar el ex concejal Carlos Alfredo Crosthwaite del Polo Democrático Alternativo. Los impares Y en la pista de baile, hay por lo menos otros seis precandidatos a la espera de conformar pareja. Allí hay que mencionar los nombres del ex gobernador Carlos Alberto Botero, el ex congresista Mauricio Salazar, el ex gerente de la Empresa de Aseo Jesús María Hernández y la ex secretaria de servicios administrativos, Carolina Bustamante, que aspiran a la Alcaldía por firmas y serían una buena opción en una alianza política. Y por los lados de la Gobernación de Risaralda, los dos candidatos por firmas Israel Londoño y Francisco Valencia, a la espera del desenvolvimiento de estos acontecimientos.

A todas éstas ¿qué papel va a jugar el movimiento político MIRA? Esos 35.000 votos que este partido alcanzó en las pasadas elecciones para Congreso, son una cosecha nada despreciable. Una vez retirada la precandidatura a la Gobernación de Risaralda del diputado Giovanny Londoño, se especuló que el MIRA podrían estarse decantando por el apoyo a Carlos Maya a la Alcaldía y a Diego Naranjo a la Gobernació.

Pero todavía no hay nada oficial al respecto. “Faltan unos temas por finiquitar, pero vamos por buen camino”, dijo Londoño sin dar mayores pistas. En conclusión: nada claro, muchas especulaciones y mucho consumo de uñas a la espera de las definiciones políticas.

 

Deja Un Comentario