17.8 C
Pereira
sábado, junio 15, 2024

Vientos de lado y lado

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Cortés Díaz

Columnista

Un fantasma ronda el orbe lleno de incertidumbre en razón de la evaluación salida del Foro Económico de Davos que impacta a la cadena de suministros determina, una crisis energética que incide en el costo de vida, un crecimiento a la baja y desastres imputables al cambio climático y a los conflictos vislumbrados de Inteligencia Artificial (IA). Agréguense otras consecuencias como la invasión a Ucrania que ha denotado inseguridad alimentaria por falta de fertilizantes, además del desdoramiento de la democracia, ya que, en dicho de Fukuyama, “si el poder está en un individuo, el resultado es desastroso”.

El Secretario General de la ONU dijo en el Foro que por no estar alineados las principales potencias por la “Gran Fractura”, habrá una dispersión con afectación a la economía al no existir compromisos de apoyo y seguir “viviendo en un mundo dividido, agitado por el cambio climático y precipitándose hacia un conflicto global”, en el que “todos pierden”. También hay que decir que, frente a la perspectiva de caminar hacia un conglomerado multipolar, multiideológico, donde temas alusivos a la seguridad de cada nación imponente estará en excusa prioritaria, puede generar recelos o desconfianzas; esos pasos son de inmensa complejidad pero que Klaus Schwab, fundador del Foro, si ve posible “tener cooperación en una era de fragmentación”. De todos modos, como lo afirma el Instituto Kinsey, “ninguna región está cerca de ser autosuficiente”, lo cual es un paliativo en la búsqueda de una “reglobalización” con nuevas características basadas en la confianza y el respeto en las relaciones del intercambio, dentro de un ecosistema que observe el medioambiente como símbolo predictible del desarrollo.

Hoy se parpadea con lo que ha pasado en bancos de Estados Unidos (E.U.A) y Europa: un síntoma en ebullición que puede transgredir si se llegare a recalentar los vasos comunicantes de la acción financiera, lo que puede tambalear en seguidilla multilateral tal cual efecto dominó. Es un estado de alerta sobre nefastas previsiones. Sin embargo, y no obstante el revoloteo de recesión de “Gasparín” (el duende), se diluye la presunción por perspectivas de crecimiento en algunos países, según el FMI, con datos demostrativos, ahuyentando así los brotes de recesión que se estaban demarcando con tendencia al peligro. La expansión se espera, por ejemplo, en E.U.A, en 1.4% y en China por extirpación de la política “cero covid” subirá un 5.2%. De igual manera la inflación, especialmente en alimentos, empieza a ceder y se perciben mercados y labores con demandas; mejor consumo de hogares e inversión empresarial. Esto se da no obstante las tensiones de Estados Unidos con China y el caso de Rusia.

Con lo anterior no se quiere expresar que es unánime y contundente el alza desbordada en distintos lares. El mismo FMI coloca a Colombia en 1.1% del PIB este año y en el próximo, 2.1, pero el augurio del Banco de la República es peor: 0,2%, teniendo presente que el déficit fiscal sigue siendo muy alto y la inflación galopa aún por encima de 13%, amén de la preocupación inversionista por las eventualidades del discurso oficial o de decisiones y reformas que entran a debatirse en el Congreso, que podrán traer “anticrecimiento” en la macroeconomía. Las subidas y mayores gastos a concurrir próximamente, acelerarán la inflación y por ende traerán pauperización en núcleos sociales, aumentos de la informalidad, más rebusque y delincuencialidad alborotada.

Una actitud diferente de polarización es lo más conveniente para la nación entera. Los gremios y empresarios propenden por ello y los creyentes elevan plegarias para que ocurra un diálogo en favor del progreso, el bienestar social, la inclusión y la equidad, libre de mazo para no golpear al otro. Esto es abogar por la paz. El presidente Petro tendría la oportunidad de pasar a la historia en condición de héroe y restaurador de la República. Lo contrario puede llevar a la debacle.

Con los cambios producidos en el gabinete ministerial, se espera que el lineamiento se replantee de modo dialogal para llegar a consensos que determinen concordancias en el sentido expresado en este artículo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -