13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Vacuna y público

Es tendencia

- Advertisement -

Hugo López Martínez

Columnista

Las grandes pandemias nacen en rincones oscuros y húmedos de las casas.  Así suceden de acuerdo con el cine en blanco y negro y a las páginas judiciales de los primeros periódicos del mundo. La consecuencia es la  misma: muerte y agonía larga.

De allí la importancia de anticiparnos a un comportamiento fuera del control de la epidemia. Que cada quien sea su propia barrera, nada expuesto al virus en su nicho natural; pensar en el vecino, colega de oficina, en el encuentro casual y aún familiar.

Quienes hemos asistido al Hernán Ramirez en los últimos partidos del Deportivo Pereira, comprobamos el buen comportamiento de la hinchada, incluso de los cuidadores de carros y de los verificadores de la cédula y del carné vacunación.

El tapabocas, guantes y macarillas de hinchas y personal sanitario, simbolizaban el entusiasmo de la gente  por cumplir a la vez con el protocolo de bioseguridad y juntar fuerza para alentar al Deportivo Pereira.

El mismo clima parecía hinchar a favor de una inmunidad total entre los 20 mil espectadores. El sol cayó con su luz  en picada sobre la cabellera plana de la gramilla. Las nubes grises fueron desapreciendo  sin treguas hacia el cielo de Cerritos.  

Al empezar el partido, todo era posible, cualquiera podía despertar el grito de sus respectivas hinchadas. Eran más ruidosos la de la gradería Sur. Salseros y desgualetados los de la gradería Norte.  Al final ganamos todos. Los goles también son  un muro de contención contra la violencia. A veces origina riñas, desaparecidos y muertes. Esta vez fue una veredadera fiesta.

Los 17 buses de la hinchada americana, partieron hacia Cali, con sus pasajeros y tapabocas.  Los matecañas lo hiceron a pie, también con sus tapábocas, por la 30 de Agosto, ondeando la bandera por la próxima victoria.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -