26.2 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Vacabrava

Es tendencia

- Advertisement -

Lisandro René López Martínez

Columnista

En una mañana de lunes llegué  a estudiar al “Liceo Los Andes” Vacabrava, para comenzar Primero con la Profesora Zenobia en aquella mansión en U de la colonización paisa en bahareque y maderas rojas “ensangrentadas”, trabajadas con los “calados” propios, chambranas y corredores. Al bajar las escaleras del primer patio al siguiente y a mano derecha, se encontraba ese salón. Allí encontraría a los que serían mis compañeros de infancia a quienes recuerdo con especial afecto.

Vacabrava era la disciplina absoluta y rigurosa: el Rector “mandaba en el colegio”, en este caso don Juvenal Mejía Córdoba, y en la clase era el profesor quien lo era y sus tareas eran de estricto cumplimiento en hora y fecha. Profesores legendarios  de una profunda sabiduría nos acompañaron: don Bonel Mejía, don Manuel Mesa; a su lado don Omar y tantos otros profesores que nos enseñaron de la vida, de las ciencias de la vida, el civismo, la historia, el español, las matemáticas  y en últimas, su enfoque humanista y social hizo de este colegio el mejor de su época.

Ahora recuerdo a Vacabrava como mi colegio de infancia, adónde íbamos a aprender,  compartimos el tiempo, el espacio y la camaradería con mis compañeros;  siempre había alguien para sorprenderte, emocionarte; para contarte alguna ilusión. En  clase siempre nos divertíamos en paz y  buscábamos con ansia  saber del mundo que nos rodeaba. Se creaba una atmósfera mágica en clase, con los relatos  de todos mis compañeros. Parecía que el objetivo  fundamental de Vacabrava era que todos sus profesores lo fueran de la humanidad y como consecuencia, educaran hacia el humanismo. Tengo presente la enorme serenidad de mi grupo de clase, jamás una pelea, un insulto o grosería.

El legado, para la ciudad de don Juvenal Mejía Córdoba y sus profesores don Bonel y don Manuel, y de otros grandes maestros cuyos nombres se me escapan, es de un valor incalculable. Todos ellos reposan en letras de mármol en la historia regional de la educación. La ciudadanía está en mora en hacerles un gran homenaje “in memorian”.

Un último dato: el colegio era el hábitat de una inmensa población de cucarrones “monos con cachos”, hoy desaparecidos.

wwwlisandrolopez.blogspot.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -