21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

Último pitazo, … el tren se va

Es tendencia

- Advertisement -

El gerente de la RAP Eje Cafetero, Humberto Tobón, advirtió que el estudio de prefactibilidad del proyecto de construcción de la Concesión Ferrocarril del Pacífico definió que su recorrido enlazará Buenaventura – Cali – Zarzal – La Tebaida y desde allí iría a La Dorada para conectarse con la línea que va a la Costa Atlántica. Quedará eliminado el ramal que se había proyectado hasta Cartago y La Virginia, que dotaría al Área Metropolitana de Pereira de una conexión férrea con Buenaventura.
La noticia ha generado la consecuente alarma en los gobiernos de Pereira y Risaralda, en los gremios y en las comunidades, por las graves consecuencias económicas y sociales que conlleva para la región, entre ellas dejar sin transporte ferroviario a la Plataforma Logística del Eje Cafetero y a un creciente número de instalaciones para actividades logísticas, industriales y comerciales establecidas o por establecer, en Dosquebradas, Pereira, La Virginia y Cartago.
Pero detrás de la decisión que nos margina de la conexión al sistema férreo nacional, que se ha proyectado para sustituir el muy costoso transporte por carretera, hay una razón que debería despertar mayor inquietud en nuestras “fuerzas vivas”: para desechar el ramal proyectado a Cartago y La Virginia, se argumenta que la zona no produce la carga, ni genera los pasajeros necesarios para hacer rentable su operación.
Un concepto que no tiene asidero en nuestra realidad pues ignora la cantidad y variedad de la carga que se origina en nuestro territorio con destino a los puertos y a otras ciudades del país: motocicletas, transformadores eléctricos, buses de lujo y articulados, galletas, papeles sanitarios, productos agroindustriales; son sólo algunos de los bienes que la región produce y exporta a otras zonas del país y al exterior
Si a lo anterior sumamos el creciente número de pasajeros que sale de las terminales de transporte de nuestras ciudades, es necesario concluir que aquí tenemos una ostensible necesidad de transporte ferroviario, que desconocerá la Concesión Ferrocarril del Pacífico, dentro de la equivocada consideración de nuestro Estado de condicionar la prestación de los servicios públicos de transporte de carga y de pasajeros, a la producción de utilidades financieras para esa concesionaria. –Otra que nos perjudica-
Desde la Corporación VIGÍA Cívica, en 2022, cuando fue evidente que por las maniobras torticeras la empresa “Proyecta” de Armenia, se esfumó la muy pregonada recuperación de la banca del ferrocarril en Risaralda, recomendamos gestionar la conexión férrea entre Pereira y el Ferrocarril de Antioquia y argumentamos: “para que no nos deje el tren de la competitividad.”
Ahora es urgente buscar, con celeridad, que el Ferrocarril de Antioquia, cuyo proyecto llevaría las vías hasta el corregimiento de Irra, municipio de Quinchía, las extienda hasta La Virginia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -