20.4 C
Pereira
martes, julio 16, 2024

Tuneladores profesionales

Es tendencia

DOBLE ESTÁNDAR

EN LA COPA

- Advertisement -

Julián Cárdenas Correa

Columnista

La visión de túnel, en sicología, se refiere a aquel fenómeno en que una persona se concentra de forma exclusiva en aquello que se reconoce como amenaza en una situación específica, al margen de que existan muchísimos otros eventos que nos rodeen y afecten. También se habla de tunelar cuando nos concentramos en buscar explicaciones, las que queremos encontrar, que confirmen lo que estamos queriendo decir o justificar.

Tunelar es algo que hacemos con demasiada frecuencia, aunque no lo sepamos y, aún sabiéndolo, no quisiéramos reconocer. Pretendemos ser objetivos cuando lo que estamos siendo es todo lo contrario. Si queremos encontrar una explicación a un fenómeno cualquier, lo más fácil es buscar sólo aquello que pueda explicarlo y que esté en consonancia con lo que defendemos.

Un caso fácil y actual es que, si queremos encontrar ejemplos y argumentos de que nuestro sistema de salud es bueno, con absoluta certeza encontraremos estudios, opiniones de reputados expertos internacionales, estadísticas, que nos den la razón y nos permitirán “demostrar” que tenemos razón. Pero si queremos tunelar en el sentido contrario, encontraremos también estudios, opiniones de reputados expertos internacionales, estadísticas y muchos argumentos adicionales que nos ayuden a demostrar que el sistema es muy regular, o como tunela la ministra Corcho, llegar a la conclusión de que el sistema es pésimo.

Meternos con la evolución del pensamiento y las opiniones y sesgos, no tiene mucho sentido, simplemente no hay cómo acercar opiniones que están tan arraigadas. Pero hay situaciones y temas en que resulta cómico, a pesar de su relevancia, la visión de túnel y a casi todos les asusta reconocer que están comportándose como tuneladores profesionales, o incluso, que están jugando con la opinión de los demás y la propia.

El comportamiento del dólar es el ejemplo perfecto y cómico y extremo de un país que a cada aumento del dólar le encuentra una explicación dependiendo de la cosmovisión que quiere demostrar, y sin sonrojarse, tunela y le encuentra también explicaciones cuando el dólar baja. Las explicaciones para el comportamiento del dólar se dan hasta en tiempo real. Baja o disminuye el dólar e inmediatamente un twett de un ministro, un presidente, un experto, un analista, un alcalde, un político, asegurando que esa reacción del tipo de cambio se debe a x, y, z… Eso es rídiculo.

¿Y por qué ridículo? Porque preferimos decir cualquier cosa a reconocer simplemente que es el mercado el que define muchos de esos comportamientos, cambios y valores; y el mercado es muchísimo más, es mucho más complejo, de lo que los tuneladores pretenden.

A la mayoría le asusta o avergüenza decir “no lo sé”. Reconocer que es más lo que no sabemos que lo que sabemos, pareciera como si reconocer el azar y nuestra ignorancia disminuye la virilidad en los hombres o resta dignidad. Nos gusta sentir que sabemos mucho, que todo está bajo control, cuando lo que nos ayudaría es más el reconocer que la incertidumbre y el azar gobiernan gran parte de nuestras vidas.

Una sugerencia técnica para los que hacen análisis: Involucrar aleatoriedad, azar, como simulaciones de Montecarlo, con números aleatorios y distribuciones de probabilidad triangulares debería ser un imperativo. Nada está determinado y es mejor reconocerlo e incluirlo en nuestros modelos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -