22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Todo lo hago nuevo

Es tendencia

Miscelánea

LA CASA ESTÁ DETERIORADA

- Advertisement -

*Pbro. Anuar Elián Monsalve García
Columnista
¡Feliz año nuevo para todos! ¿Pero qué quiere decir nuevo? Escucha lo que dice el evangelista San Juan en Apocalipsis 21, 5 “Todo lo hago nuevo”, nos está diciendo el escritor sagrado que Dios todo lo hace nuevo.

¿En qué consiste la experiencia de la novedad? La podemos contemplar desde dos estadios reflexivos: en primer lugar, la novedad desde el mundo. ¿Pero qué sucede con esta novedad? Ante todo, enfrentamos novedades y caducas, todo se desactualiza de una manera desorbitante, lo que llamábamos novedad ya no sirve, simplemente se tira, solo nos invita a consumir; es necesario pasar de un “capitalismo salvaje” a un “capitalismo consiente” donde el ser humano tenga dignidad y un puesto central en la existencia.

Tengamos en cuenta que lo vacío llama a lo vacío y podemos tener la tentación de seguir en una novedad sin sentido, entonces entramos en experiencias de novedad estática que solo nos dan alegría, pero de una manera momentánea, son alegrías que no tienen el poder de trasmutar a lo auténtico y original.

El ser humano es capaz de una novedad más alta, que le da sentido y oriente a la trasparencia más original del ser, entramos así al segundo estadio de reflexión a la novedad que nos invita el discípulo amado. ¿Cuál es esta novedad? La novedad de Dios.

Dice San Francisco de Asís que “Dios es el totalmente gratuito”, por lo tanto, nos ofrece su novedad como una gracia. ¿Y en qué consiste esta novedad? Esta experiencia divina trae consigo la provocación de un corazón nuevo, solo Dios nos puede dar un corazón nuevo, un corazón rebosante de alegría, de luz y de paz, ante todo un corazón que tiene la capacidad del amor, este amor que sin lugar a duda hace real al otro. Cuando dejamos de amar el otro sin importar quien sea se convierte en un ser invisible.

Dios no cesa de llamarnos y nos ofrece un corazón nuevo, una vida nueva, es una vida totalmente centrada en Cristo, fortalecida desde adentro con actitudes distintas y nuevas, ante todo se experimenta una vida significativa con sentido para los demás. Todo esto lo podemos lograr si entramos en la novedad del amor. Escucha lo que dice Juan 13, 34: “Ámense los unos a los otros”, lastimosamente escuchamos mal esta invitación, lo que entendimos fue: “ármense los unos a los otros”, solo la novedad del amor nos hace acercarnos al otro y amarlo y aceptarlo como es.

¿En qué consiste este amor? El mundo nos ha “vendido la idea que es amor es un sentimiento”, el amor ante todo es una decisión de entrega constate.
*Vicerrector de Proyecto de Vida de la Universidad Católica de Pereira.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -