19.1 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

Titanic

Es tendencia

- Advertisement -

“Ahora me asiste el temor de que sea la izquierda que lidera el presidente Petro, la que no esté lista para entender el momento que vive Colombia”.

“La verdad es que la agenda de cambio se le está embolatando a Petro más por sus errores a la hora de gobernar que por la oposición de los de siempre”.

“Si la reforma agraria no avanza, el responsable es el gobierno que no ha podido sacarla adelante”.

“Un presidente de izquierda no se puede medir por sus imposiciones sino por sus acuerdos y este país quiere acordar con él, pero él no se da cuenta”.

“El presidente no se da cuenta de que este país no quiere la confrontación, no quiere más polarización y en lo único que está de acuerdo es en la necesidad de hacer unas reformas sociales. Pero él (Petro) no oye a nadie”.

Todas y cada una de las frases anteriores son de María Jimena Duzán, una periodista de izquierda que publicó en la Revista Cambio, el pasado fin de semana, una columna que tiene por título: “El país estaba listo para Petro, pero él no estaba listo para el país”.

Si periodistas como Duzán, que le han ayudado a lavar la cara al gobierno Petro de manera constante, escriben y publican estas reflexiones, ya podemos ir viendo que los más críticos progresistas empiezan a ver cómo el barco parece que va hundiéndose.

“Gobernar no es imponer y la búsqueda de consensos en torno a proyectos de cambio debe ser el norte de un gobierno que quiere transformar el país”.

La frase inmediatamente anterior es de Iván Cepeda, recalcitrante político de izquierda y petrista hasta el tuétano. 

Algunos me sugieren no hablar tanto de Petro en este espacio, pero el tema pinta tan gris, como queda en evidencia hasta para los más petristas, que es imposible que no sigamos haciendo estas reflexiones de país en esta coyuntura y, lo más importante, que los expongamos permanentemente. 

Ya lo sabemos, este gobierno también pasará y pasarán con él sus ministros y directores y en general sus protagonistas. Difícilmente alguno de ellos tenga las “banderas” para ser una opción viable en 2026.

Confieso que ya no sé si este gobierno fracasa porque las ideas socialistas en que están inspiradas sus decisiones, siempre fracasan, o si es porque su líder es simplemente un agente del caos, y en el caos, se requiere mucha capacidad para encontrar orden.

Sin embargo, algunos tienen tan diagnosticado cada movimiento de políticos como Gustavo Petro, que recordarlo simplemente nos ratifica que la razón no es que la tengamos unos, sino que simplemente la verdad, la razón están ahí.

Hace más de medio siglo el intelectual estadounidense, Walter Lippmann, escribió: “Los colectivistas…sienten afán del progreso, la simpatía hacia los pobres; se consumen en un ardiente sentido de lo que está mal y en el impulso hacia las grandes acciones: cualidades todas que han faltado al liberalismo de las últimas épocas. Pero su ciencia se basa en un profundo malentendido… y sus acciones son, por lo tanto, profundamente destructivas y reaccionarias. Así, destrozan los corazones de los hombres, dividen sus mentes y les presentan alternativas imposibles”. 

Entonces no debemos plantearnos la pregunta de por qué fracasa Petro. Es un hecho. La pregunta es: Por qué votaron por él y por qué tantos siguen con fe en este gobierno, que ya dilapidó dos años de gestión.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -