18.2 C
Pereira
sábado, junio 22, 2024

Tiempo libre, también una oportunidad

Es tendencia

- Advertisement -

Hugo López Martínez
Columnista

En medio de esta emergencia sanitaria a escala global, sería bueno emprender la búsqueda de unas argollas de agarre para no hundirnos juntos a los pronósticos de evolución y extensión del coronavirus. Las posibilidades de hacer cosas distintas, de inventarnos temas de entretenimientos, de echarle mano a un intento de reutilización y reciclaje a partir de objetos oxidados, cubiertos, carpetas, ropas, tarros de pintura, todos ellos, guardados en las casas y que el uso del tiempo libre nos puede permitir organizar, abrir nuevos espacios, pintar del mismo color las paredes, pensar en que las mascotas deben gozar de comodidad, buena luz, alimentación, cuidado médico, tirado y extasiado en su colchoneta de amo y señor de la casa.

¿Por qué no una política pública sobre el uso del tiempo libre en los adultos mayores? Podría pensarse en un primer paso en el voluntariado. Todos podemos ocuparnos en algún barrio, unidad residencial o parques urbanos, de proporcionar a los mayores el aprendizaje de alguna actividad que ellos (as) podrían practicarlos en sus casas.

Debemos examinar con cabeza fría lo que dicen estadísticas e investigaciones recientes respecto a la tendencia actual de la población en cuanto a la jerarquización por edades. Los autores del estudios coinciden en que a partir de 2050 habrá más adultos mayores votando en las elecciones, pagando impuestos, demandando servicios médicos y solicitando ayuda a los gobiernos. He aquí una lista de posibles actividades de un grupo de voluntariado podrían realizar: Taller de bailes populares, cursos de yoga, manejo de celular y redes sociales, taller de billar, clases de ajedrez, clase de canto, formación de un coro de música clásica y moderna,baildeterapia mensual, servicio de masaje, meditación y de manualidades, formación de club de lecturas y juegos de mesa.

Un buen número de nuestros lectores, con espíritu de servicio social, podrían agregar otras actividades y participar en ellas. ¿Cuántos entre ellos, habituales colaboradores de El Diario, están en condiciones de formar y orientar grupos de caminantes, fotografía, astronomía, natación, ciclismo, tenis de mesa, guía y recorrido ambiental? Asimismo, ¿cuántos jóvenes dotados de habilidades tecnológicas, estarían con el deseo de ofrecer un tiempo libre para impartir, una vez que nos distanciemos del periodo de cordón sanitario, clases de música electrónica, construcción de páginas web, de animales robóticos y diseño de la propia ropa a partir de impresoras 3D? Muy pronto volveremos a nuestra rutina diaria. Y será el momento de hacer un balance sobre si nuestra capacidad respuesta a la emergencia ambiental, contó con suficiente conciencia y responsabilidad de la sociedad civil.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -