19.9 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

TEJIENDO LA RED – CUENTO TERRITORIAL

Es tendencia

- Advertisement -

Liberados los pobladores del yugo de los Dioses, semidioses y representantes en la pacha mama, decidieron conservar sus hitos y ritos creando los mitos para formar un ideario que junto al derecho, conformarían con la religión, el mejor triangulo de control político a través de la alienación. Surge entonces el estado de control, manipulado por unos privilegiados, elegidos por los oprimidos en una simbiosis difícil de entender. Nadie es profeta en su tierra, predican los imbéciles.

Surge enhiesto en esta fase el Ing. Ordenamiento, obligando a los pobladores a crear un pacto entre ellos denominado Orden o Constitución para aquellas Naciones que circunscriben en su País un modo reglamentado de ocupación territorial, obligándose a crear la figura Republicana con su consecuente ideológico la Patria. Para Locombia el Pacto Social ha tenido varias presentaciones donde sobresalen el Frente Nacional y el Pacto Histórico.

Partiendo de los conceptos axiológicos del Ing. Ordenamiento, imposibles de refutar, es que los humanos se inventan la manera de sobreponerse a los designios del Ingeniero y torcer los mandamientos del Doctor Orden que, por su actuar, parece ser un abogado. Para este propósito encartan a misia Ordenación presionándola, acosándola hasta violarla: por eso aquello de POTA, nunca puta pero históricamente son sinónimos. 

En Pereireta la Aldea o parroquia del País de las maravillas y la belleza, llega la meretriz en forma de Señora disfrazada de Justicia sin acreditar su rol de legitimidad, siendo los privilegiados por delegación de los oprimidos, quienes la seducen hasta el punto de cogerla por su cuenta.  Un mandamás de la Aldea elegido por los oprimidos con el apoyo de los poderosos, otros que en esta historia corta, convencidos de su atractivo y belleza, entienden que mantener el poder es coger a los oprimidos (coger para esta historia es sinónimo de comer) y darles pan y circo de mala calidad, pero que cuesta un dineral. Los oprimidos que ya dejaron de ser bobos exigen por asistir y participar de la comedia dirigida por Doña Ordenación y no es que se traguen el cuento simplemente, saben de antemano que la pobreza es una trampa que los enriquece, así sea comiendo perdices o aves de corral como piscos, gallos, gallinas y pollos tiernos o culirosados.

El trabajo de Doña Ordenación parece alcanzar sus objetivos hasta el punto de convertirse en la principal fuente de riqueza para los privilegiados, con la mirada absorta e indiferente de los oprimidos que ven alejarse día a día de la tierra prometida que les vendieron subrepticiamente, previa desconfianza deliberada de ellos mismos que terminan escupiendo para arriba.

Pero no todo es color de rosa, surgen unos pocos pobladores que leen al Ingeniero Ordenamiento y se les denomina Metidos, por aquello de introducir sus narices donde no los han llamado, forma inesperada pero a tiempo, complicándole la vida tanto a privilegiados como a oprimidos, sobre todo a aquellos deliberadamente asistidos.

Los metidos entre los cuales se encuentra el autor de este cuento y su amigo el Emperador de Supía, demuestran que el territorio es único, que el orden es un Pacto Social; que el ordenamiento es un reconocimiento del territorio y la ordenación o POT es un elemental proceso administrativo y de Planificación. Todo para finalmente afirmar que el territorio se concreta y jamás se decreta como sucede en el País bananero y sus desprendimientos geopolíticos, como Risaralda la Región de la camándula y el guaro. Continuara este cuento. Esperen próximos capítulos.

Lumica74@hotmail.com

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -