19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Te deseo la felicidad

Es tendencia

- Advertisement -

Buscando libros me encontré con el último escrito por el Papa Francisco llamado “Te deseo  la felicidad”, no dudé en comprarlo no sólo por su carácter religioso, sino también por cómo  el Papa nos acostumbró a un lenguaje sencillo, didáctico, directo y muy fácil de entender. A  continuación trato de resumir sus ideas principales: el tema central es la felicidad como don  

de Dios y virtud que debemos alcanzar. El Papa comienza haciendo una referencia al gran  doctor y santo de la Iglesia, San Agustín, quien nos invitó en su libro “las confesiones” a  buscar dentro de sí mismo aquello que nos hace bien, nos da serenidad y confianza. La  felicidad es mirar dentro de sí y descubrir que poseemos a Dios, Don Perfecto, y a nuestra  existencia para realizarnos. 

14 pasos nos indicará el Papa para ser felices: el primero, leer nuestra vida en clave de  agradecimiento, valorar lo que somos y tenemos, especialmente nuestra familia. Segundo,  vernos siempre bellos y perfectamente hechos, como la mejor obra de arte que jamás se  realizó. «Deja salir tu belleza». Tercero, aprender a reírte de ti mismo. No hay mejor antídoto  ante los problemas que saber enfrentarlos, sonreír y ver que todo tiene un propósito. «No  pongas cara de limón a toda hora». Cuarto, no te aísles de los demás, ni te encierres en tu  mundo, hay muchas cosas por descubrir, sé sanamente inquieto. “No te encierres en tu  habitación como un niño malcriado”. Quinto, aprende a perdonar, sé paciente con los demás,  tolera aún las peores ofensas. “Recuerda que Dios perdona siempre”. Sexto, aprende a  entender tus tristezas, ellas no pueden dominarte, ni mucho menos llevarte a la depresión y  angustia. “Prende la alarma de la tristeza y huye de ella”. Séptimo, sueña en grande, no te  limites ni pongas obstáculos a tus buenos anhelos. “Mira el cielo cada tarde y sueña, sueña en  grande”. 

Octavo, no prestes atención a los vendedores de humo, muchos quieren engañarte y te pintan  “pajaritos en el aire”, no los sigas, no quieren sino aprovecharse de ti. “Solo sigue a Dios  ciegamente, Él no te engañaría nunca”. Noveno, debes ser creativo y revolucionario; no te  conformes. Piensa, analiza, toma la más correcta decisión. “Ten valor para rechazar el mal”.  Décimo, no te sientas mal si te equivocas, de los errores aprendemos, no te quedes caído,  levántate y anda. “No observes la vida desde tu sofá o tu balcón, ¡arriesga!. Once, camina con  los demás, sirve y sírvete de los otros. Promuévete y promueve a los que contigo están.  “Camina y ayuda a los demás a caminar”. Doce, vive la gratitud; saluda, despídete, di “gracias” y sanarás muchas heridas. “Dios espera cada noche, antes de dormir, un ¡gracias,  Señor!”. Trece, mira más allá de tus dudas, obstáculos y oscuridades. Todos los días nace el  sol, no te estanques, ni te quedes fijo en una sola parte; busca la luz de Dios y de tu corazón  para enfrentar cada jornada. “¡Levanta la mirada!”. Y catorce, recuerda que Dios te ama, eres  muy importante para Él, siempre te acompaña y cuida, correspóndele y abrázalo en tu  interior. “La alegría que Jesús deja en los corazones es pura y desinteresada”. Buen libro,  gran autor, sobrada oportunidad para leer y dejarnos ayudar en nuestra madurez como  personas.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -