21.4 C
Pereira
jueves, julio 25, 2024

Tamayo Vargas: dos años exitosos en medio de la adversidad

Es tendencia

¿SERÁ POSIBLE?

PARADIGMAS CIUDADANOS

Busca por dentro

- Advertisement -

Humberto Tobón*

Columnista

Los estragos de la pandemia en Risaralda se ven claramente reflejados en un aumento de la pobreza, en la que están atrapados aquellos que se encontraban en la línea de vulnerabilidad. Miles de empleos se perdieron por la paralización o clausura de las actividades productivas y comerciales. Dos millares de familias risaraldenses lloran la muerte de sus seres queridos por efectos del virus. La tragedia social de la Covid 19 es angustiante, mientras la economía apenas sí está dando muestras de una recuperación lenta.

A la crisis generada por la pandemia, se unió una protesta social que frenó en gran medida el aparato productivo de la región, y una larga temporada de lluvias ha dañado importantes tramos de la infraestructura vial y productiva a lo largo y ancho el departamento. Estos tres problemas no han sido óbice para que el gobernador Víctor Manuel Tamayo siga aplicando su experiencia y los recursos técnicos y económicos a su disposición, para ejecutar un plan de desarrollo basado en la innovación social y productiva, que le permitirá a Risaralda desatar sus potencialidades y avanzar a toda velocidad por la autopista de la competitividad.

La pandemia obligó a que los recursos públicos del departamento tuvieran que concentrarse, durante un tiempo, en atender la emergencia social y apostarle, con toda decisión, a evitar que la enfermedad se saliera de control, ofertándoles, de paso, ayudas a las familias para que paliaran algunas de sus preocupaciones y necesidades básicas.

El gobernador Tamayo, diestro en el trabajo comunitario, puso en operación una estrategia que ha ayudado a que miles de familias en los catorce municipios, puedan sobrellevar su tragedia económica y evitar que el hambre los apesadumbre.

En el informe de gestión del segundo año del gobernador Víctor Manuel Tamayo, se descubre que ha logrado mantener vigentes sus prioridades de promover el crecimiento del departamento, sin quitarle el pie al acelerador de los proyectos que apuntan a superar la crisis social

Sus resultados son muy positivos en viabilizar el campo; convertir el turismo en un sector líder de la economía; abrirle espacio a la innovación por la vía de la investigación científica; recuperar el hospital San Jorge de la terrible crisis financiera que atravesaba; estrechar los lazos con el sector empresarial; ofertarles nuevamente a los jóvenes de los municipios la posibilidad de estudiar en la educación superior y, respaldar iniciativas de pequeños y medianos productores.

Pero sus dos grandes triunfos se deben a su persistencia. Cada obstáculo que le pusieron en el camino, tratando de minarle su ánimo, sirvió para que forzara el paso. Esos triunfos son el hospital de alta complejidad que ya tiene asegurados $0,6 billones y que empezará a construirse en 2022; y la obtención del control, junto con el Valle del Cauca, del peaje de Cerritos II, que permitirá realizar inversiones en los dos departamentos por cerca de $1,2 billones, que cubrirán 300 kilómetros de infraestructura vial.

Víctor Manuel Tamayo ha enfrentado con éxito la adversidad.

*Subgerente de Planeación Regional de la RAP Eje Cafetero

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -