Víctor Manuel, la corrupción y el hospital

Luis García Quiroga
Columnista

“Yo quiero hacer las cosas bien y no seré otra vez candidato a ninguna elección popular”, dijo el gobernador electo Víctor Manuel Tamayo luego de escucharle a la Corporación Vigía Cívico el portafolio de irregularidades en el Hospital San Jorge, a instancias de la Universidad Libre, explicando su decisión de salvamento del Hospital y mostrando de paso, la intención de su estilo en este mandato.

Dice que el Hospital no se hizo con recursos públicos sino con una gesta cívica de hace 100 años y que el San Jorge es parte de una red de servicios de salud de toda la región. Es tan grave el catálogo de corrupción, que Tamayo pidió a Vigía Cívico copia del documento porque, “para mí es un manual de vuelo”.

Acompañado del médico Javier Darío Marulanda, su secretario de salud, relató Tamayo que el momento no puede ser más crítico y desolador, solo parecido aunque con orígenes distintos, al que vivió en su primera gobernación (2008-2011) cuando el Hospital estuvo al borde de la liquidación, una multa de dos mil millones de pesos y personajes que propusieron “cómo es el negocio”, para venderlo. Pero trabajando todos los sábados con el equipo técnico, al término de mi mandato- lo salvamos, dijo.

Anotó que esta vez, según el Superintendente de Salud en reunión reciente en Bogotá, le planteó a Tamayo la intervención del Hospital, drama que se extiende al riesgo inminente de perder la categoría de Universitario, lo que tanto representa para la Universidad Tecnológica de Pereira. “Me ví tentado a la intervención, como la quiero ahora para la Cárder que es campeona en investigaciones”, dijo.

“El hospital se lo robaron” dijo sin atenuantes, resaltando los malos manejos, estudios de $10 mil millones con recursos de regalías que terminan engavetados, contrataciones con sobrecostos y asuntos hasta de tipo penal. Señaló nombres propios y entre los responsables mencionó al gobernador Sigifredo Salazar “quien debió hacer más presencia para visibilizar esos hechos irregulares”.

Dijo que un gobernador no se puede sustraer como presidente de la junta a las responsabilidades del gerente porque, “yo soy corresponsable del desempeño bueno o malo que tenga el San Jorge. Por eso el nuevo gerente será mi candidato”.

Precisa que es parcialmente falso cuando se quiere justificar el deterioro del Hospital y se dice en forma alegre que es porque las EPS no pagan; y puso como ejemplo el salvamento actual del Hospital Universitario del Valle donde la gobernadora se dio la pela saneando finanzas y sacando empleados.
Es en síntesis, el resultado de la corrupción y la politiquería que tiene al hospital como un enfermo terminal al que hay que salvar. Y hubo alertas tempranas. Muchas.