“Uribirus”y Coronavirus

Jaime Castaño Torres
Columnista

Estos dos términos -usando el primero con el debido respeto por el Dr. Álvaro Uribe- los utilizo para significar que todo lo malo que sucede en la salud mundial se lo endilgan al Coronavirus y al igual, todo lo malo que se imaginen que ha sucedido o sucederá en Colombia se lo endilgan al Dr. Uribe como sinónimo de peste, o paraco como se atreven a decirlo los estudiantes imberbes que simplemente repiten como loros la cantaleta que les enseñaron los mamertos profesores que hacen parte de Fecode, entidad que está amenazando todos los días al gobierno con un paro por cualquier cosa, pero cuando surge un movimiento que se requiere con urgencia en el país para acabar con el Parovirus que quieren implantar, entonces se sienten amenazados y perseguidos y piden que cada uno de ellos tenga diez escoltas porque son la oposición.

Lo primero en censurar es esa conducta torticera que emplea ese sindicato y los periodistas que hacen caja de resonancia de todo lo que pueda perjudicar al Dr. Uribe pero que se vuelven “mamones” de esa gastada cantaleta. Ahora que se conocen públicamente las grabaciones de la Ñeñepolítica y se deduce de esos audios que en ninguna parte se habla de compra de votos y así lo reconoce la recalcitrante revista Semana en su publicación electrónica del 16 de marzo de 2020. Es decir, todo era un ánimo persecutorio contra el expresidente, sólo por el hecho de ser el expresidente y nada más. Vergonzoso, vulgar y grosero episodio del periodismo que dio pábulo en su momento a las acusaciones que inclusive sirvieron para que la otrora Honorable Corte Suprema de Justicia ordenara abrir la correspondiente investigación contra ese distinguido personaje. Reconozco que en varias ocasiones he criticado al Dr. Uribe, pero constructivamente no con falacias como lo están haciendo ahora. Este episodio desnuda la agresiva y vulgar campaña que utiliza cualquier resquicio o cualquier error de cualquier persona que por estar en algún momento cerca del expresidente Uribe, automáticamente lo contamina de “Uribirus” lo cual raya en la ignominia, en la grosería y en la falacia.

Si para el coronavirus se receta el aislamiento de los contaminados, yo me atrevo a recetar con todo respeto al Dr. Álvaro Uribe que ordene y pida públicamente el aislamiento de esos antiuribistas para que por lo menos tengan la decencia de verificar la existencia de un hecho tan grave como la compra de votos antes de buscar y condenar como culpables a Uribe y a Duque, antes de salir a incendiar el país como lo vienen haciendo en una forma peligrosísima, porque están jugando con fuego como sucedió en la campaña política de 1946 cuando casi extinguen el partido Liberal (el verdadero y glorioso, no el vestigio de ahora). Esos furibundos personajes ahora buscan la muerte mediática ya que no han podido con la muerte política de los seguidores del Dr. Uribe, lo cual es bellaco y miserable porque la obligación de todo buen colombiano es pregonar y buscar la paz por todos los medios. Y para obtener ese exterminio se valen de acusaciones tan graves como la compra de votos de la cual no se habló en las interceptadas conversaciones que usaron como base para la denuncia. Es miserable y ruin que por acabar un partido político no se paren en mientes para acabar con el país en su totalidad pues si la mecha se enciende nadie sabe dónde parará. Recuerden que en 1926 con un fósforo se prendió Manizales y se quemó todo el pueblo. Y recuerden el encendido de la mecha política de 1946 cuando casi exterminan el liberalismo. Aquí los incendiarios acabaran con el país si no mesuran sus actuaciones y proceden a denunciar los hechos verdaderamente graves pero demostrables que sucedan y afecten al país.

Prudencia, decencia, elegancia, grandeza y señorío por favor señores. No sean apátridas incendiando más a nuestra amada Colombia que siempre debe estar por encima de los intereses mezquinos que hoy animan a quienes hacen tan graves denuncias por hechos inexistentes pero como decía Mahoma: “La calumnia es como un nido de plumas que se expone al viento. Nunca es posible recuperarlas todas”. Su daño tiene un alcance inconmensurable y una desinformación a la juventud que se asoma a las lides de la política contaminándolos desde ya de la politiquería que es la prostitución de la primera. ¡Desarmen sus espíritus de politiquería y ejerzan la política con grandeza!

1 comentario en ““Uribirus”y Coronavirus”

Deja un comentario