Una gota fría transformadora

Luis García Quiroga
Columnista

Qué cultura va a tené/ un indio yumeca como Lorenzo Morales/ qué cultura va a tené/ si nació en los cardonále/… dice el verso del compositor vallenato de la Gota fría, Emiliano Zuleta, en célebre relato del desafío de juglares que pone de relieve la cultura en la historia de los pueblos.

El filósofo Danilo Cruz Vélez en su estudio sobre los orígenes, el sentido y los alcances de la cultura, colige que el fenómeno cultural es un proceso de cultivo de comportamientos y su maduración en el tiempo.

Las personas cultas lo son básicamente porque respetan. La falta de respeto es el núcleo de la metáfora de la pulla vallenata como respuesta al agravio, tan similar a la indignación que se siente cuando el ciudadano ruidoso no deja dormir, arroja la basura al suelo, en el carro no tiene la actitud civilizada de ceder al peatón el privilegio de pasar y todo aquello que afecta nuestras vidas.

Eso se aprende en el hogar, en la escuela y es parte esencial del estilo de vida que se cultive en el territorio. Es ahí donde aun con la fe perdida por la falta de autoridad y dirigencia que fomenten y den ejemplo de cultura ciudadana, nace la esperanza pereirana de hacer más fácil que en otras partes, un inaplazable proceso colectivo de cultura ciudadana ojalá en coordinación con Dosquebradas, con quien compartimos la unidad territorial metropolitana.

Porque aún somos cívicos, es fácil suponer en Pereira un proceso expedito de fortalecimiento de la cultura ciudadana, pues a diferencia de Lorenzo Morales que era “un indio yumeca” (expresión metafórica, porque los indios tienen su propia cultura, a veces más sólida), los habitantes de Pereira tenemos una bella tradición de civismo, medio perdida para hacer grandes obras de desarrollo, pero aún existente en el trato amable y el relacionamiento interpersonal que conforman la trilogía de Ley, Moral y Cultura.

Con su proverbial cortesía, mi admirado amigo Jaime Cortés Díaz refirió en su columna mi invitación al alcalde Maya a iniciar un proceso de amplio espectro para plantar un cultivo de Cultura Ciudadana que le dé soporte al aire de cambio y transformación que vivimos y que Maya López debiera consolidar en su mandato, porque sin cultura ciudadana, solo seremos indios yumecas.

Lo digo duro, pero con respeto: Los gremios de la economía local tienen un rol esencial en la formación cultural del territorio, en el que hoy, poco casi nada hacen al respecto, como en efecto lo hizo el empresariado que forjó el histórico tránsito de aldea a ciudad.

Tenemos terreno abonado. Se necesita liderazgo y una gota fría transformadora. Si el Alcalde quiere, Pereira puede y puede. Bastan voluntad política y pensar en grande. Maya sabe dónde están los recursos.